Páginas

Los hallazgos arqueológicos encontrados en el Castillo de la Atalaya remarcan la importancia y singularidad de esta fortaleza


La semana pasada se produjo la segunda visita a las obras del Castillo de la Atalaya por parte del director del área funcional de Fomento en la Comunitat Valenciana, Ignacio Navascues, acompañado de otros técnicos de Conselleria. Junto a varios ediles y los técnicos municipales responsables del proyecto, recorrieron el conjunto fortificado para evaluar el avance en las excavaciones arqueológicas y las obras de restauración, comprobando que todos los procesos se están llevando a cabo correctamente, ya que recordemos que el Ministerio de Fomento aportó una subvención de 730.000 euros para esta obra.




Las ediles de Cultura y Turismo, Isabel Micó y Mercedes Menor, comparecieron junto a la arqueóloga municipal, Laura Hernández y el director de obra, Julio Roselló, para explicar los últimos hallazgos arqueológicos y los planteamientos turísticos que se prevén una vez finalicen las obras, en el plazo de unos seis meses. A partir de ahora los trabajos arqueológicos dejarán de ser de campo para centrarse en el análisis de los materiales aparecidos, que componen un ajuar doméstico que refleja todas las fases de ocupación del Castillo. La interpretación de los resultados obtenidos permitirá conocer mejor “el significado cultural de la fortaleza”, y como avanzaba Hernández, se plasmará en una publicación.


La arqueóloga recordaba que se ha actuado fundamentalmente en dos zonas: el patio de armas, que ha sido excavado en un 70% de la superficie -el resto se conserva para futuras excavaciones-; y la barbacana, que se ha explorado en su totalidad. En el patio se han descubierto dos grandes edificios adosados a las murallas norte y este. El primero se trata de un edificio corrido con muros de separación donde se han documentado las etapas Islámica, Cristiana, Moderna y la ocupación francesa del Castillo, en el s. XIX. Al parecer eran estancias donde se alojaba la tropa y contaban con cocina y almacén. El otro edificio tiene una singular estructura datada en época Cristiana, y por su grandes dimensiones suponen que se utilizaría para grandes reuniones o banquetes.


En la zona de barbacana se ha redescubierto la Ermita de las Nieves, al tiempo que se han hecho catas en el pavimento para detectar fases anteriores de esta construcción. Gracias a esto ha aparecido un pozo que posiblemente pertenecía a una noria, con estructura de mampostería. Al lado ha aparecido un gran aljibe de cubierta abovedada con arcos de ladrillo, medio derruido.

“Ahora nos queda reflexionar sobre qué hacer con las estructuras arqueológicas aparecidas, pues presentan estados de conservación muy diferentes”, indicaba Hernández, que avanzaba que se primará su conservación y posterior mantenimiento, aunque se pretende dejar a la vista los restos mejor conservados para la apertura al público del Castillo. “Los nuevos descubrimientos arqueológicos inciden en la singularidad del Castillo de la Atalaya de Villena y su importancia en el pasado, pues su construcción no tiene nada que ver con otras fortalezas de este tipo”, afirmaba Laura Hernández.


Aunque hayan concluido las excavaciones arqueológicas, quedan todavía seis meses para consolidar las murallas norte y oeste, así como la Torre del Homenaje. Como adelantaba la edil, se han descubierto los desagües naturales del Castillo, y tienen la intención de rescatarlos para poder facilitar la evacuación natural del patio de armas, pues actualmente existen problemas de encharcamiento en algunas zonas, lo que está deteriorando parte de la muralla. Según indicaba Julio Roselló, se ha finalizado la restauración de las fachadas sur y este, y ahora se inician las de la zona norte y oeste, que al combinar la técnica de la mampostería con la del tapial serán algo más complicadas. Una vez finalizadas se actuará en la Torre del Homenaje.

Como se esperaba, a medida que avanzaban las obras el proyecto original ha sufrido muchas modificaciones, que recibieron el visto bueno de los técnicos de Conselleria.

Desde la concejalía de Turismo se informó del recorrido turístico alternativo que se ofrece los visitantes que acuden a ver el Castillo, al tiempo que avanzaba que los nuevos hallazgos permitirán a los guías alargar el tiempo de la visita al Castillo, con la intención de que los turistas necesiten de un día completo para visitar Villena “y puedan quedarse aquí a comer, con la correspondiente repercusión económica que dejará en la ciudad”. Menor adelantaba también que se instalará una barandilla acristalada en todo el adarve de la muralla, “convirtiendo a la fortaleza en un monumento visitable en todo su perímetro”.

Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Villena.
 25 de enero de 2013

No hay comentarios: