DESCRIPCIÓN SOBRE VILLENA EN EL AÑO 1908

Fachada de la Casa Consistorial
Fuente de los Burros

Ambas fotografias ilustran la descripción que sobre Villena se realizó en un libro publicado en 1908 titulado: GUÍA PRÁCTICA DE ALICANTE Y SU PROVINCIA por "Guías Arco".

Seguidamente presentamos la citada descripción y mantenemos el lenguaje que se usó en su día.
VILLENA EN 1908

Situación geográfica. — En el centro de una dilatada llanura, en las márgenes del Vinalapó, resaltando un blanco caserío sobre una centena de frondosos árboles, elévase Villena, antiquísima ciudad de 15.000 habitantes.
Son los límites de su término municipal: al Norte, Caudete; al Este. Biar, al Oeste, Yecla y al Sur Sax, y separándola de la capital 50 kilómetros de distancia.
Su clima es frío, pero muy sano; su suelo feraz por todo extremo, aumentando su natural fertilidad la labor incesante de los villenenses, que no perdonan medio de aumentar sus energías productoras.
Datos históricos. — El origen de Villena es totalmente desconocido. Sábese que existía ya en tiempo de los iberos, que la llamaron Bilumen; los romanos la conocieron con el nombre de Jusbula, y más tarde recibió el de Velille.
Siguiendo la triste suerte de toda España, Villena padeció la dominación goda y la romana, de la cual le arrancó el heroico rey de Aragón Don Jaime en 1240.
Don Pedro IV la concedió á Don Juan Manuel, que fué nombrado príncipe de Villena. En 1475, siendo marqués de Villena D. Diego Pacheco, como tratase cristianamente á moriscos y conversos; loa fanáticos, alentados por el clero, se sublevaron, degollando bárbaramente á judíos y moros, sin respetar niños, mujeres ni ancianos.
Algunos pocos pudieron refugiarse en el castillo del marqués, pero la turba de asesinos le asaltó, consumando su espantosa cobardía.
Los Reyes Católicos, como premio á tan heroica hazaña, después de otorgarles carta de perdón, que fué firmada en Segovia, el 22 de Agosto de 1476, la colmaron de privilegios, entre ellos el de que nunca pudiese vivir en Villena ningún converso, ni de la casta, nombre ó linaje de Pacheco.
Carlos I la otorgó el titulo de ciudad en 6 de Noviembre de 1525.
Los reinos, al mando del de Játiba mosén Malfent, la cercaron y cañonearon, hiriendo y matando á muchos villenenses.
Mogente y Fuente La Higuera imitaron el ejemplo de los anteriores y por orden del barón de Mogente fué muerto el vecino de Villena Rodríguez Navarro.
Los villenenses, á su vez, cayeron sobre Fuente Higuera, la asaltaron, quemaron muchos edificios y se apoderaron de su artillería.
En la guerra de las Germanías, Villena se mantuvo fiel a sus reyes. Acogió al virrey de Valencia D. Diego de Mendoza, derrotado por los insurrectos en Gandía; socorrió a Játiva, Albaida y Alcira; recuperó á Valencia, y obtuvo, en virtud de estos méritos, su incorporación a la corona de Castilla.
Declarada la guerra de Sucesión, decídese á favor de Felipe V; la ocupan los partidarios del archiduque Carlos I en 1706; la recuperan los borbónicos al mando de Bestik el mismo año, y al siguiente sitianla de nuevo los imperiales, que se ven precisados á levantar el cerco para acudir á las llanuras de Almansa, donde son derrotados.
Las últimas fechas notables de la historia de Villena corresponden a la mal llamada guerra de la Independencia.
Siguiendo el ejemplo de otras muchas ciudades españolas, en 1808, se subleva, y nombra su correspondiente Junta de gobierno presidida por el conde de Floridablanca.
En 1813 el mariscal Suchet, después de cañonearla nuevamente, penetra en Villena y rinde las fuerzas que guarnecían el castillo, ascendientes a 1.000 plazas.
Organización. — El partido judicial de Villena comprende 6 pueblos: Villena, Benejama, Biar, Campo de Mina, Cañada y Sax. Es partido de entrada, Audiencia, Capitanía general y Diócesis de Valencia y Cartagena (1). Tiene estación de vía férrea, Hospital civil, Registro de la propiedad y puesto de uardia civil. Cuenta con oficina telegráfica de servicio completo.
Aspecto de la población.- En su vasto perímetro hay manifestaciones de muy distinta índole, pero el conjunto pasa de agradable y se aproxima á hermoso. Las calles, generalmente, son anchas, llanas y formadas por buenos edificios; tiene muy bonitos paseos y alrededores en extremo pintorescos.
Ayuntamiento.
Edificios notables. — Ninguno, en el sentido arquitectónico ó artístico de la palabra. El que ofrece mayor saliente, y dista mucho de ser un monumento, es la iglesia de Santiago.
Es interesante su traza y distribución, y digna de encomio por el atrevimiento que supone la torre que se eleva sobre un arco que da entrada a la puerta de la sacristía.
También es de agradable aspecto la iglesia de Santa María, en cuya capilla mayor fué enterrada doña Catalina Ruiz de Alarcón.
Igualmente pueden visitarse las ruinas del antiguo castillo, en las cuales se ven restos informes de una serie de fortificaciones y aún puede apreciarse la torre del homenaje, un oratorio y un aljibe.
Por último, como á seis kilómetros de la ciudad, y en el corazón de un verdadero edén, hállase un oratorio donde se venera la Virgen de las Virtudes, patrona de Villena.
Carácter de sus habitantes. — Franco y jovial, sin que estas cualidades excluyan la seriedad en sus relaciones de toda clase. Aplicados á la agricultura y minería principalmente, fomentan con actividad la riqueza de la región.
Cultura. — Concurren á sus escuelas 900 alumnos. Hay colegios particulares bien montados, y varias Sociedades de recreo é instrucción. Tiene Villena la honra de haber sido la cuna del esclarecido patricio é insigne estadista D. Joaquín María López y del notable compositor D. Ruperto Chapí.
Agricultura. — Podría evitarse decir nada acerca de ella, repitiendo que se halla en igual próspero estado que en las demás poblaciones de la provincia de Alicante. La abundancia de agua procedente de los manantiales, el estanque La fuente del oro y la del Chopo, facilita las tareas agrícolas y aumenta el rendimiento de las cosechas.
Son éstas de aceitunas, ajos, almortas, arroz, cardón, cardo, cebada, frutas, habas judías, legumbres maíz, patatas, trigo y uvas.
Sobre todo la producción de patatas, ajos y uvas es tan enorme y de calidad tan excelente que por sí sola bastaría á asegurar la riqueza de Villena. También es importante la cría de ganado cabrío y caballar, y existe abundantísima caza.
Industria. — Consiste en fábricas de aceites, aceites vegetales, aguardientes, alcoholes, aserrar maderas, calzado, gaseosas, guanos, harinas, mosaicos, muebles, tejidos de hilo y de lana.
Además tiene algunas minas de argentina, carbón de piedra, cobre y plomo.
Hay en Villena una fábrica de electricidad.
Comercio. — El de exportación; tiene por base ajos, frutas, patatas y vinos: los tres primeros para el resto de España y el último para el extranjero.
El de importación versa sobre los artículos de uso corriente que no se producen en Villena, tales como coloniales, bisutería, pañería, quincalla, etc.
Vías de comunicación. — Villena tiene una red de caminos vecinales que la unen con todos los pueblos de la provincia. Cuenta además con las carreteras de Madrid, Valencia, Alicante y Alcoy, y con los ferrocarriles de Madrid Zaragoza y Alicante, de Villena á Alcoy, á Jumilla y á Bocairente.
Para Alcoy tiene servicio de carruajes diario.

Pueblos del Partido judicial de Villena.

Benejama. — Villa de 2.532 habitantes, á 8 kilómetros de la estación de Villena, estación más próxima. Coche á la estación 25 céntimos.
Carretera de Villena á Onteniente:
Producción. — Trigo, cebada, avena, maíz, centeno, hortalizas, aceite y vino.
Mercado los jueves.
Ferias y mercado, 7 al 9 de Septiembre.
Biar. — Villa de 3.550 habitantes, á 55 kilómetros de la capital y 12 de Villena, estación más próxima. Coche á la estación: 25 céntimos.
Producción. — Cereales, almendra, legumbres, hortalizas, vino, aceite y frutas muy estimadas por su excelente calidad.
Industria. — La fabricación de rico turrón, juguetes, aguardientes, loza blanca y tejas.
Estación telegráfica (servicio limitado).
Carretera á Alicante y Alcoy.
Feria el 10 de Mayo.
Campo de Mirra. — Lugar de 980 habitantes, á 45 kilómetros de la capital y 13 de Villena.
Producción. — Cereales, legumbres, almendras, nueces, hortalizas, y vino.
Feria y mercado 25 y 26 de Agosto.
Cañada. — Pueblo de 1.045 habitantes, a 44 kilómetros do Alicante y 12 de Villena, estación más inmediata.
Producción. — Cereales, almendras, nueces, hortaliza y vino.
Caminos de Biar, Benejama, Onteniente, Caudete y Villena.
Feria 6 y Enero.
Sax. — Villa de 4,589 habitantes, á 44 kilómetros de la capital y 13 de Villena.
Producción. — Aceites, cereales, legumbres, patatas, hortalizas, frutas y vino.
Industria. — Fábricas de aguardientes y una de destilación y rectificación de alcoholes, de cerámica, electricidad, yeso y jabón, establecida en la colonia de Santa Eulalia. Cuenta además con pozos artesianos.
Tiene estación del ferrocarril á cortísima distancia del pueblo y telégrafo (servicio limitado).
Carretera de Villena á Monóvar, Novelda y Alicante.
Feria del 1 al 12 de Febrero.
Fiesta y mercado el 3 de Febrero.
Referencias
  1. (1) Villena pertenece á la diócesis de Cartagena, y es cabeza de arcipreste con Almansa, Yecla y Sax.

CAMBIOS IMPORTANTES EN LA PROCESIÓN DEL DÍA 8 DE SEPTIEMBRE-FIESTAS DEL AÑO 1901

En el programa de Fiestas del 1900, en los actos del día 8, leemos literalmente lo siguiente:

En correcta formación y batiendo marcha las bandas de las comparsas, se dirigirán estas a la plaza de Santiago.
No se harán disparos de arcabuz en todo el trayecto.
A las cinco en punto, la “soldadesca” desfilará a las puertas de la Casa de la Ciudad y desde este sitio comenzarán a disparar sus arcabuces las comparsas que no se avengan a abstenerse de hacer salvas durante el paseo.
Queda prohibido a todos los individuos de las comparsas, separarse de sus filas bajo ningún pretexto en el acto de la fiesta.
Se prohíbe también a los mismos entregar sus arcabuces  a los espectadores para hacer disparos”.

Acto seguido, informa dicho programa a que a las seis de la tarde comienza la Solemne Procesión de la Virgen de las Virtudes.

Se indica también en el programa que la Virgen hará varias paradas en las que se cantarán motetes de diferentes autores e figura también, en otras cuestiones, que las comparsas se abstendrán de disparar los arcabuces durante el paseo de la Virgen por la plaza de Santiago, aclarando que las salvas de arcabucería se llevarán a cabo después del paseo claustral, cuando la Virgen asoma a la plaza.

Dicho texto es la última vez que se publica, puesto que al año siguiente, 1901, se produce un cambio muy importante en el desarrollo de la procesión de la Virgen de las Virtudes del día 8 y a él  nos vamos a referir seguidamente  a través de dos fuentes de información: una, obtenida de los programas de actos y la otra procedente de la prensa.

Todo el texto citado anteriormente, referido al año 1900, desaparece en el programa de 1901 y en su lugar se escribe lo siguiente:

“Para mayor esplendor del acto (refiriéndose a la procesión del día 8) y a fin de que las fachadas de las casas de la carrera puedan lucir sus colgaduras e iluminaciones, las comparsas de moros y cristianos, deferentes con las súplicas del Ayuntamiento, se abstendrán de disparar en la procesión, y formarán a la cabeza de ésta con sus escuadras de gastadores y sus músicas, luciendo en las bocas de los arcabuces vistosos gallardetes con los colores nacionales y llevando una vela encendida como los demás fieles…”

Complementamos esta información con la ofrecida por el  periódico “La Correspondencia de España, de fecha 5 de septiembre de 1901, en el que  nos encontramos la siguiente noticia referida a Villena y que redacto textualmente:

Con el ceremonial de costumbre se ha publicado y repartido ya por las principales calles el programa oficial de los festejos cívico-religiosos que la ciudad de Villena dedica a su patrona la Virgen de las Virtudes en los días del 5 al 9 del actual.

El Ayuntamiento, de acuerdo con la Junta administrativa del culto, no ha perdonado medio para que los festejos superen en brillantez y magnificencia a los celebrados en años anteriores.

Así lo declaran en el expresado programa sus firmantes D. Ricardo García, alcalde presidente del Ayuntamiento y el secretario don Cristóbal Pérez.

Si en el buen éxito y lucimiento de las próximas demuestra el citado alcalde el mismo interés y celo que ha demostrado de acuerdo con el ayuntamiento, sin duda alguna, en el saneamiento, policía y obras urbanas de utilidad en esta ciudad, es indiscutible que los festejos anunciados superarán seguramente por su brillantez a los de otros años.
Los círculos de recreo, los comerciantes y los industriales de la localidad contribuirán con su cooperación al buen resultado que se espera.

Entre las bandas contratadas para amenizar las fiestas con dianas, pasacalles, retretas, etc. figura la del regimiento de infantería de la Princesa, de guarnición en Alicante.

Además de las solemnidades religiosas que se celebrarán en la Colegiata de Santiago, habrá misa de campaña, gran retreta, alborada, serenata y los consabidos fuegos artificiales.

En las próximas fiestas, á la vez que aumentará el número de públicos regocijos, disminuirá el número de descargas de arcabuz, que siempre fueron la parte integrante de la fiesta.

Con muy buen acuerdo, el Ayuntamiento  ha limitado el número de disparos, prohibiéndolos terminantemente durante la procesión del día 8.

Por algo se empieza, y bueno es que nos vayamos convenciendo de que en España gastamos demasiada pólvora en salvas”.
Ramón Vega

En los programas de los años siguientes, 1902 y 1903; se indica que:

“siguiendo la costumbre de años anteriores, las comparsas irán formadas, con sus músicas, a la cabeza de la procesión, sin hacer disparos”.

Con el paso de los años  surgieron otros cambios, que hablaremos de ellos en próximos artículos, no obstante quiero finalizar este artículo recordando que en las Fiestas de La Virgen se realizaban tres procesiones:

la de llegada en la tarde noche el día 5, el paseo en la tarde noche del día 8 y la de despedida, en la mañana del día 9.

Chimo Sánchez Huesca



Las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena – 1900

Las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena, a través de las crónicas publicadas en “LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA”, diario político independiente y de noticias, fundado por don Manuel María de Santa Ana en Madrid;  los días 26 de agosto; y  4, 5, 8 y 10 de septiembre de 1900.







Publicado el día 26

De Villena, 24 de agosto

“La compañía Fuentes”:

Ausente ya de esta localidad la compañía dramática, que bajo la dirección del reputado primer actor Sr. Fuentes, dio un buen número de representaciones en el Teatro-Circo Chapí de Villena quedó de nuevo sumida en su habitual monotonía; la dulce monotonía del trabajo a que con verdadera constancia se consagran la mayoría de los vecinos. Los villenenses por demás, amantes de todo lo que con cultura  y el arte se relaciona, ha perdido este poderoso aliciente  que le permitía distraer sus excepcionales ocios, deleitándose en la contemplación de las obras del teatro moderno, que tan esmerada ejecución alcanzaron por la citada compañía.

“Las próximas fiestas”:

Entre los pueblos que con verdadero celo guardan cultos a sus tradiciones, figura ciertamente Villena en primer término; de aquí que empiecen a notarse ya los preparativos para las próximas fiestas, que con la acostumbrada solemnidad han de celebrarse en honor de sus excelsa patrona la Virgen milagrosa de las Virtudes y en las que con general satisfacción habrá de estar representada LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA en la persona de su activo redactor corresponsal Mestre Martínez, que tantas simpatías cuentas en esta región alicantina, y que hará un excelente cronista de las tradicionales fiestas de moros y cristianos.
RAMÒN VEGA


Publicado el día 4

“Las fiestas en Villena”:

Ha llegado Mestre Martínez, siendo invitado a presenciar las fiestas. Ha tenido cariñoso recibimiento. Comienzan a tener animación extraordinaria los círculos del Comercio, Cazadores y Casino.                             
                                                                  RAMÓN VEGA













Publicado el día 5

(Villena, 5)

Comienzan las fiestas. Las campanas de Santa María y de Santiago anuncian la salida de las comisiones del clero y autoridades locales hacia el santuario de Nuestra Señora de las Virtudes.
A las cinco de la tarde harán su entrada en la población las comparsas de moros y cristianos y recorrerán la calle Nueva, Corredera, Almansa y San Sebastián.
Al llegar la imagen de la Virgen a la ermita de San Sebastián, harán salvas todas las comparsas, rodarán sus banderas  y todas las bandas tocarán la Marcha Real.
Hay gran animación. El espectáculo promete ser solemne y grandioso.        
            VEGA

Publicado el día 8
(Villena, 6)

Celebróse esta mañana en la ermita de San Sebastián, la anunciada misa de campaña con asistencia de todas las comparsas y numeroso público. Las bandas recorrieron la población antes de la misa, tocando diana.
La fiesta religiosa, celebrada en la iglesia de Santiago con asistencia del Ayuntamiento, presidido por el Alcalde-primero D. José Hernández, ha resultado suntuosa. Se cantó la solemne Misa del maestro Benito y el gradual “Ave María Stella” de Laporta. Celebró el cura párroco de Santa María de esta ciudad.
En el panegírico a cargo del ilustrado sacerdote cura ecónomo de San Miguel de Valencia D. Francisco Albiñana, demostró dicho señor sus excepcionales dotes para la oratoria sagrada.
Muy concurrida y animada  la capea de vacas bravas, que ha terminado sin accidentes desagradables, aunque con algunos revolcones, sin consecuencias para los interesados.
Se hacen preparativos para los bailes populares en el paseo.
La espaciosa vía de la Corredera muy engalanada y concurrida durante la corrida.
Se han repartido gran número de elegantes programas de las fiestas, confeccionados por el acreditado industrial tipógrafo D. Juan S. Amorós con fotografías del distinguido aficionado D. Vicente Amorós, que dedican dicho conocido industrial  y gran número de comerciantes  como obsequio a los forasteros.   
                                                           VEGA

(Villena, 7)

Continúan con entusiasmo las fiestas. Anoche se quemaron vistosos fuegos artificiales que gustaron mucho; siendo muy aplaudido el pirotécnico Sr. García Navarro.
Se ha celebrado el simulacro de batalla entre moros y cristianos.
Pasó Mestre con la peregrinación botijil.

En cuanto la deje vendrá a esta población.   
                                           VEGA









Publicado el día 10

Fiestas en Villena – por telégrafo – DE  NUESTRO CORRESPONSAL PARTICULAR

(Villena, 8 - 4,35t)

Ha resultado simpático por extremo el acto de distribución de 500 raciones de pan y arroz entre los pobres, costeadas por el Ayuntamiento.
El simulacro del ataque y defensa del castillo comienza en este momento. Hay extraordinaria concurrencia.
La lucha aparece encarnizada, dando por resultado el rescate de los cristianos encerrados desde esta mañana en el castillo por los moros. Estos insisten en el ataque.
Las músicas animan a los combatientes de uno y otro bando, siendo aquella muy celebrada y felicitadísimo su director, el Sr. Alfaro.                                           
              VEGA

(Villena, 8  - 5,30t)

Ha terminado el combate entre moros y cristianos. La efigie de Mahoma ha sido arrojada desde el fuerte por los cristianos, en medio de un delirante entusiasmo.
La efigie de Mahoma es recogida por la multitud y llevada al inmediato pueblo de Biar.
En el templo de Santiago comienza a organizarse una solemne procesión pública, siendo llevada la Virgen en andas.          
                                                    MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 8 – 8,20n)

Resulta solemnísima la procesión de Nuestra Señora de las Virtudes. Todas las comparsas con bandas de música forman parte de la comitiva, que va por el siguiente orden:
Comparsa de Moros, música del pueblo de La Cañada; comparsa de Estudiantes con la música de Onil; niños caprichosamente vestidos de moros y cristianos; escuadra de marroquíes con bandera dando la guardia de honor los gastadores; comparsa de Marineros con la banda de música de Yecla; comparsa de Romanos, vestidos con mucha propiedad. Sigue la comparsa de Cristianos con la música antigua de la Villena; detrás van muchos devotos y devotas de la Virgen, todos ellos con velas encendidas, pasan de 4.000 los que forman.
Las jóvenes villenenses lucen elegantes vestidos y riquísimos mantones de Manila.
El aspecto de la comitiva no puede ser más hermoso.
La imagen de San Pascual, conducida bajo trono y seguida de infinidad de estandartes.
Detrás va San Antonio en ricas andas e iluminado por infinidad de luces.
Después la imagen de San Isidro en iguales condiciones que la anterior y seguida por muchas niñas, vestidas de blanco y llevando las cintas de los estandartes.
Las imágenes de San José y Santiago van precedidas por las mangas de las respectivas parroquias y seguidas por muchos niños.
Al aparecer la Virgen de las Virtudes escúchanse vivas y aclamaciones de entusiasmo.
La imagen lleva espléndidas joyas y espléndido manto de oro.
Sigue el palio, de tisú de oro, el clero parroquial presidido por el preste don Pedro García López, y el Ayuntamiento presidido por don José García.
Detrás de la imagen va el vecindario en masa, presentando un conmovedor espectáculo.
Imposible calcular los millares de disparos que se habrán hecho hasta ahora, pues cada individuo lleva  cuatro arcabuces.
La población retiembla con los estampidos.
A las once entrará la procesión en la iglesia.  
  MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 9 – 7m)

La procesión terminó a las once y media de la noche.
Al entrar la Virgen en el templo diez músicas tocaron a la vez la Marcha Real y más de 200 individuos dispararon otros tantos arcabuces, iluminando toda la entrada multitud de luces de bengala.
Después se cantó una gran Salve a toda orquesta, terminando a las doce y media.                                                                                                                                     MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 9 – 7,30m)

En este momento acaba la despedida de la Patrona, que va al santuario seguida por la población en masa.
La procesión va en el mismo orden que la de anoche.
El santuario dista de la población seis kilómetros y la Virgen es llevada en andas por los mozos del pueblo, que se relevan cada cinco minutos.
Hay mucha animación para la romería, para la cual voy yo también.
 MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 9 – 12t)

Telegrafío desde el monte Virtudes. El panorama es hermoso. Más de 8.000 almas forman la jira. La entrada de la Patrona en el santuario es grandiosa.
Hay bailes, meriendas, libaciones.
Se ha celebrado la conversión de un moro. El acto resulta pintoresco. El moro, dando voces, abjura de Mahoma y abraza el cristianismo.
Con esta animadísima romería quedan terminadas las típicas y hospitalarias Fiestas de la ciudad de Villena, a la cual doy gracias por las exquisitas atenciones que personalmente  y como representante de LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA se me han tenido. 
 MESTRE MARTÍNEZ



Con este artículo damos por finalizado el trabajo que hemos realizado acerca de la historia de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena en un periodo que abarca treinta años y analizado en cuatro momentos distintos: 1883, 1900, 1909 y 1912. 

Comenzamos con tres crónicas referidas a las fiestas de 1883, de aspectos distintos, pero muy bien complementadas para hacernos una idea global de aquel momento.

Nos trasladamos a 1909, en la que tras conocer los sucesos acontecidos en Villena el día 5 de septiembre y sus consecuencias,  relatamos la crónica de la celebración de las Fiestas, que se aplazó a los días del 12 al 16 de ese mismo mes. 

Luego, pasamos a relatar la crónica de 1912 que se publicó en la revista "Iris" juntamente con la de las fiestas de la vecina localidad de Castalla y que nos ofrece unos datos muy interesantes.

Y para finalizar hemos publicado las crónicas de las Fiestas de 1900, fiestas marcadas por el inicio del siglo XX y de las que es interesante destacar la referida a la procesión del día 8 de la Virgen de las Virtudes, en la que la sagrada Imagen, al recorrer las calles de Villena, era precedida por las imágenes de San Pascual, San Antonio, San Isidro, San José y Santiago.

Chimo Sánchez Huesca


Algunos aspectos de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena celebradas en el año 1883

En uno de los boletines del “Día 4 que fuera”, periódico que editaba la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena, con carácter mensual; concretamente en el año 1984, publiqué una noticia acerca del programa de las Fiestas de 1883, y aunque no he conseguido localizar ningún ejemplar, sí encontré la factura del coste de su impresión, en la que se indicaba que se habían realizado 500 ejemplares.

Han transcurrido más de treinta años desde aquella publicación y en este año de 2016, la vamos a complementar con tres importantes apartados de noticias:

·         Una curiosa crónica de las Fiestas de aquel año de 1883, que se publicó en el periódico alcoyano “El Serpis”.

·         Un artículo publicado en el periódico “La Unión Democrática” de Alicante, en el que se expone, con motivo de la celebración de las Fiestas, una visión de Villena de carácter económico y social.

.       El accidente ocurrido en la plaza de Santiago el día 7 de septiembre relacionado con la rotura de un tablao y los acontecimientos surgidos.


Las fotografías expuestas pertenecen a los archivos de
 www.villenacuentame.com y www.eleslabonvillena.com






EL SERPIS, periódico de la mañana

Alcoy,  Jueves  13 de septiembre de 1883


Noticia que publica en sus páginas, referida a las Fiestas de Moros y Cristianos celebradas en Villena, días atrás y dice así:

Un colega de la capital reseña las fiestas últimas celebradas en Villena, en los siguientes términos:

Muy lucidos han sido este año, los grandes festejos cívico y religiosos, que en honor de su patrona la Virgen de las Virtudes, ha celebrado la ciudad de Villena en los días 5,6,7,8 y 9 del actual.

Las comparsas de tercios de Flandes, estudiantes, marinos, marroquíes, caballeros romanos y moros, vestían lujosos trajes; las músicas en número de nueve ó diez, recorrían la población desde las primeras horas de la mañana de los días de fiesta; por las noches ha habido según costumbre danzas árabes y serenatas, distinguiéndose la que dio en la plaza de Santiago la banda de la Misericordia de Murcia, bajo la dirección del inteligente maestro don Acisclo Díaz, en la noche del día 6, y frente a la casa del capitán de los Tercios de Flandes señor Selva.

No han faltado tampoco bailes y reuniones de confianza, donde hemos admirado, al par que la fineza y cortesía de los villenenses para obsequiar a los forasteros, la hermosura sin par de las mujeres, tan puras y tan altivas, tan graves y tan apuestas, tan elegantes e instruidas que todo es poco para elogiarlas.

El estrépito de las descargas anuncia en esos días los combates de moros y cristianos y nos recuerdan vagamente otras edades. Cuando la morada tiembla desde los cimientos, se cree uno como el marino a quién el céfiro impulsa la nave. Por fin triunfa la cruz de la media luna y el castillo que se eleva en la plaza de Santiago es tomado por los cristianos. Mahoma es arrojado de lo alto del fuerte, se apoderan de ella los de Biar, garrote en mano (es costumbre de antiguo) e inmediatamente después comienza la procesión. Concluida ésta se quemó un vistoso castillo de fuegos artificiales, durante el cual, la banda de música del municipio tocó piezas escogidas.

También los sermones en honor de la Virgen de las Virtudes han sido notables; merece especial atención el que el domingo 9 predicó don Juan Chaumel,  cura y arcipreste de Caravaca, y reputado orador sagrado (futuro canónigo de la catedral de Toledo). Sin entrar en el fondo de su sermón, y aunque bien lejos de asentir a algunas de sus conclusiones, en honor a la verdad, nos pareció elocuente, de dicción correcta y las pruebas ora las tomaba de la autoridad, de la razón, ya de los ejemplos.

Termina el colega dando la noticia del hundimiento de un tablado que ya conocen nuestros lectores”.






LA UNIÓN DEMOCRÁTICA

Diario político, literario de intereses materiales

Alicante, jueves 13 de septiembre de 1883

Crónica titulada “Desde Villena”, escrita el día 8 de septiembre

“Hablábamos en nuestro número de ayer de los grandes festejos que la ciudad de Villena había celebrado en honor a su patrona las Virgen de las Virtudes, y de la amabilidad que distingue a los hijos de esa culta población, así como de la hermosura de sus mujeres; pero claro está, esto no era todo y formamos el propósito más extensamente de lo que es Villena. Cumplamos hoy nuestro propósito, siguiera sea a vuela pluma, por no permitirnos otra cosa el tiempo de que disponemos.

Villena es una pequeña cantidad con todos sus adelantos y todas sus necesidades, no hay más que visitarla para converse de esta verdad. Cuenta con tres casinos, fondas, varios cafés, una imprenta, edificios magníficos formando calles espaciosas y llanas, mereciendo especial mención, de los edificios, las Casas Consistoriales, la iglesia parroquial de Santiago, cuya elevada torre descansa sobre el arco que forma la puerta de la sacristía; las cárceles del partido, el cuartel de la guardia civil y otros que sería prolijo enumerar, y que nos recuerdan la edad de hierro, porque la mayor parte de los edificios señalados, parecen gigantes dormidos, que conocieron el célebre nigromántico marqués de Villena, y que espera su vuelta para despertar. No podía apartar la vista de aquellas moles de piedra ¡ qué idea me inspiraba su aspecto ¡ algunos tiros que los moros festeros tiraban de cuando en cuando contra los cristianos, me traían a la memoria aquellos agarenos que plantaron su sangrienta media luna en España, tomando posesión de ella en nombre de la esclavitud y de la muerte: o más bien, creían ver las formidables huestes de Jaime el Conquistador entrando en Villena para liberarle del moro y reconstruir las rotas y mutiladas estatuas de la libertad.

          Dirigí mis pasos a la estación del ferrocarril, contemplé las máquinas y coches allí agrupados; vi las mercancías para ser embarcadas; contemplé sobre mi cabeza el hilo eléctrico que lleva lejos la noticia que facilita una transacción mercantil; y bendice la civilización y el progreso. En los tiempos pasados la ignorancia se hallaba en armonía con todos los otros males, y aun ayudaba a sobrellevarlos; impedía el ver los goces  de que no se podía disfrutar, y por consiguiente, amortiguaba los deseos quitando las esperanzas. La libertad ha venido después a dar a conocer el árbol de la ciencia con su dulce y su amargo. Llamados los hombres de todas clases a ejercer las funciones públicas de un gobierno liberal, y a adquirir cuantas riquezas pueda proporcionar la industria, solo por medio de la instrucción podrá hacerse merecedor de estos dos factores del destino. No son ya los hombres de hoy esclavos feroces, a la par que tímidos y desidiosos, que no conocen más que la inacción para consuelo del trabajo y el robo por suplente de la propiedad; sino hombres activos, sensatos, industriosos, constituidos en orden social, escuelas públicas, un cultivo muy adelantado. En fin, una organización sencilla y ordenada. Buena prueba de esta verdad es Villena, unida hoy por medio del ferrocarril a la capital, de la que dista 50 kilómetros, y estrechando mañana sus lazos fraternales con Alcoy, para bien de ambos, y también gracias al ferrocarril que se inaugurará en abril próximo; buena prueba el excelente cultivo que tiene todo el término de Villena, no debido a brazos esclavos, sino al sudor y esfuerzo del hombre libre; buena prueba lo que es Villena hoy, comparada con lo que era y representaba en otro tiempo con sus señores feudales y sus torres y fortalezas amenazando con la fuerza a los cristianos, y más tarde tomando parte activa en las revueltas populares, promovidas por la ambición de reyes y de príncipes mal avenidos. Aquella ciudad altiva y guerrera, circunvalada por murallas y protegida por los baluartes, ha desaparecido para dar lugar a la Villena del siglo XIX, rica próspera y feliz, viendo en el mejor estado su agricultura, obteniendo abundantes cosechas de granos, vinos y aceites; renaciendo su industria que se ocupa en tejidos de hilo y lana, en molinos de harina y aceite, fábricas de aguardiente, minas de cobre y de carbón de piedra. Carecía de buenas vías de comunicación, y hoy está dotada de ellas, pues aparte del ferrocarril que la une con la capital y de que dejamos hecho mérito  tiene las carreteras del Estado que dirigen a Madrid, Valencia, Alicante y Alcoy, y muchos caminos que le ponen en comunicación con el resto de la provincia.

        Los estrechos límites de una carta no permiten dar a los lectores de LA UNIÓN idea detallada de lo que he podido apreciar por mí mismo en Villena, durante los días que he permanecido en ella; bastan sin embargo con lo apuntado para comprender el floreciente estado en que se encuentra esa población.

        Ahora un deber de gratitud me obliga, aparte de este orden de consideraciones, a dedicar un recuerdo en estas mal pergeñadas líneas  a mis buenos y particulares amigos D. José Navarro Galiana, D. Victoriano López, D. Manuel Golf, D. José Mª Soler y D. José Menor, que durante mi corta estancia en Villena me han colmado de obsequios y atenciones, a que no sé como corresponder.

      De política no quiero decir una palabra, aunque mucho podría decirse; prefiero cerrar esta carta con un adiós a mi querida hermana T y mis sobrinas y así lo hago… pero, ahora se me ocurre un final mejor y lo pongo; es este: Villenenses, adelante por el camino del progreso, el ignorante sigue la rutina de sus abuelos; cualquier innovación le parece un crimen o un riesgo; dando por el contrario la instrucción al hombre de ideas, le predispone a una confianza mayor, y por consiguiente a la imitación y a la perfección; pueblos que como Villena cuentan con un Chapí, es decir, con una celebridad en el mundo del arte, deben vivir la vida de la inteligencia, la vida del espíritu, la vida de los grandes pueblos que olvidándose de las miserias terrenales, se perfeccionan para acercarse al gran arquitecto del Universo”.

Rafael Sevila
Villena, 8 septiembre 1883






Notas de prensa del accidente ocurrido en la plaza de Santiago el día 7 de septiembre de 1883   

EL SERPIS, periódico de la mañana
Alcoy, sábado 8 de septiembre de 1883

“De una catástrofe horrorosa que ha venido a turbar la alegría de las fiestas que se están celebrando en Villena, nos da cuenta una persona llegada ayer de aquella ciudad.
Habíase construido un tablado para que los músicos tocasen en él por las noches, cuyo tablado se hallaba lleno de gente, cuando circuló la voz de que se había escapado un toro; agolpóse la muchedumbre al tablado, ya antes sobrado recargado, el cual vino a tierra, pillando debajo a dos o tres infelices, de los cuales uno murió en el acto y otro debe haber muerto a estas horas. Además resultaron más de veinte entre contusos y heridos, de más o menos gravedad.
De sentir es tan lamentable catástrofe y en nuestro concepto debería exigirse la responsabilidad que quepa por el hecho, si hay lugar a ella”.
En otro apartado se cita lo siguiente:
“Escrito y compuesto el suelto en que damos la noticia de la desgracia ocurrida anteayer en Villena, recibimos nuevos detalles del suceso. El tablado que se hundió, estaba en la plaza donde habían de correrse vacas para divertimento del público, habiendo sido tal el número de los que se acogieron a aquel, al tiempo de soltar la primera vaca, que se hundió con el peso de la inmensa mole de tres o cuatrocientas personas que la asaltaron.
Si no se consistieran tan bárbaros divertimentos, no sucederían desgracias como esta y las hace pocos días ocurridas también por igual motivo en Muro, de que oportunamente dimos cuenta.
Para tranquilidad de las familias de los músicos de esta ciudad que se hallan en las fiestas de Villena, tenemos la satisfacción de anunciar que a ninguno de dichos artistas ha afectado la desgracia en poco ni en mucho”.
  
LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, Madrid
Sábado, 8 de septiembre de 1883

“El Gobernador Civil de Alicante en despacho telegráfico de las 12 y 13 de esta tarde, participa que según le comunica el comandante del puesto de la Guardia Civil de Villena, se ha hundido uno de los tablados en la plaza de Santiago, en el momento de correrse una vaca, resultando un muerto y varios heridos.
Se han pedido detalles al alcalde y se exigirá responsabilidad a quien corresponda”.

EL CONSTITUCIONAL, Valencia
Domingo, 9 de septiembre:
 “Se ha hundido la plaza de toros de Villena, resultado varios heridos”.

EL CONSTITUCIONAL DINÁSTICO, Alicante
Miércoles,  12 de septiembre:

“Ocho heridos y treinta contusos ha producido en Villena el hundimiento de un tablado en donde había multitud de gente apostada para presenciar la corrida de un novillo.
De los heridos graves, uno falleció a los pocos momentos.
Son de deplorar estas desgracias acaecidas por la falta de precaución”.

EL CONSTITUCIONAL, Valencia
Jueves, 13 de septiembre:

“De los heridos que resultaron a consecuencia del hundimiento de un tablado en la plaza de Santiago de Villena el día 8, de cuyo hecho dimos cuenta a nuestros lectores, han fallecido ya cuatro y algunos otros continúan en estado de bastante gravedad”.

 EL BIEN PÚBLICO, Mahón
Sábado, 15 de septiembre:

Un periódico de Alcoy da hoy, aunque pocos, algunos detalles de la catástrofe ocurrida en Villena.
Habíase construido un tablado para que las músicas tocasen en él por las noches, cuyo tablado se hallaba lleno de gente, cuando circuló la voz  de que se había escapado un toro: agolpóse la muchedumbre al tablado, ya antes sobrado recargado, el cual vino á tierra, pillando abajo a dos o tres infelices, de los cuales uno murió en el acto y otro debe haber muerto a estas horas. Además resultaron más de veinte entre contusos y heridos de más o menos gravedad.
El tablado que se hundió estaba en la plaza donde habían de correrse vacas para divertimiento del público, habiendo sido tal el número  de los que se cogieron a aquel, al tiempo de soltar la primera vaca, que se calcula en cuatrocientas las personas que asaltaron el tablado cuando se oyó gritar ¡el toro¡ ¡el toro¡”.

Nos hemos limitado a reflejar las noticias publicadas en la prensa de fuera de Villena. Esta información se puede complementar estupendamente con la crónica que figura en el libro "La Fiesta de los toros en Villena", que publicó en el año 2011 el escritor villenense César López Hurtado.

Chimo Sánchez Huesca