Páginas

Serenata Mourisca - Ruperto Chapi


Concerto Especial de Primavera 2014 - Teatro Municipal do Funchal | Special Spring Concert 2014 - Funchal Municipal Theatre

Zarzuela Familiar-Musica Clásica Ruperto Chapí

Carcelaras (Las Hijas del Zebedeo) - Victoria De Los Angeles

ESPECTACULAR FOTOGRAFÍA DEL TEATRO CIRCO CHAPÍ, febrero de 2012

En septiembre de 2009 publicábamos el artículo que figura a continuación, si bien lo publicamos nuevamente, incorporando una foto "excepcional" que hemos encontrado del citado "Teatro Circo Chapí". 
Presentamos tanto la foto, como el texto que figura al dorso de la misma.



El Teatro Circo Chapí se construyó en 1885 y era de madera. Estuvo funcionando hasta el verano de 1908, año en que se demolió.
En la Ofrenda de las Fiestas del 2009 la comparsa de Labradores realizó una maqueta del citado teatro.
Tras finalizar las Fiestas, dicha maqueta fue colocada en el primer vestíbulo del Teatro Chapí.
Ofrecemos dos fotos del antiguo Teatro, así como unas vistas de la citada maqueta.









La Caja de Ahorros de Alicante y Murcia y el legado de Ruperto Chapí -- 75º aniversario de la muerte de Ruperto Chapí - 1984

Con motivo del 75ª aniversario de la muerte de Ruperto Chapí,  en el año 1984 se organizaron en Villena una serie de actos en homenaje al Maestro.
La entonces Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, a través de sus obras sociales patrocinó varios de ellos, como fueron la conferencia de Luis Sagi Vela sobre Chapí, el II Festival de Música de Villena, la 4ª exposición filatélica, así como una exposición y un ciclo de conferencias, entre otros.
La revista Villena de aquel año dedicó cuatro artículos sobre la figura de Chapí, destacando los artículos de Antonio Fernández Cid y José Puche Acién.
A raíz de la preparación de la programación  para el 75 aniversario, los entonces responsables de las obras sociales, Mario Torregrosa y Miguel Torres contactaron con los familiares de Chapí, con el fin de ver la posibilidad de comprarles el legado musical y otra serie de documentos del Maestro. Llegaron a un acuerdo y se procedió a la compra correspondiente. Acontinuación, se procedió a su microfilmación y a partir de ahí, la biblioteca de la Caja en Villena amplió sus servicios con este importante apartado dedicado a Chapí.
 En aquel entonces, algunas bibliotecas de la entidad situadas en la Dirección de Zona de Novelda, se estaban especializando en importantes autores, como fue el caso de José Martínez Ruiz “Azorín”, en la casa museo de Monóvar y Jorge Juan en la Casa Modernista de Novelda, ambos inmuebles eran propiedad de dicha institución. Con respecto a Villena se tuvo la feliz idea de que la biblioteca “Príncipe don Juan Manuel” se especializara en la extensa obra musical del compositor villenense Ruperto Chapí Lorente.
Transcurrieron algunos años y las Casas de Cultura, entre otras cosas, pasaron a desempeñar el papel que hasta ese momento habían desarrollado las aulas culturales de la CAAM. Aprovechando la reinauguración del Teatro Chapí, la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia estimó que era conveniente efectuar la donación de todo ese material comprado a la familia Chapí, al Ayuntamiento de Villena.
El acto oficial de la entrega tuvo jugar el sábado siguiente a la reinauguración del Teatro Chapí en el porche de entrada al Teatro, antes del comienzo de la representación de la zarzuela de La Bruja. Firmaron los documentos de donación el presidente de la CAM don Vicente Sala y el alcalde de Villena don Vicente Rodes. El acto contó con la presencia de numeroso público, que aplaudió el excelente gesto de la Caja con Villena. Asistieron también representantes de la CAM y concejales del Ayuntamiento de Villena.
La pluma que se utilizó para firmar, fue cedida por el director de las Obras Sociales de entonces CAM Juan Navarro, según nos contaba él mismo;  y acto seguido, el Alcalde la ciudad entregó, al presidente de la CAM, una escultura institucional del Ayuntamiento de Villena, inspirada en el escudo de la ciudad. 

Foto de dicha escultura.



Lleva la siguiente dedicatoria:

“A la Caja de ahorros del Mediterráneo por su cesión al M.I. Ayuntamiento de Villena, del patrimonio del Maestro Chapí”.


Villena, 30 de abril de 1999

PLACA DE LA CALLE DEL MAESTRO CHAPÍ EN VALENCIA

Muy bonita, la placa que figura en la calle que la ciudad de Valencia dedica a nuestro insigne paisano don RUPERTO CHAPÍ LORENTE. 

Esta situada en un lugar extraordinario, junto a la basílica de la Virgen de los Desamparos.


Ruperto Chapí - Preludio de "Curro Vargas" (1898)

HOMENAJE DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL VILLENENSE AL MAESTRO RUPERTO CHAPÍ, Año de 1970

   Durante muchos años, era habitual que alrededor de la fecha del 25 de marzo, día en que falleció el compositor villenense Ruperto Chapí Lorente, la Corporación Municipal Villenense le tributara un homenaje de recuerdo hacia su insigne figura.

   Dicho homenaje consistía en una procesión cíviva que, partiendo de la Casa Consistorial, se encaminaba hacia el antiguo domicilio del maestro, situado en la plaza Vieja, continuando hasta el "Paseo" y en el monumento erigido en su honor, se depositaba una corona de laurel.

   En las fotografias vemos a dos conocidos concejales de aquella época, Faustino Alonso Gotor  y  Pedro Palao Llebrés.

   Lógicamente el acto siempre contaba con la participación de la Banda Municipal de Villena y era costumbre que, durante el trayecto, la pieza que interpretaban era de la zarzuela "El Puñao de Rosas".

   Gracias a nuestro paisano Francisco Domene Milán, que realizó estas fotos, hoy podemos recordar este acto.







Noticias del Correo Literario de Murcia en el siglo XVIII y Diario de Murcia en el XIX ; relacionadas con Villena


Correo de Murcia, Nº 66, del martes 16-04-1793. 
Capítulo XXII de la Historia de Murcia-El Tratado de Alzmirra

            Con estas nuevas, se convinieron el Rey de Aragón y su yerno en Alzmizra, donde se hallaba el Monarca, y en  los Cabdetes, donde el Infante tenía colocadas sus tierras; en esta vista acompañaron al Rey,  según Zurita[1]y Cascales[2], don Guillén de Moncada, el Maestre de Espital, don Ximen Pérez de Arenos Carroz, señor de Rebolledo, y algunos caballeros de la Casa Real. Al Infante los Maestres del Temple, hoy de Uclés, don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya, y otros Ricos-hombres, y Caballeros de Castilla y Galicia.
            Habiéndose visto ambos, y hablado en el campo, el Infante se partió al Real, a fin de ver a la Reyna, lo que consiguió, y después mandó el Rey entregasen a su yerno dicha villa de Almizra y su castillo. El Maestre dee Uclés, y don Diego López de Haroi, que acompañaban a don Alonso, suplicaron al Rey le diese la Villena de Xatiba, pues sabía muy bien la había ofrecido por Dote a su hija la Infanta, en los tratados ajustados por Diego García. A esta súplica respondió de consulta con la Reyna, y los Ricos-hombres, que dixesen al Infantye, que no pensase en tener a Xativa, ni otra cosa de su Señorio, pues nunca prometió nada de esto, y que quando él casó con la Reyna Leonor su tía, no se le dióp con ella tierra ni dinero, y que así no se hallaba obligado a dar en Dote con su hija más de lo que él recibió del Rey de Castilla.

            Insistiendo en esta demanda, se desazonó el Rey, pues las súplicas pasaron a amenazas, y al fin por la mediación de la Reyna, del Maestre, y de don Diego López de Haro, se convinieron el Infante y su Suegro, en que partiesen la tierra conquistada, por los antiguos límites de los Reynos de Valencia y Murcia, entregando a su yerno la Ciudad de Villena, Sax, los Cabdetes y Bugarra, y éste a su suegro a Enguera y a Muxen. La división de los límites fue de este modo, á Murcia se adjudicaron las poblaciones de Almansa, Sazaazul, y el rio de Cabriol, ó Cabriel, y al de Valencia, Castalla, Biar, Relleu, Saxona, Alarch, Finestrach, Torres, Polop, y la Muela cercana a Aiagues, y Altea, con esto quedaron convenidos, partiendo el Rey a Xatiba (que luego la tomó) y el Infante a Murcia.

            Luego que fue llegado a Murcia tubo cartas de su Padre el Rey don Fernando, que se hallaba en el cerco de Sevilla tiempo había, que le pedía socorro. Con cuya novedad se puso en camino, y uniendo sus fuerzas a las que había enviado el Rey don Jayme, y Mahomad Rey de Granada, Vasallo de don Fernando, consiguió el Rey Católico la rendición de Sevilla, y su Alcazar, éste, lunes 23 de Noviembre, y aquella Martes 22 de Diciembre de 1248. Murió el Rey don Fernando en dicha Ciudad a 30 de Mayo de 1252.


Correo literario de Murcia que principió el 1-9-1792 sobre varios asuntos correspondientes a  la política, física, moral, ciencias y artes.
Tomo III que comprende los meses de mayo a agosto.

Correo de Murcia - Correo literario de Murcia, tomo III; sábado 04-05-1793

Nº 71, capítulo XXIII de la Historia de Murcia - Apoyo de don Jayme I

            Recibida que fue la Embaxada del Maestre por el Rey don Jayme, dispuso un numeroso exertico, con el que baxo a la guerra contra los rebeldes de esta Ciudad, para la que el Papa Clement IV concedió Bula de la Cruzada a los que se hallasen en ella, cuya publicación hicieron los Obispos de Tarragona y Valencia. Los Capitanes destinados para el Exercito, fueron los dos Infantes hijos de don Jayme, llamados don Pedro y don Jayme: don Ramón de Cardona, y don Ramón de Moncada; ya por medio de estos o por las negociaciones del Rey, de día en día se iban entregando los rebelados de Villena, Elda, Castillo de Petrel, Nompot y Alicante, pasando de esta Ciudad a la reconquista de Murcia, en cuyo tiempo se hallaba el Rey en compañía de los dos Infantes, y el Obispo de Barcelona; tal eran sus dadibas, que atendidas por los de Elche, como del buen trato, y cariño que mostraba a todos los Pueblos que antes de intimarles se rindiesen, lo hicieron ellos, y sin dar lugar a que se presentase el Exercito entregaron la Torre que llaman de Calahorra, dexando en ella al Obispo para que no talasen la Vega.

De estas inmediaciones pasaron los nuestros a las cercanías de Orihuela, donde se presentó un hijo del Arraez de Crevillente, el que viendo preso a su Padre por el Rey de Castilla, pactó entregar la Villa al Rey don Jaume, y entregarle los Castillos, lo mismo que executó.

Con suavidad y cariño fue reconquistando en breve todos los que se habían rebelado, desde Villena hasta Alicante y Orihuela; permaneció en esta Ciudad como unos ocho días, y en este tiempo se le presentaron dos Almogavares de Lorca a media noche, los que dieron la noticia que los Moros venían por parte del Rey de Granada a socorrer a Murcia con ochocientos Ginetes, y dos mil peones bien armados, y mas, dos mil Acemilas cargadas; los mismos que habían pasado a puestas de Sol por Lorca.

Diario de Murcia, periódico de todo menos política y religión, nº 95, 22-04-1851.

Recuerdos históricos del Rey de Murcia – Acerca del Marqués de Villena
Murcia con el título de “Muy noble y muy leal”

            D. Diego López Pacheco, Marqués de Villena, atizaba el deseo que el rey de Portugal tenía de ceñirse la corona de Castilla y de Leon, que formaba la mitad de la ornaba las sienes de los reyes católicos Dª Isabel y D. Fernando. Para deshacer los temores del portugués, el de Villena lo estimulaba con el deber que tenía de proteger a su sobrina la infanta Dª Juana, hija del rey difunto D. Enrique IV, asegurándolo que la mayor parte de los grandes de Castilla estaban decididos a tomar partido por él, haciéndole al efecto reseña con ellos, como eran el duque de Arevalo, el de Aburquerque, el Maestre de Calatrava, el conde de Benavente, el de Ureña, el arzobispo de Toledo, el duque de Alba, el marqués de Cádiz y otros, con las ciudades de Toledo, Burgos, Leon, Córdoba, Ecija, Jerez y Baeza, y todo lo principal de Andalucía.

            Vistas las instancias repetidas del marqués, el rey de Portugal, que a la sazón se encontraban en Estremoz, reunió consejo para ver el partido que debía tomar. Cada cual opinaba y aconsejaba al rey lo que le parecía más arreglado a sus ideas; los jóvenes, como es natural, y principalmente el príncipe D. Juan, estaban por la guerra, siendo de su opinión la mayor parte. D. Fernando, duque de Berganza,, estaba por la paz, como hombre más pensador y maduro, y porque presentía además las desgraciadas consecuencias de aquella guerra.

            El rey de Portugal optó por la guerra, y se hicieron los aprestos para la campaña.

Todo el reino se hallaba en movimiento; la guerra amenazaba interior y exteriormente.

            Los reyes católicos declararon rebeldes a todos los grandes que apoyaban al de Portugal y muy principalmente al marqués de Villena, autor de aquella sedición. Despacharon correos a varios pueblos para que se alzasen contra el marqués y demás parciales suyos, encargando particularmente a D. Pedro Fajardo, adelantado de Murcia, hiciese la guerra al de Villena.

            Las campaña se abrió por el reino de Valencia, en el marquesado de Villena.

            Los vecinos de Alcaraz se alzaron a nombre del rey y su alcaide, que era vasallo del marqués, no queriendo tomar parte en el alzamiento, se encerró en el castillo al que cercaron, y dieron enseguida aviso al rey de lo ocurrido.

            Conociendo este lo importante que era ocupar su ciudad, despachó en su socorro a D. Alonso de Fonseca con trescientos caballos y al Maestre de Santiago, con otros trescientos caballos e igual número de peones. Sabedor el enemigo de este movimiento, dispuso por su parte que marchasen sobre la ciudad D. Rodrigo Telloz de Girón, Maestre de Calatrava, y el conde Ureña su hermano, y el conde de Cádiz, con gente de toda Andalucía, con la idea de proteger al alcaide.

            Tanta prisa se dieron unos y otros que llegaron a la vista de la plaza al mismo tiempo, por cuya razón estuvieron a punto de dar la pelea, pero como lo que más les importaba era ocupar aquella, suspendieron por entonces las hostilidades.

            El adelantado de Murcia D. Pedro Fajardo con cuatrocientos caballos y gran número de gente de a pie, llegó en esta sazón y a hora en que estaba aposentado ya el ejército por ser después de puesto el sol. Despachó un oficial para que fuese a pedir al Maestre de Santiago le indicase el sitio donde había de alojarse él y sus soldados. Enojado el Maestre por su tardanza, le contestó que lo hiciesen en la ciudad de Alcaraz. Vuelto a presencia del adelantado y dándole esta contestación, dispuso este que desde luego cumpliesen la orden del Maestre.

            La noche extendía ya su manto sobre la naturaleza, su silencio solo era interrumpido por grito de alerta de los centinelas que guardaban el recinto de ambos ejércitos; el intrépido Fajardo y sus briosas huestes aprovechándose de la oscuridad, se encaminaron con gran silencio a los muros de la ciudad, a examinar el punto más a propicio para penetrar en ella. Apenas empezaba a despuntar el alba cuando el escuadrón murciano, apellidando el nombre del rey traspasaba sus murallas y se unía a los vecinos de Alcaraz.

Con este refuerzo pusieron al alcaide en la necesidad de rendir el castillo, que lo hizo por medio de tratados con el Maestre de Santiago y D. Pedro Fajardo, en los que se le concedía la seguridad de su vida.

Este desenlace obligó al enemigo a retirarse, saliendo fuera del marquesado de Villena, y fue principio de una serie de victorias, con las que los reyes católicos aseguraron la paz interior y exterior de su reino, concediendo por tan honrosa jornada, el título de muy noble y muy leal a la ciudad de Murcia, con otras mercedes como se ve en la carta que los mismos reyes escribieron al consejo y demás autoridades de esta ciudad a 10 de abril de 1477.




[1] Libro 3 de los Anales cap.44
[2] Discurso I.cap. 13

Itinerarios musicales de Ruperto Chapí - 1893


Última representación de El Rey que rabió en Santa Cruz de Tenerife

En el teatro Principal última representación de tan aplaudida zarzuela cómica en tres actos y ocho cuadros.

El Liberal de Tenerife, 10-01-1893

Fotografías íntimas: don Ruperto Chapí. Recuerdos de su etapa de músico mayor. Impresiones en su despacho sobre su obra y el futuro de la ópera en España

Por aquel tiempo radiante en que, dormida la imaginación con el dulce sueño de la niñez, todas mis ilusiones se cifraban en hurtar de la petaca materna dos o tres pitillos, e írmelos a fumar a las alturas en que hoy se halla enclavada la Cárcel Modelo, contemplando a la vez las maniobras de la tropa, sonó en mis oídos, por primera vez, el nombre del ilustre compositor. Un día, los compañeros de novillos que todas las tardes asistíamos a la instrucción del tercer regimiento de artillería a pie, nos encontramos con una novedad: la banda, huérfana de dirección, tenía músico mayor; un jovenzuelo imberbe, que, apurando mucho, rayaría en los veinticuatro o veinticinco años. Paso por paso seguimos los camaradas de colegio la obra reorganizadora del barbilampiño maestro, y al mes podía escucharse y verse la magnífica banda de la bomba en el cuello; era una orquesta. Entonces supe cómo se llamaba el que, con la varita mágica de su talento artístico, había realizado tamaña empresa: don Ruperto Chapí.

Acaso es una manía singular, pero yo concedo gran atención a los objetos familiares e íntimos de los grandes hombres; creo que la espada de un héroe, o la pluma de un literato, tienen derecho a ser veneradas; dicho se está que la importancia de tales útiles sube de punto cuando se trata del piano de un compositor. Pensando en el que se hallara, si no concebida, interpretada por primera vez a lo menos, la partitura de La Bruja, en las teclas que tradujeron en sonidos, estremeciéndose de gozo, la bucólica canción de Tomillo y el onomatopéyico terceto de los zahoríes, llamé a la puerta del genial artista, pasé tarjeta y aguardé… Qué ocasión tan oportuna de contemplar a mis anchas el soñado instrumento.
El gran compositor posee uno de los despachos más lujosos y elegantes que he visto, con dos balcones que se abren a la Carrera de San Jerónimo; la calle aristocrática reclamaba una estancia distinguida. Los muebles son de roble, estilo Renacimiento; las sillas, con clavos triangulares; los estantes de los libros, con afiligranada crestería; el sillón presidencial de alto respaldo. Tapando las puertas caen recios cortinones de terciopelo rojo y obscuro con bordados de seda negra. En los muros, varias coronas de laurel con grandes cintas, y multitud de cuadritos, de óleos, de acuarelas, de dibujos, y por todas partes, en veladores, sobre los armarios, donde haya un hueco en qué colocarse, infinidad de estatuillas, jarrones, barros cocidos, termómetros artísticos, objetos de mayólica, albums, bustos de bronce, cuanto pudiera desear el más espiritual de los cronistas parisienses para sus habitaciones de soltero. En la mesa de trabajo, un atril. A un lado, mudo, con la tapa ocultando las teclas, el instrumento que los ojos anhelaban descubrir, con el que la mente loca ansiaba, en sus entusiasmos, celebrar una interview, como ahora se dice, preguntándole sus impresiones: el piano de La Bruja.

La entrada del maestro en el despacho córtame el hilo de mis monólogos. Pregúntole por el piano de marras, y, oh realidad horrible, que nada respeta y echa por tierra las creaciones más ricas de la fantasía…El gran compositor me oye sonriendo, y me replica con sencillez, revelándome, sin darle importancia, la espontaneidad de su numen:

--Lo vendí; pero le advierto que apenas compuse en él nada de la partitura… Yo lo toco muy mal, y la mayoría de lo que escribo va al teatro según se me ocurre, distribuido sólo el instrumental…Yo sé el efecto que produce cuando se lo oigo a las partes al piano, y a veces, hasta que no baja a la orquesta la obra, no la conozco.

Tal afirmación se halla comprobada por la experiencia… Para encontrar otra fecundidad semejante, hay que retroceder al siglo de oro de nuestra literatura, y acordarse del Fénix de los Ingenios… Chapí, el mismo lo confiesa, no agarra el pentagrama sino cuando la necesidad y los compromisos con las Empresas le obligan… Quizás contribuye a tal efecto el desaliento… La zarzuela seria languidece, agoniza; no hay cantantes ni libretistas ni compositores; el público la vuelve la espalda… El ilustre maestro había soñado con regenerarla, con evitar su derrumbamiento…

Sólo que se queda corto en su aspiración, o quizás la esconde en lo más profundo de su espíritu… Y es lástima… El que ha compuesto la Fantasía Morisca y la Bruja, es, ante todo y sobre todo, dejando a un lado otras supremas bellezas, otras hermosuras incomparables, reveladoras del genio, un autor español, y por ende debe de ser el pilar de mármol pentélico que, con el insigne Bretón, sostenga sobre sus hombros robustos el gigantesco edificio futuro de la ópera nacional…
JUAN LUIS LEÓN
Blanco y Negro; p.13, 13-05-1893

Vacaciones de Verano de la familia Chapí

El liberal de Gijón de fecha 30-07-1893 dedica un apartado a los famosos que disfrutan  en dicha ciudad la temporada veraniega y entre los asistentes destaca a la familia del reputado y compositor don Ruperto Chapí.

Representación de La Calandria en Santa Cruz de Tenerife

Se informa de la celebración de la primera función de abono, la compañía cómico-lírica que inauguró sus representaciones el domingo último. Esta función tuvo lugar en la noche de ayer, y en segundo lugar se representó  La Calandria, juguete cómico-lírico, libro de Ramos Carrión y Vital Aza y música de Ruperto Chapí.
Tanto Ramos Carrión como vital Aza, son de nuestros autores dramáticos contemporáneos que más se distinguen en el género cómico. Escritores festivos y chispeantes, sin apelar a la desvergüenza para promover la hilaridad, saben crear con argumentos sencillos, situaciones y escenas realmente cómicas.
No han desmentido dichos señores en La Calandria, su fama de escritores festivos, y prueba de ello son las frecuentes risas del público durante la representación. De la música bastará decir que es del maestro Chapí, agradando mucho los diversos y bonitos números que tiene el juguete. El señor Infante caracterizó bien el papel de cesante y la señora García hizo una chula madrileña deliciosa, cantando con chispa los aires populares.
Concluyó la función con la preciosa zarzuela La Leyenda del monje. Gustó esta pieza más que la primera noche, siendo aplaudidos tanto la señora Font en la romanza de Martina que cantó con bastante gusto, como la señora Reparaz y el señor Rihuet en el dúo de Olvido y Valentín, repitiéndose ambos números.
EL REVISTERO
El liberal de Tenerife, 08-11-1893

Estreno de Los mostenses en Madrid

El anhelo del público de Madrid por buscar distracciones se demostró la noche en que se estrenó la zarzuela Los Mostenses, anunciada como un acontecimiento artístico, con la garantía del nombre de Chapí, autor de la música, y preparada con grande aparato y sin escatimar gastos de ningún género por la empresa del teatro de la calle de Jovellanos. La zarzuela, ese género híbrido, que crispaba los nervios eminentemente artísticos del inolvidable Alarcón, que hizo contra él enérgica campaña, será siempre del gusto de una gran parte del público español, de la que forma la honrada burguesía, que gusta de que la distraigan y regocijen, sin pararse mucho ni poco en los elementos estéticos de las producciones. El lego de Los Magyares, los soldados de El sargento Federico, las cantineras de Catalina, los estudiantes de Llamada y tropa, los cortesanos de El dominó azul y de Jugar con fuego, los hombres de mar de Marina, todo esto es eminentemente simpático á ese público bonachón y contentadizo, que no ha dejado de acudir al teatro de la calle de Jovellanos cuando se le ha llamado con los alicientes de La Bruja, El Rey que rabió, la Tempestad y El Reloj de Lucerna.

Los autores del libro de Los Mostenses habían acumulado todos los elementos que hicieron célebre el género: coros de estudiantes, de educandas y monjas de convento, de aldeanas enamoradizas y bailarinas, de alguacilillos cobardes y medrosos, barberillo apaleado, estudiante intrépido, mandadero ridículo, fraile glotón y pedigüeño, tutor a lo Don Bartolo, pupila a lo Rosina, abadesa simplona e inocente como la de las comendadoras que dejó escapar a doña Inés. Nada faltaba en el libro, y la música ofrecía en abundancia pasacalles y jotas animadísimas, romanzas inspiradas, coros chispeantes. ¿Qué extraño es, pues, que la empresa no omitiese gastos para presentar un decorado brillantísimo, en el que ha habido interior de molinos y mesones, claustros de conventos, tejados y huertas y paisajes, que desdeñando el orden cronológico eran un día de primavera, otro de riguroso invierno, con todos los accesorios de la nieve y de la helada y al siguiente de abrasador estío, con todos los detalles de la recolección?

Pero, a pesar de todo esto, la obra no ha gustado, hundiéndose el libro, saliendo a salvo algunos números musicales y obteniendo sólo completo triunfo las decoraciones, que fueron, con justicia, muy aplaudidas. El teatro, siguiendo por las corrientes por donde marcha, va a quedar reducido á esto, a música y pintura, a notas que alegren y regocijen y a combinaciones maravillosas de luz y de color que distraigan sin hacer pensar y, sobre todo, sin conmover hondamente á los que están interesados principalmente en hacer una buena digestión.

Además, los estrenos se van haciendo imposibles en Madrid para la gente pacífica que va a pasar agradablemente el tiempo en el teatro, pues a las primeras representaciones de las obras asiste un núcleo de amigos de los autores y de la empresa dispuestos a que el éxito sea colosal, y otro núcleo de gente descontentadiza y mal humorada que nada encuentra bueno y aceptable. Los unos aplauden a rabiar en cuanto hay el menor pretexto de aprobación; los otros patean y protestan en cuanto la cosa más pequeña les desagrada, y se entabla durante la representación una lucha de siseos y de palmadas que se suele convertir en algo más contundente durante los entreactos, con disgusto, y a veces con riesgo, del público imparcial que paga en la taquilla su dinero para distraerse tranquilamente.

            Pero ¿no pasa lo mismo que en los teatros en el país? En cuanto surge una cuestión importante, los bandos se apasionan; los unos exageran precipitándose por las pendientes del arrebato; los otros se estancan en los lagos de la indiferencia, y el elemento neutral, la masa del país, suele ser la que paga los vidrios rotos, como el infeliz contribuyente paga los errores de los políticos y el desbarajuste de la administración.

Chorizos y polacos en los coliseos, bandos y banderías fuera: ésta es una calamidad nacional, de la que no nos hemos librado todavía.
La Ilustración Ibérica, Barcelona, 16-12-1893


CONCIERTO CON LAS CAMPANAS DE SANTA MARÍA - Mercado Medieval del 2003


ESCUCHAR LOS TOQUES DE CAMPANAS DE SANTA MARIA DE LA ASUNCIÓN DE VILLENA





Dentro de los actos que se programaron en la celebración del Mercado Medieval del año 2003, que organiza la Asociación de Vecinos del Rabal, en la noche del sábado 15 de marzo de dicho año se llevó a cabo el primer concierto de toques de campanas, que estuvo realizado por un grupo de vecinos del citado barrio.

Ofrecemos seguidamente un resumen los distintos toques. Dicha crónica figura en la página web del Gremio de Campaneros de la Comunidad Valenciana y en ella se pueden escuchar los distintos sonidos de las campanas.






DESDE LA TORRE DE SANTA MARÍA, 15 de marzo de 2003

Interesante reportaje fotográfico realizado en la mañana nubosa del sábado 15 de marzo del año 2003 en la Torre de Santa María.

Son muchos los detalles que podemos observar y vamos a citar algunos:

las dos campanas de la Torre del Orejón; el interior de la cúpula de la torre de Santa María; la maquinaria del reloj; las campanas antes de la limpieza y reparación que se les hizo y unas vistas curiosas del castillo de la Atalaya y del Rabal.


Las fotografías fueron realizadas por VELIUS.















VILLENA - CRÓNICA DE LA SEMANA CULTURAL DE "EXPOFIESTA 83"





EXPOSICIÓN DEL III CONCURSO DE FOTOGRAFÍA DE AUTOR, ORGANIZADO POR LA AGRUPACIÓN FOTOGRÁFICA VILLENENSE, Septiembre de 1976

Dicha exposición estuvo abierta del 4 al 15 de septiembre de dicho año. En las fotos podemos ver a tres grandes fotógrafos de nuestra ciudad y directivos de la citada asociación: 

Florentino González Martín, Angel Conejero Navarro y José Plá Arques.




A ti Manué. Autor.- J. J. Puntas. Canta, VERÓNICA CARMONA


Banda Municipal de Música de Granada - 2016

Belleza y locura, por Rino Stefano | Especial Prado | El País Semanal





Para celebrar el bicentenario del Museo del Prado, Rino Stefano y sus colaboradores han realizado un relato en vídeo, producido por El País Semanal, animando una treintena de cuadros de la pinacoteca.




Itinerarios musicales de Ruperto Chapí - 1892


Representación en Alicante de la obra El mismo demonio

Anoche se puso en escena El mismo demonio, producción que aunque nada de notable ofrece, fue del agrado del público, singularmente el segundo acto, en que abundan los chistes ingeniosos y agudezas de buena ley.
El libreto tiene el mérito que dejamos consignado, y la música, aunque ligera, tiene bastante inspiración, como obra del fecundo talento musical Ruperto Chapí.

El Eco de la Provincia; Alicante, 06-01-1892

El esclavo o la venida del  Mesías

TEATRO-CIRCO. La última obra estrenada por la compañía Bernal, ha sido la zarzuela en dos actos El esclavo o  la venida del  Mesías.
            Escrita para  las Navidades, la letra entretiene, y la música deleita. Verdad es que esta es de los señores Chapí y Giménez.
 La interpretación ha sido muy esmerada por todos los artistas.

El Eco de Cartagena, 18-01-1892
Estreno de La bala del rifle en el teatro de la Zarzuela

El numeroso público que acudió anteanoche al teatro de la Zarzuela, iba sin duda atraído por el nombre del señor Chapí, autor de la música de La bala del rifle.
Ignoraban casi todos quien era el autor del libro y aun sabido hoy su nombre hay muchos que no le conocen.
Nosotros sí sabemos que es de Federico Jaques y autor de entre tantas obras, de una sola que gustó, Cuba libre.
Existía una gran desproporción entre la música y la obra. Excelente música, que no fue apoyada por el libreto. El preludio de Chapí fue repetido tres veces.

El Liberal, 08-02-1892

 Representación de Los Lobos Marinos en Tenerife

En el teatro Principal  hoy se representará Los Lobos marinos, zarzuela cómica en dos actos y tres cuadros, original de los señores Ramos Carrión y Vital Aza, con música de Ruperto Chapí.

El liberal de Tenerife, 11-02-1892

Representación de Las doce y media y sereno y la Leyenda del monje en Tenerife

Función para hoy en el teatro Principal, Las doce y media y sereno, libro de Ricardo Manzano y música de Chapí.
Y también La leyenda del monje, una chistosa zarzuela en un acto y en prosa, libro de los señores Arniches y Cantó y música del popular maestro Ruperto Chapí.

El Liberal de Tenerife, 17-02-1892

Interpretación de Las Carceleras en el teatro Real

Se informa de que el próximo martes tendrá lugar  en el teatro Real, el beneficio de la eminente diva señorita Pacini, cantándose la ópera de Donizzetti, Lucía.
En los intermedios de la ópera cantará la distinguida diva tres distintas piezas musicales, de gran dificultad como son, Myssoly, del maestro David; un aria de la ópera de Mozart La flauta mágica y las célebres Carceleras del maestro español Chapí.

Concierto de la Sociedad de Conciertos en el Teatro de Príncipe Alfonso

A dicho concierto asistió S.A. la infanta Isabel y en la última parte del mismo se interpretó el poema sinfónico Los Gnomos de la Alhambra, compuesto por Ruperto Chapí. Se hubo de repetir el segundo tiempo  (Conjuro), debido a los nutridos aplausos.

Ambas noticias se publicaron en:
La Correspondencia de España, 06-03-1892


 Estreno en Barcelona de El Rey que rabió

Anoche se estrenó en el teatro Principal de Barcelona dicha zarzuela. El éxito fue extraordinario, al igual que ya sucedió en Madrid y en cuantas poblaciones se ha representado.
Entre atronadores aplausos se repitieron todos los números de música.
Los autores y la señorita Soler Di-Franco, la señora Fabra y los señores Berges, Soler y Gimeno fueron llamados a escena multitud de veces al final de todos los actos.
Los autores de El Rey que rabió recibieron una de las ovaciones más grandes que en el teatro se pueden recibir.

La Correspondencia de España, 09-03-1892

Éxito de Las Carceleras en el teatro Real

            En el concierto que, anteriormente indicamos que se iba a llevar a cabo en el teatro Real, fue un grandioso éxito la representación de Las Carceleras del maestro Chapí, teniéndolas que repetir dos veces más entre entusiastas aclamaciones, ruidosos aplausos y en medio de una lluvia de flores.
            La orquesta estuvo dirigida por don Manuel Pérez.

La Correspondencia de España, 09-03-1892

Oratorio Los ángeles

La partitura de Los ángeles, oratorio fantástico, original de Chapí será ejecutada mañana en el concierto que dirigido por el maestro Mancinelli, se verificará en el teatro del Príncipe Alfonso.
Chapí escribió este oratorio en el año 1880, y allá por el mes de febrero de ese año, puso en él la última nota. Era entonces pensionado de mérito en la Academia de Bellas Artes de España en Roma, y aunque residía en Madrid, cumplía perfecta y religiosamente los deberes que le imponía en reglamento de la Academia, en lo relativo a la composición de obras, y en cumplimiento de esos deberes escribió la partitura del oratorio que bautizó con el poético nombre de Los ángeles.
En marzo del ya citado año de 1880 el ilustre maestro Arrieta, en honor del eminente violinista Pablo Sarasate y para dar a conocer la obra de Chapí, organizó en el salón-teatro del Conservatorio un gran concierto vocal e instrumental, que se celebró con inusitada brillantez. Perfectamente dispuesto, bien dirigido por Monasterio y compuesto de obras escogidas, fue aquel uno de los conciertos más lucidos y agradables de los que en Madrid se han celebrado. Por espacio de mucho tiempo conservó memoria de él el público que tuvo la suerte de asistir al Conservatorio.
El oratorio de Chapí fue el más aplaudido.

“Es - decía al día de su audición un periódico – una obra de formas severas y acentuadas, que demuestra mucha ciencia y no poca inspiración. La parte instrumental, sobre todo, está muy bien tratada y ofrece pasajes bellísimos que conmueven hondamente al auditorio. Hay en toda ella bastante sentimiento  y domina y resalta la expresión verdaderamente religiosa, aunque con tendencia algo dramática, como acontece de ordinario en esta clase de composiciones.
De la región de oriente sale un ángel de alas de fuego y deslumbrante vestidura: cruza rápidamente los aires y el sonido de su trompeta de oro llena la tierra.
Para describir esto ha escrito el señor Chapí un trozo instrumental inspiradísimo, quizá el más notable del oratorio. También el coro de los mortales implorando perdón, es de gran efecto.”

            Este oratorio lo estrenaron en Madrid las señoritas Buireo y Massanet y los señores Blasco y Nerga, que cumplieron con acierto su cometido, así como las alumnas del colegio que formaron el coro.
            Aquella noche el auditorio aplaudió todos los números e hizo una ovación a Ruperto Chapí. Entonces todavía luchaba éste con el público que poco tiempo después le mimaba como a su autor favorito, y a quien hoy ha esclavizado a fuerza de talento y laboriosidad. Así pues, en 1880, el oratorio tuvo un éxito grande, no es arriesgado aventurar que mañana, en 1892, tendrá un exitazo.
            La letra de Los ángeles la escribió el notable poeta, académico de la Española y de Bellas Artes, Antonio Arnao.

La Correspondencia de España, 26-03-1892

Las campanadas

TEATRO-CIRCO. Las campanadas, zarzuela en un acto, letra de Arniches y Cantó, música de Chapí, ha sido el último estreno verificado en el Circo.
Por cierto que ha tenido mucha fortuna.
Después de convenir en que el asunto de la obra es igual al que sirvió de basé á otra zarzuela titulada La campana de la ermita, fuerza es confesar que está desarrollado, en la actual, con mucha gracia y cuajado de chistes el diálogo, algunos de los cuales huelgan por su color verde subido. Y esto es más lamentable si se tiene presente, que no había necesidad de recurrir á ellos para excitar la hilaridad general.
 La partitura es original, de buena factura, elegante é inspirada.
Todos los números reúnen estas condiciones, pero sobre todos el coro de vendimiadores, cuya delicadeza y frescura le hacen superior á todo elogio.
Basta por sí solo este número para dar reputación a un maestro. En el estreno se cantó tres veces tan lindo obró.
            En una palabra, la zarzuela en cuestión, vale mucho, y todo el público irá á verla. Los Sres. Arniches, Cantó y Chapí han dado unas Campanadas muy sonoras.
Los artistas interpretaron con acierto sus respectivos papeles.
El coro general dijo sus números magistralmente,
Bien la orquesta.
El borrico, falto de ensayos.
El Eco de Cartagena, 13-6-1892

Las no vacaciones de Chapí

Resumen de un artículo publicado en El Día por don Enrique Sepúlveda:
Ruperto Chapí, esclavo de sus deberes, no se ha permitido este año el lujo de descansar y está pasando el verano en el horno, del que han de salir en breve plazo las obras siguientes:

La czarina, zarzuela en un acto, letra de Estremera.
Vía libre, zarzuela en un acto, -del género gordo según dice el maestro- letra de Arniches y Lucio.
Los cariños de Blasilla, obra en dos actos, corte de opereta y ribetes de zarzuela a la antigua.
Una zarzuela cómica, en tres actos, de Fernando Manzano, que se estrenará en el teatro de Jovellanos a primero de diciembre próximo.
Y otra zarzuela, en tres actos también, de Arniches y Cantó, para el mismo coliseo.

La Correspondencia de España, 24-08-1892

Aumento de precios por ver El Rey que rabió

La compañía, cuyos directores son José Gil y José Rius, estaban planificando las distintas obras a representar en Palma de Mallorca y comentan que los aplicarán, en atención al público,  los precios ordinarios, salvo  en la popular obra de los señores Vital Aza y Ramos Carrión y música de Ruperto Chapí, denominada El Rey que rabió, debido a que el exclusivismo y derecho de estreno, sin contar los literarios, cuestan 2.000 pesetas; más tres decoraciones nuevas pintadas por el reputado escenógrafo señor Bermúdez y 200 trajes confeccionados por la acreditada sastrería de don José Tomás de Valencia, con estos gastos inmensos será la única obra que en sus cinco únicas representaciones  sufrirá un pequeño aumento en entradas y localidades.
El repertorio de la Compañía es de lo más selecto y divertido.

El isleño; Palma de Mallorca, 17-10-1892
El Noticiero balear, 18-10-1892
   
Representación de Las tentaciones de San Antonio

En el teatro Principal de Gerona, la función para el día 10 de noviembre de 1892, a las ocho y media,  es la siguiente:
1ª La acreditada zarzuela en dos actos, de los señores Camprodón y Arrieta, en la que debutará el tenor Barella, titulada Marina.
Estreno de la divertida zarzuela en un acto, letra de los señores Ruesga y Prieto y música de Ruperto Chapí, titulada Las tentaciones de San Antonio.
La Lucha; Gerona, 10-11-1892
Acabada la zarzuela de  Los mostenses
Los Sres. Arniches, Lucio y Cantó han terminado ya el libro de su zarzuela en tres actos, Los Mostenses, que, con música del maestro Chapí, se estrenará, durante la temporada actual, en el teatro de la calle de Jovellanos.
Las Provincias de Levante, Murcia 01-12-1892

Un comentario de Emilia Pardo Bazán sobre Ruperto Chapí

Realizando la citada escritora un comentario sobre la temporada tan desastrosa  del teatro Real, indica:
Uno de los indicios de disgusto más prudentes, es el de mandar callar los aplausos. Y esto y lo otro hizo el público anoche en el Teatro Real, cuando se estrenaba la ópera de León Carvallo, Pagliacci anunciada con bombo y platillo como novedad musical de la temporada.
Pagliacci me parece más que ópera, opereta, O para decirlo en castellano, zarzuela con pretensiones, no diré que leí todo injustificadas, porque tiene algunos trozos delicados y bonitos, pero al cabo pretensiones. Con poco que pusiese de su parte Chapí, escribiría diez óperas como Pagliacci no; diez veces más frescas, más inspiradas, más originales, más vivientes.
Emilia Pardo Bazán
05-12-1892
El Eco de Cartagena, 09-12-1892