Páginas

“Antaño y Ogaño” en Villena - LA CRUZ DE LOS MELLINA


“Antaño y Ogaño”

La epopeya gloriosa contra los muslimes, la lucha secular de ocho centurias de continuo guerrear entre los cruzados de Cristo y los hijos de Mahoma, no llenan por completo nuestra Edad Media. Los reyes de los estados cristianos, muchas veces, se entretenían en medir sus armas, en lugar de aunar sus fuerzas contra el enemigo común.

Encontrábanse frente a frente castellanos  y aragoneses, y jugaban el principal papel los pueblos fronterizos; de ahí que no fuese extraño que Villena interviniese con sus arrestos bélicos. De esas luchas citamos una muy curiosa.

Ocupaba a la sazón la corona aragonesa el magnánimo Alfonso V y el trono castellano Juan II, más amante de las letras que de la  política.  Luchaban ambos monarcas en 1429. Los locales villenenses pusieron sitio a Caudete, en el mes de septiembre; entonces acudieron en auxilio de los sitiados gentes de Biar, que cayeron en una emboscada preparada por los de Villena, por lo cual tuvieron que retroceder los biarenses, refugiándose en su plaza, con bastantes pérdidas de hombres y caballos.

El gobernador de Játiva, Juan Roglá ó Tolsá, acudió a Caudete con tropas cuando ya no era necesario, y quemando la masía de Cascante, vino a nuestro pueblo, al que sitió con sus fuerzas, las de Biar y otros pueblos; después de varias escaramuzas y de un  porfiado combate, las tropas sitiadoras tomaron el Arrabal de Villena, quemando muchas casas, y se hubiesen metido en lo cercado del pueblo, si los villenenses no hubieran cerrado la puerta levadiza que tenían sostenida con maromas. Perdieron su vida muchos de aquellos esforzados caballeros, entre ellos los hermanos Mellina, que murieron alevosamente cuando estaban en tratos con los aragoneses; éstos eran de una de las familias más nobles de Villena. En memoria de los Mellina se levantó una cruz, que algunos han confundido con la que se hallaba en la plaza de Santa María, que por mandato de Jerónimo Hurtado, más conocido por Jeromo Patas, teniente de alcalde en tiempos de la República, se quitó el 22 de noviembre de 1872.

            La Cruz de los Mellina, según se desprende de un árbol genealógico de los Rodríguez de Navarra, documento al parecer auténtico, que fue propiedad de don Cristóbal de Mergelina y Pando, debió levantarse en la Losilla, y desaparecería a últimos del siglo XVIII, y de la cual quizá sería un recuerdo la que estaba en la puerta de la Losilla, demolida en 1884.

            En corroboración de que por esta parte de la ciudad se levantaría la citada cruz, es que la casa de los Mellina estuvo en la casa habitada hoy por José Domene amores (Cuevas), en la plaza de Biar y que hasta no hace mucho se llamaba el “Fuerte de los Mellinas”.

            La puerta elevadiza antes nombrada, estaba sobre el arco de la plaza, donde más tarde se levantó la celebrada e histórica torre del “Orejón”.
 Tácito

Villena Joven, nº 5  05-07-1914

No hay comentarios: