Páginas

CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE "PASADO Y PRESENTE DE VILLENA Y SU ENTORNO", celebrado en el año 2007

Del 11 de enero al 29 de marzo de 2007, dentro del curso académico 2006-07, la Fundación José María Soler, la Universidad de Alicante, su Cátedra Arzobispo Loaces y la Sede Universitaria de Villena organizaron un ciclo de 13 conferencias bajo el título genérico citado y que más abajo detallamos.
El alumno Miguel Angel Puche Corral realizó un resumen de cada una de ellas y es nuestro deseo ir presentando dichos resúmenes.
Comenzamos con la conferencia inaugural, la cual citaremos después de la presentación del citado ciclo:





Día 11 de enero, jueves. CONFERENCIA INAUGURAL

"Implicaciones políticas y sociales en el proceso de bonificación, reducción a cultivo de LA LAGUNA DE VILLENA", a cargo del Dr. D. Antonio Gil Olcina, (Catedrático de análisis geográfico regional. Rector Honorario de la Universidad de Alicante).

Resumen de la misma:
Para abordar este tema se han de resolver tres interrogantes, los cuales permitirán dar luz a las distintas situaciones ocurridas en la zona de la Laguna de Villena. El primero de ellos sería ¿en qué situación se encontraba el río Vinalopó y como afectaba a su entorno?. El segundo es: ¿por qué en 1785 la Corona de España se implica en el saneamiento de la Laguna? y un tercero: ¿cuales fueron las formas jurídicas de la desecación.
Hace mil años, los musulmanes de la península llamaron al río Vinalopó "río Rambla". Esta denominación viene dada por la falta de caudal, lo que da a entender que en toda la comarca la necesidad de agua era evidente, tanto para el abastecimiento de las personas, como para el cultivo. Entre otras causas se puede dilucidar que dicha desecación tiene un interés de abastecimiento comarcal, por lo que sonoce hoy en día como "la acequia del Rey", aunque como veremos más adelante, los intereses económicos también están presentes.
Alrededor de 1784, después de distrintas iniciativas, la Corona se implica de lleno en la Laguna. El Conde de Floridablanca es quién se encarga de la política del agua, poniendo en marcha distintas actuaciones como el canal de Carlos III o de Huesca, situado en Murcia para abastecer esas tierras. Sin embargo, su inviabilidad es evidente por la gran distancia y las técnicas en aquellos momentos eran insuficientes.
Otro problema surgido era el que la financiación provenía de los bonos del estado que Carlos III vendía a otras coronas europeas. En 1785 el arquitecto de su majestad, Juan de Villanueva, indicó que no era viable pasar agua del río Guadalquivir a Murcia, por lo que sugirió que se propusieran otros proyectos. El mismo Juan de Villanueva fue quien propuso desecar la Laguna de Villena por la Corona, pero tal decisión no fue un hecho aislado. La orden real se promulgó el 28 de abril de 1803 y la pregunta que surge es: ¿por qué transcurre tanto tiempo para que salga esta ley?. La respuesta está en una oposición cualificada, es decir, la oligarquía de Villena no estaba dispuesta a consentir la desecación, aunque técnicamente era viable, no querían. Una de las razones era Elche.
De aproximadamente 2.000 hectáreas planificadas; 1.700 serán aprovechadas por la oligarquía de Villena. Después de intensas conversaciones se construyó la acequia del Rey y se desecó la Laguna. Al mismo tiempo, un corregidor de Requena fue nombrado por la Corona en 1805, para vender los terrenos que habían quedado. Por un lado no había nadie que pudiera costear las tierras y por otro, las amenazas de la oligarquía eran evidentes para quien se entrometiera. Además se sucedieron distintos hechos, como la muerte del juez comisionado y de su escribano, tachados de afrancesados en 1808. En seis meses no hubo ni una suela apuesta en la subasta. Solo una parte del total se había puesto en cultivo, por lo que surgió la necesidad de traer colonos, para poner las tierras en producción.
El tiempo transcurría y en 1837 D. Joaquín María López (en esos momentos presidente de las Cortes constituyentes que promulgarían la Constitución en 1837) implantó la enfiteusis, sin embargo no se puso en práctica en todos los territorios de la península. Aunque en 1836 Villena pertenece a la provincia de Alicante, en Murcia no se había implantado la enfiteusis y en Valencia sí llegó a implantarse. Villena fue un caso excepcional, perviviendo la aparcería. En este caso el estado no aporta nada, solo percibe un décimo de novales.
Una pregunta interesante es: ¿por qué Villena o más bien la Laguna, se convierten en el espejo del país?. Durante el siglo XIX España será un continuo ir y venir entre el absolutismo y el liberalismo (que no democracia). Fernando VII se vió obligado a firmar la Constitución de 1820. El general Elio, destacado en Valencia, fue asesinado por sus sangrientas medidas contra los liberales, por lo que su hijo, Bernardo Elio, en la restauración del absolutismo, fue nombrado Marqués de la Lealtad. En 1825 se entregó en mayorazgo, la Laguna, confirmándose en 1826, sin embargo años más tarde, viendo venir la caida del absolutismo, se sustituyeron los dos diezmos por la enfiteusis.
El villenense D. Joaquín María López, en 1837, anuló la merced regia al patrimonio del estado, ya que era ministro de la nación y presidente del gobierno por la caida del General Espartero. A los obreros de la Laguna los hizo infeteutas y volvió a obligar el pago de los dos diezmos de parte de la cosecha, por lo que entra en Villena el correspondiente censo enfitéutico.
Sigue el transcurso de los años y en 1845, mediante decreto, la Laguna disponía del dominio directo en 4.200.000 reales, fue cedida al Marqués de Remilla por cinco millones. Con esta acción el estado vendió el dominio directo y Villena compró el dominio útil.
En 1890 se produjo la venta del dominio útil a Luis Peñalba Muñoz, convirtiéndolo en viñedos y consiguiendo una gran fortuna por la caida la los vinos franceses.
911 enfiteutas, que también eran propietarios de parte de las tierras, solo tenían el dominio útil, por lo que intención era comprar el dominio directo, por lo que en 1910 formaron una junta recdtora para llevar a cabo los trámites con los propietarios de dicho dominio. Estos quieren vender pero por una suma importante, en plazos de un 5% anual.
Llegaron al acuerdo de que si había sequía no pagarían los réditos, la otra parte aceptó a cambio de que si alguien no paga, la junta rectora se hará cargo de dicho pago. Al final, en 1910, se otorgaron las escrituras del dominio directo.
De 1785 a 1910, está claro que Villena o más concretamente la Laguna, es el reflejo de España con sus idas y venidas.

No hay comentarios: