Páginas

Un villenero en la corte de CARLOS I de España y V de Alemania, y en la corte de FELIPE II


Bartolomé Valverde y García
Erudito, teólogo y orador sagrado

Seguidamente presentamos una interesante biografía, aunque por desgracia corta, del presbítero villenero Bartolomé Valverde García, quién ocupó cargos destacados en las cortes de dos reyes muy importantes en la historia de España. Carlos I y su hijo Felipe II.

Debemos lamentar el abandono que los biógrafos del reyno de Valencia han tenido a este ilustra presbítero, natural de Villena, pues de haber conservado memoria de sus principales hechos, haríamos una de las biografías más interesantes de nuestra colección; en la actualidad es punto menos que imposible seguir paso a paso la vida de Valverde, porque los tiempos han borrado ya enteramente las indicaciones que pudiéramos utilizar, para discernir y poner en claro los hechos de aquel insigne presbítero, uno de los hijos más ilustres de la provincia de Alicante; más la imposibilidad de dar a la presente biografía la extensión que el mérito del protagonista exige.
Haremos una sucinta relación de los hechos en el modo que se conservan. Nació Valverde hacia los años 1520 o 1521, perteneciendo sus padres al estamento de los nobles, unido además notable entre las familias acaudaladas de la ciudad por sus riquezas. Inclinado  a los estudios, reveló en temprana edad gran ingenio, por ello y porque tenía demás irresistible vocación al estado eclesiástico, sus padres le facilitaron los medios para que pudiese conseguir sus deseos, que eran el de recibir las órdenes sagradas.
Constante en sus propósitos, estudió filosofía y teología, parte en su pueblo natal y parte en Valencia, llegando a obtener el grado de doctor en sagrada teología  y a distinguirse notablemente por sus vastos conocimientos en los idiomas griego y hebreo. La sincera adhesión que el padre de Valverde había mostrado por la causa del emperador Carlos V durante las guerras civiles de las Germanías y sus importantes servicios prestados durante aquel periodo de turbulencias en pro de la causa real, recomendaron eficazmente a su hijo en el ánimo de aquel orgullo monarca y obtuvo este plaza de capellán de honor en su corte, luego que le confirieron las órdenes sagradas.
El presbítero Valverde siguió al emperador en sus viajes a Alemania y se halló presente en muchos de aquellos acontecimientos famosos a que dieron lugar, predicó en muchas de las principales ciudades de los protestantes y publicó diferentes obras de controversia en aquel país.
Cuando el emperador abdicó en su hijo don Felipe los extensos estados de la monarquía española, Valverde continuó de capellán de honor en la corte de este prudente rey y desempeñó diferentes comisiones de importancia. En julio de 1588 hallábase en Roma cuando el pontífice Sixto V canonizó al bienaventurado Diego de San Nicolás, lego menor observante, nacido de humilde cuna en Puerto, diócesis de Sevilla y que había muerto en Alcalá de Henares el 12 de noviembre de 1463, en aquella ocasión tuvo la honra de ser admitido en audiencia pública por el Sumo Pontífice, habiendo sido objeto de las mayores consideraciones.
Valverde aprovechó su residencia en Italia para visitar muchas de sus principales y más famosas ciudades, e imprimió en ellas algunas de sus obras que alcanzaron singular aprecio de todas las naciones. Se ignora cuándo y en donde falleció este distinguido presbítero. Las obras de mayor importancia que escribió  fueron editadas en imprentas de importantes ciudades europeas, como fueron: Roma (1589), Venecia (1590), Padua (1581) y Praga  (1579).
B. Mollá y Bonet

Transcripción realizada por Joaquín Sánchez Huesca, 1 de enero de 2019

Bibliografía:

Escritores y Artistas de la provincia de Alicante, B. Mollá y Bonet, en 1881. Tomo IV, p.  134-135.
Biblioteca Hispana, tomo I, Nicolás Antonio. Tomo I, p. 158-159.

No hay comentarios: