Páginas

Centenario de la Coronación de la Virgen de las Virtudes 1923-2023 - Capítulo VII

 

Boletín La Corona, Capítulo VII

  

Boletín nº 5,  1 de enero de 1922.

 

 Nos trae  nuevos “Sueños o realidades” y en el apartado “Noticias” se destaca:

La visita que el 18 de diciembre realizó a Villena don Luciano López Ferrer, que ostentaba el cargo de Secretario General del Alto Comisario en Tetuán.

Se da cuenta de la celebración de los jueves eucarísticos en la parroquia de Santa María y del estreno de un Manifestador[1], regalo de una persona piadosa.

Se esperaba para mitad de mes la visita del M.I. Sr. Doctoral de Orihuela, don Gaspar Archent, quién aprovechará para dar un fuerte impulso a la grandiosa empresa de la Coronación de nuestra Patrona.

Figura una extensa relación de las cantidades recaudadas para la Corona por las oficialas de modista, obreras zapateras, obreras sastresas y obreras encordadoras.

La cantidad total recogida era de 10.525,85 pesetas.

La Virgen de las Virtudes en la iglesia de La Congregación (convento de Trinitarias). Villena 1998.


  Boletín nº 6,  1 de febrero de 1922.  

 

“En las Virtudes” se cuenta la visita que el 8 de enero realizó al santuario, invitado por su capellán, el primer Batallón del Regimiento de Vizcaya, presidido por su coronel. La Misa se realizó en la explanada del santuario y contó también con una gran asistencia de fieles procedentes de Villena que, desde primeras horas de la mañana, lo mismo por la carretera que por el camino de las Virtudes, se formaron hormigueros de gente, a pie, a caballo y en toda clase de vehículos que acudieron en romería a dicha celebración.

El rancho de la tropa fue espléndido, de primer plato paella valenciana, complementado con patatas a la inglesa, tortilla, postres, vino y café.

Una nueva sección se estrenó en este número, se trata de una charraica villenera bajo el título “Echando un cigarro” con dos personajes populares: Zar y Zejo.

Un amplio detalle de alhajas recogidas y cantidades dinerarias, con detalle del ofrecido por las criadas del servicio doméstico. El montante final ascendía a 12.359,85 pesetas.

Dos nuevos anuncios se incorporaron a la última página, destinada a tal fin. “La Rosa de Oro” de José Camarasa y la fábrica de calzado manual de Miguel Escolano.

 

Boletín nº 7, 1 de marzo de 1922.

 

Comienza con una curiosa petición en “Vendrán los brillantes”, citando las dificultades con que se están encontrando para conseguir ese tipo de donación, cuestión que el articulista matiza y compara su repercusión con los asuntos fiscales del estado, referidos a la aplicación de una serie de impuestos suntuarios para joyas y alhajas. Diversos artículos y poemas marianos complementan las páginas siguientes, dando paso a más sueños del Doctoral de Orihuela y las ya clásicas listas de alhajas  recogidas y cantidades recaudadas, que ya ascendían a 13.768,15 pesetas.

Y para finalizar, un nuevo anunciante, la barbería y peluquería de Amable Ibáñez, situada en la Corredera nº 6.

 

Boletín nº 8,  1 de abril de 1922.

 

Su primer  texto es un el artículo titulado “Plausible acuerdo”, en el que se indica que uno de los primeros acuerdos tomados por la Junta Organizadora de la Coronación Canónica de nuestra Patrona fue el de invitar mediante oficio a todas las sociedades, entidades y colectividades de Villena, tanto religiosas, como sociales e industriales, etc. así como a todos los centros de recreo para que contribuyan con sus donativos colectivos a la gran corona de la Virgen de las Virtudes.

Un poema titulado “Del viejo el consejo” fue escrito por José Mª Gabriel y  Galán y un soneto dedicado a “la Santa Faz” por Gaspar Archent y un tríptico de sonetos dedicados a tres personajes de la vecina ciudad de Elda: Juan Sempere Guarinos, Juan Rico Amat y Francisco Ganga Ager (El Seráfico)[2].

Y para finalizar las páginas de los listados de donantes y un nuevo importe: 14.704,25 pesetas, con una nota final[3].

 

Boletín nº 9, 1 de mayo de 1922.

 

Un titular de cabecera “Ya están aquí…”, para indicar que habían sido regalados ochenta y siete brillantes, los cuales lucirán en la corona de la Virgen, deslumbrando con sus irisaciones fulgurantes. Se indicaba además que, junto a ellos, ha venido también el oro riquísimo de las joyas en que están engarzados, acompañados también de un hermoso cortejo de perlas, diamantes, turquesas y amatistas. Uno de los últimos párrafos del artículo dice así:

…Porque es necesario que sepan los que los posean que esos ochenta y siete brillantes no son más que una mínima parte de los que queremos que fulguren en la corona de la Virgen para que esta reciba un obsequio digno del pueblo que como Patrona la venera y tanto debe a su celestial protección”…

 En distintos apartados de las páginas de dicho boletín figuran sendas listas de donantes de brillantes, alhajas y cantidades monetarias, cifrando esta última en 16.870,50 pesetas.

 [1] Templete para la exposición de la Eucaristía.

[2] Esta composición fue premiada en la “Fiesta de la Poesía” celebrada en Elda el 10 de septiembre de 1920.

[3] Dice la nota: “Debemos aspirar a reunir en monedas y en alhajas todo el oro que se necesite, a fin de invertir el dinero que reste después de pagar al artista, en piedras preciosas para la corona. Será así más rica, más brillante, más digna de Villena”.



No hay comentarios: