Páginas

Crónicas de las Fiestas del año 1883 en Villena


Como fueron las Fiestas de Moros y Cristianos en el año 1883

En uno de los boletines del Día 4 que fuera, periódico que editaba la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena, con carácter mensual; concretamente en el año 1984, publiqué una noticia acerca del programa de las Fiestas de 1883, y aunque no he conseguido localizar ningún ejemplar, sí  encontré la factura del coste de su impresión, en la que se indicaba que se habían realizado 500 ejemplares.

Han transcurrido más de treinta años desde aquella publicación  y seguidamente vamos a complementar aquella primera información  diversas noticias aparecidas en la prensa: 

EL SERPIS, periódico de la mañana-Alcoy, 13-09-1883

Noticia que publica en sus páginas, referida a las Fiestas de Moros y Cristianos celebradas en Villena, días atrás y dice así:

“Un colega de la capital reseña las fiestas últimas celebradas en Villena, en los siguientes términos:

Muy lucidos han sido este año, los grandes festejos cívico y religiosos, que en honor de su patrona la Virgen de las Virtudes, ha celebrado la ciudad de Villena en los días 5,6,7,8 y 9 del actual.

Las comparsas de tercios de Flandes, estudiantes, marinos, marroquíes, caballeros romanos y moros, vestían lujosos trajes; las músicas en número de nueve ó diez, recorrían la población desde las primeras horas de la mañana de los días de fiesta; por las noches ha habido según costumbre danzas árabes y serenatas, distinguiéndose la que dio en la plaza de Santiago la banda de la Misericordia de Murcia, bajo la dirección del inteligente maestro don Acisclo Díaz, en la noche del día 6, y frente a la casa del capitán de los Tercios de Flandes señor Selva.

No han faltado tampoco bailes y reuniones de confianza, donde hemos admirado, al par que la fineza y cortesía de los villenenses para obsequiar a los forasteros, la hermosura sin par de las mujeres, tan puras y tan altivas, tan graves y tan apuestas, tan elegantes e instruidas que todo es poco para elogiarlas.

El estrépito de las descargas anuncia en esos días los combates de moros y cristianos y nos recuerdan vagamente otras edades. Cuando la morada tiembla desde los cimientos, se cree uno como el marino a quién el céfiro impulsa la nave. Por fin triunfa la cruz de la media luna y el castillo que se eleva en la plaza de Santiago es tomado por los cristianos. Mahoma es arrojado de lo alto del fuerte, se apoderan de ella los de Biar, garrote en mano (es costumbre de antiguo) e inmediatamente después comienza la procesión. Concluida ésta se quemó un vistoso castillo de fuegos artificiales, durante el cual, la banda de música del municipio tocó piezas escogidas.

También los sermones en honor de la Virgen de las Virtudes han sido notables; merece especial atención el que el domingo 9 predicó don Juan Chaumel, cura y arcipreste de Caravaca, y reputado orador sagrado. Sin entrar en el fondo de su sermón, y aunque bien lejos de asentir a algunas de sus conclusiones, en honor a la verdad, nos pareció elocuente, de dicción correcta y las pruebas ora las tomaba de la autoridad, de la razón, ya de los ejemplos.
Termina el colega dando la noticia del hundimiento de un tablado que ya conocen nuestros lectores”.

EL SERPIS, Alcoy, sábado 08-09-1883

“De una catástrofe horrorosa que ha venido a turbar la alegría de las fiestas que se están celebrando en Villena, nos da cuenta una persona llegada ayer de aquella ciudad.
Habíase construido un tablado para que los músicos tocasen en él por las noches, cuyo tablado se hallaba lleno de gente, cuando circuló la voz de que se había escapado un toro; agolpóse la muchedumbre al tablado, ya antes sobrado recargado, el cual vino a tierra, pillando debajo a dos o tres infelices, de los cuales uno murió en el acto y otro debe haber muerto a estas horas. Además resultaron más de veinte entre contusos y heridos, de más o menos gravedad.
De sentir es tan lamentable catástrofe y en nuestro concepto debería exigirse la responsabilidad que quepa por el hecho, si hay lugar a ella”.

En otro apartado se cita lo siguiente:

“Escrito y compuesto el suelto en que damos la noticia de la desgracia ocurrida anteayer en Villena, recibimos nuevos detalles del suceso. El tablado que se hundió, estaba en la plaza donde habían de correrse vacas para divertimento del público, habiendo sido tal el número de los que se acogieron a aquel, al tiempo de soltar la primera vaca, que se hundió con el peso de la inmensa mole de tres o cuatrocientas personas que la asaltaron.
Si no se consistieran tan bárbaros divertimentos, no sucederían desgracias como esta y las hace pocos días ocurridas también por igual motivo en Muro, de que oportunamente dimos cuenta.
Para tranquilidad de las familias de los músicos de esta ciudad que se hallan en las fiestas de Villena, tenemos la satisfacción de anunciar que a ninguno de dichos artistas ha afectado la desgracia en poco ni en mucho”.

LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid, sábado,  08-09-1883

“El Gobernador Civil de Alicante en despacho telegráfico de las 12 y 13 de esta tarde, participa que según le comunica el comandante del puesto de la Guardia Civil de Villena, se ha hundido uno de los tablados en la plaza de Santiago, en el momento de correrse una vaca, resultando un muerto y varios heridos.
Se han pedido detalles al alcalde y se exigirá responsabilidad a quien corresponda”.

EL CONSTITUCIONAL, Valencia, domingo, 09-09-1883

 “Se ha hundido la plaza de toros de Villena, resultado varios heridos”.

La Vanguardia,  09-09-1883

En Villena se ha hundido el tablado de la plaza de Santiago destinada á correr novillos, resultando un muerto y varios heridos.

La Vanguardia, 11-09-1883

Mientras ayer se corría una vaca brava en la plaza de Santiago de Villena (Alicante) hundiese un tablado con toda la gente que sobre él se hallaba. A consecuencia del hundimiento resultaron un muerto y varios heridos.

EL CONSTITUCIONAL DINÁSTICO, Alicante, 12-09-1883

“Ocho heridos y treinta contusos ha producido en Villena el hundimiento de un tablado en donde había multitud de gente apostada para presenciar la corrida de un novillo.
De los heridos graves, uno falleció a los pocos momentos.
Son de deplorar estas desgracias acaecidas por la falta de precaución”.

EL CONSTITUCIONAL, Valencia 13-09-1883

 “De los heridos que resultaron a consecuencia del hundimiento de un tablado en la plaza de Santiago de Villena el día 8, de cuyo hecho dimos cuenta a nuestros lectores, han fallecido ya cuatro y algunos otros continúan en estado de bastante gravedad”.


EL BIEN PÚBLICO, Mahón 15-09-1883

“Un periódico de Alcoy da hoy, aunque pocos, algunos detalles de la catástrofe ocurrida en Villena.

Habíase construido un tablado para que las músicas tocasen en él por las noches, cuyo tablado se hallaba lleno de gente, cuando circuló la voz  de que se había escapado un toro: agolpóse la muchedumbre al tablado, ya antes sobrado recargado, el cual vino á tierra, pillando abajo a dos o tres infelices, de los cuales uno murió en el acto y otro debe haber muerto a estas horas. Además resultaron más de veinte entre contusos y heridos de más o menos gravedad.
El tablado que se hundió estaba en la plaza donde habían de correrse vacas para divertimiento del público, habiendo sido tal el número  de los que se cogieron a aquel, al tiempo de soltar la primera vaca, que se calcula en cuatrocientas las personas que asaltaron el tablado cuando se oyó gritar ¡el toro¡ ¡el toro¡”.

No hay comentarios: