Páginas

Villena en el ITINERARIO DESCRIPTIVO DE LAS PROVINCIAS DE ESPAÑA, publicado en Valencia en 1816 en la imprenta de Ildefonso Mompié, previa traducción libre del que publicó el francés Mr. Alexandro Laborde en 1809.

En sus páginas se ofrece una sucinta idea de la situación geográfica, historia civil y natural, agricultura, comercio, industria, hombres célebres, carácter y costumbres de sus habitantes.

Seguidamente nos vamos a centrar en el apartado que dedica al Reyno de Valencia citamos el texto referido a la ciudad de Villena.

El relatador (recordemos que es el francés Mr. Alexandro Laborde), va subiendo desde Orihuela, de ahí que antes de citar a Villena se hable de Elda, villa con título de Condado, luego cita a Sax, indicando que se encuentra en la vertiente de una montaña de figura cónica, en cuya altura se ven ruinas de un antiguo castillo y ahora, que ya está llegando a Villena, comenta lo siguiente:

“Subiendo sin cesar el camino, se llega a una llanura muy agradable, cubierta de viñedos y olivares, hasta el pie de las montañas que la cercan; después de las cuales, se descubre un pequeño valle de un cuarto de legua, y luego se sale a la espaciosa llanura enfrente de la cual se ve el castillo de Villena, distante aun una legua, construido en lo alto de un monte a espaldas de la ciudad. Sus campanarios y edificios forman una vista graciosa, que sube de punto con la de otra montaña que se divisa a lo lejos, donde se ven algunas ermitas y el castillo de Salvatierra. En fin se llega a Villena por un buen camino, tan cenagoso, que será un paso difícil en las grandes lluvias.
Villena, llamada según dicen Arbacala por los romanos, es una ciudad del reino de Murcia y cabeza del marquesado de este nombre, con cerca de 12.000 almas de población. Está situada en una grande y fértil llanura, casi al pie de la montaña de San Cristóbal, donde está el castillo: solo quedan ruinas de las murallas que cercaban la ciudad.
Extensión. Se cuentan 14 calles principales, 4 plazas, un gran número de fuentes, de las que algunas adornan sus muchos y hermosos paseos, un grande arrabal en forma de semicírculo, que se atraviesa por tres calles viniendo de Elda.
Clero y administración. Tiene 2 iglesias parroquiales, una casa de la congregación del oratorio, 2 conventos, un hospital, doce capillas u oratorios pequeños, y un alcalde mayor para la administración de justicia.
Deben observarse en esta ciudad la fachada de la casa del ayuntamiento, la de la iglesia de San Jaime, y el palacio del marqués de Villena. Hay en ella una fábrica de aguardiente, otra de jabón y muchas de lienzo casero.
Se encuentra vecina a esta ciudad una laguna salada, de 2 leguas de circunferencia, que produce mucha sal.
Las campiñas que rodean a Villena son fértiles y hermosas, y producen mucho trigo, vino, aceite y cáñamo; conociéndose en su esmerado cultivo la vecindad de los valencianos.”

Continua la crónica con el relato acerca de Caudete y entre otras cosas que dice lo siguiente:

“Apenas se ha salido de Villena se vuelve a entrar en el reino de Valencia; y caminando por la misma llanura se divisa a una legua de distancia sobre la izquierda el lugar de Caudete.
Caudete, villa situada al pie de la montaña de Santa Ana, en que aun se ven cuatro fortines del antiguo castillo; tiene una iglesia parroquial, 2 conventos, un hospital, un palacio del obispo de Orihuela, 2 alcaldes y una población de 6.000 habitantes....”

No hay comentarios: