Páginas

PUBLICACIONES EN VILLENA 1969-1973

Publicaciones en Villena
1969-1973


Entre los meses de enero de 1969 a marzo de  1973, se produjo en Villena un lapsus en cuanto a publicaciones locales de índole general. Únicamente contaba la ciudad con dos medios de comunicación: la revista anual Villena, conocida también como Revista de Fiestas  y las noticias que nos ofrecía la emisora de F.M. de Radio Villena, en aquellos años situada en la primera planta de la Casa Consistorial.

La revista mensual Villena sólo se editó en 1968 y su continuidad, en una segunda época, no se produjo hasta el sábado 7 de abril de 1973, en que reapareció, pero esta vez con periodicidad quincenal. Estuvo dirigida por don Faustino Alonso Gotor  hasta el 2 de febrero de 1974; siendo sucedido por don Augusto Vidal González, hasta el  19 de octubre de 1974, día en que apareció el último ejemplar.

Es importante destacar que el nº 31, de fecha 21 de septiembre de 1974, fue censurado después de su publicación, siendo sustituido por un segundo ejemplar con el mismo número y publicado el 19 de octubre de 1974. Esta circunstancia nos hace pensar que bien pudo ser éste el motivo que originara la desaparición de la citada revista quincenal.

Entre las fechas descritas, nos situamos en enero de 1971, la Junta Central de Fiestas ya llevaba oficialmente once meses de vida, puesto que inició su andadura el 12 de febrero de 1970, y con el fin de crear un lazo de unión con las comparsas y con sus socios, ideó la publicación de un boletín mensual dedicado exclusivamente a todos los temas festeros relacionados con Villena.

El proyecto se convirtió en realidad en el mes de enero de 1971, apareciendo el primer boletín mensual de la Junta Central de Fiestas  titulado Día cuatro que fuera…

El anagrama, compuesto por el escudo de la Junta Central y el título, lo realizó el dibujante local José López Ferrándiz; el boletín constaba de cuatro páginas y se realizó una tirada de 1.600 ejemplares.

Como primer artículo, un mensaje que transmitió la primera autoridad de la ciudad, el alcalde don Pascasio Arenas López.

Con sus palabras refrendaba totalmente la labor que había empezado a desempeñar la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos, presidida en sus dos primeros años por el villenense Alfredo Rojas Navarro.

Destacamos a continuación las palabras del señor alcalde:

“Me dirijo de nuevo a vosotros pidiendo vuestra colaboración y siempre absolutamente convencido de que no me será denegada, pues conozco vuestro espíritu de desinteresada entrega y colaboración ciudadana, siempre y cuando lo que se os pida sea en beneficio o enaltecimiento de los más altos intereses ciudadanos.
En esta ocasión no os pido colaboración económica ni sacrificios materiales que pudieran ser un tanto onerosos. Tan sólo os pido que terminéis de leer ésta mi alocución a todos los villenenses y aceptéis el verdadero sentido de mis aspiraciones, que no son otras que las de anunciaros la aparición de un Boletín Informativo mensual que ha sido promocionado por la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos, el cual no persigue otro objetivo que el de informaros de las gestiones y promociones que la prestigiada Junta emprenda y realice a fin de conseguir potenciar al máximo la patente realidad plasmada en nuestras incomparables Fiestas patronales.
Es un deber mío, como primera autoridad corporativa, el tratar de conseguir el máximo esplendor y magnificencia en la evolución de las mismas y estimo que el fundamental eslabón, que debe unirnos en ello, es la perfecta coordinación entre la Junta Central y los villenenses.
Este boletín informativo en el cual todos los ciudadanos de Villena pueden, a través del mismo, conocer la gestación de las Fiestas del próximo año y exponer, por conducto del mismo, sus propias opiniones, es, como digo, un hito de vital importancia en cuanto a vitalizarlas y por tanto mejorarlas.
No podemos ni debemos retroceder. Hemos emprendido una empresa mancomunada y debemos superarla o sucumbir en ella.
Ya no se trata de una obligación municipal el conseguirlo; se trata de un objetivo deseado y promocionado por todo un pueblo y por tanto el pueblo en sí, es o debe ser, al mismo tiempo, artífice y responsable de los resultados que se obtengan.
Os ruego, pues, queridos conciudadanos, prestéis vuestra más  efusiva acogida a este boletín informativo y colaboréis, en la medida de vuestras posibilidades, siempre teniendo en cuenta que, como ciudadanos de Villena, estáis moralmente obligados a colaborar por el mayor realce de nuestras Fiestas, en holocausto a la devoción que le tenéis a vuestra Excelsa Patrona la Virgen Morena de las Virtudes”. 

Vuestro alcalde, Pascasio Arenas López.

En las páginas de este primer número figura también, sin firma, un artículo titulado “A los festeros villenenses”, y tras su lectura deducimos que era otro “saluda”, esta vez de la Junta Central.
Un apartado denominado “Buzón del Festero” contó con un primer artículo enviado por el moro nuevo Antonio Azorín.

Figuran dos notas, enviadas por las comparsas de Estudiantes y Realistas, informando de los cambios de directiva, producidos en el pasado mes de octubre, habiendo resultado elegido Alejandro Jiménez Navarro, presidente de los Estudiantes; y Pedro Santa Carpena, presidente de los Realistas.

Un apartado titulado “Vida de la Junta Central” plasmaba noticias de la misma, redactadas por Flugen[1]. El cronista local don José Mª Soler hizo un repaso a algunos aspectos de la prensa local; y los Moros Nazaríes informaron de varias cuestiones de su comparsa, entre ellas la aprobación de la renovación del turbante.

En la última página una serie de noticias festeras cortas en la sección “Tiros de Arcabuz”, un “Romancillo Medieval” de Al-fredo y un llamamiento a los corresponsales de las comparsas animándolos a enviar comunicaciones.

De esta forma surgió dicho boletín, con periodicidad mensual y con una gran tirada de ejemplares.

 En cuanto a tiempo de existencia, va detrás de la revista anual Villena, que inició su andadura en el año 1951; por tanto, nos encontramos ante la primera publicación de Villena en cuanto a la tirada de número de ejemplares y la segunda, en cuanto a su longevidad.

 Con el transcurrir del tiempo y de acuerdo con la modas de diseño de cada momento, Al Día 4 que fuera…se le cambió el tipo de tipo de papel; de su primitiva impresión mediante planchas, se pasó a su realización mediante los medios informáticos más adelantados de cada momento; se modificó también  su periodicidad, las portadas se llenaron de colores vivos e intensos, en su interior se incorporaron reportajes fotográficos, y de recibirlos en nuestro domicilio, pasamos a recogerlo en los lugares destinados a su entrega. Ahora bien, pese a que la información siempre ha sido en “tiempo pasado”, ha venido manteniendo su frescura y continúa siendo el canal permanente de comunicación entre la Junta Central y los festeros.

 Su existencia, aparte de ser conocida ampliamente en los ámbitos festeros de Moros y Cristianos, ha pasado a ser, a través de las redes sociales, conocida en todo el planeta Tierra.


Otras publicaciones periódicas surgieron en aquel tiempo, una editada por la comparsa de Estudiantes y titulada El Catón, su número 1 se publicó en octubre de 1970 y un boletín que enviaba a sus socios, con carácter mensual, y la Agrupación Fotográfica Villena, cuyo número 0 salió a la luz en mayo de 1973.

Nos dejamos para el final, el boletín Bodas de la Coronación, editado a finales de 1972 y 1973, destinado a dar a conocer a la ciudadanía la celebración en septiembre de 1973 de las Bodas de Oro de la primera coronación de la Virgen de las Virtudes. Dada la extensión que hemos realizado de este boletín, hemos considero oportuno publicarla en el artículo siguiente a éste.  

Joaquín Sánchez Huesca




[1] Fulgencio Estevan Hernández, socio de la comparsa de Piratas y uno de los fundadores de la Junta Central.

No hay comentarios: