Páginas

ACERCA DE VILLENA, FIESTAS DEL MEDIEVO Y DE MOROS Y CRISTIANOS

Villena disfruta de una situación geográfica privilegiada. Con un importante cruce de caminos, comenzó siendo límite entre los reinos de Aragón y Castilla, y en la actualidad es portal  fronterizo de tres Comunidades autónomas: la valenciana, la castellano-manchega y la murciana. En la zona norte de su término municipal, lindando con la pedanía de la Encina, se  encuentra la puerta que comunica  la Meseta con el sureste español y por ese trazado, discurre la  autovía que comunica Madrid con Alicante, así como las redes de ferrocarril, tanto la de ancho ibérico como la del  AVE.

Esta ciudad cuenta con dos importantes fiestas anuales. La primera se celebra en el mes de marzo, concretamente en los días anteriores a la festividad de San José. Dicha conmemoración tiene lugar en el Barrio del Rabal y sus vecinos participan muy activamente, engalanando calles y plazas al estilo medieval, vistiendo ropajes de dicha época. Estas celebraciones son  denominadas “Fiestas del Medievo”. Comienzan con la llegada a caballo de los Reyes Católicos. Tras la  recepción que les dispensa el Ayuntamiento, acompañado de la Nobleza, el Clero y el Campesinado, firman los documentos de rigor ante el Alcalde  y como escenario, la puerta de la Casa Consistorial. 

A continuación, don Fernando y Doña Isabel, junto con su séquito, inician la visita a las  distintas dependencias del Mercado Medieval, donde son agasajados por los vecinos. Tras un día lleno de emociones, incluidas el buen comer y beber, sus majestades, algo aturdidas por la exaltación vivida, se retiran a descansar en las dependencias del castillo de la Atalaya, puesto que al día siguiente tienen que partir camino hacia otros puntos de sus reinos.






La otra celebración es la más importante de la ciudad, se le conoce como “Las Fiestas de  Moros y Cristianos” y se celebran del 4 al 9 septiembre, en honor a la patrona la Virgen de las Virtudes. La vistosidad de las catorce comparsas y sus escuadras especiales; así como las guerrillas y embajadas, que se realizan en el marco natural del  castillo de la Atalaya, es ensalzada por los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros. Su fama las hizo merecedoras de la calificación de "interés turístico", que concedía el Ministerio de Turismo a este tipo de celebraciones. La alegría y la hospitalidad que los habitantes de Villena siempre han dispensado a los visitantes, hace que, de todos los rincones de la provincia, vengan a compartir con nosotros, tan emotivos días. 

De esta última, hablaremos más adelante, ahora lo dejamos en esta sencilla reseña, que nos ayudará a conocer un poco más algunas características de esta ciudad. 

No hay comentarios: