Páginas

CREACIÓN DE LA “FIESTA DEL PASODOBLE" – Villena, 1917


                           Revisando el contenido de los programas de Fiestas de los años 1916 y 1917, nos situamos primeramente en el día 5 de septiembre de 1916 y destacamos lo siguiente:

-          A la una de la tarde marcharán el Clero y las Autoridades al santuario de las Virtudes, para conducir procesionalmente a la Sagrada Imagen a Villena.

-          A las tres “Bendición de la Bandera de Moros Nuevos” en la parroquia de Santiago, amenizando el acto una banda de música.

-          A las cuatro y media “Entrada de Comparsas” desde la Losilla, con las músicas contratadas  por el orden siguiente:

Banda “Juventud Musical Villenense”
Moros Viejos con la de “Petrel”
Moros Nuevos, con la de “Muro”
Romanos, con la de “Alfafara”
Bando Marroquí, con la de “Ayelo de Malferit”
Estudiantes, con la de “Salinas”
Marineros, con la de “Fuente la Higuera”
Cristianos, con la de “San Vicente”

Las cuales, recorrerán las calles de costumbre hasta llegar a las afueras de San Sebastián, donde harán “SALVAS DE ARCABUCERÍA” a la llegada de la Virgen.

Pasamos al programa de 1917  y más exactamente, en el apartado donde se describen los actos del día 5:

“A las doce del día, un repique general de campanas anunciará el principio de las Fiestas. A esta hora, todas las músicas de las comparsas, uniformadas, estarán en la plaza de Santiago; las que, al izarse en el balcón del Ayuntamiento el pabellón de la ciudad, ejecutarán la Marcha Real. Acto seguido empezará

LA FIESTA DEL PASODOBLE

desfilando los Exploradores con su banda de cornetas y tambores, y las demás músicas, por las calles de Ramón y Cajal, Joaquín Mª López, Corredera, Maestro Caravaca, Mayor y plaza de Santiago.

A las cuatro,
ENTRADA DE EXPLORADORES

con su banda de cornetas y tambores, desde la Losilla a las afueras de San Sebastián, donde evolucionarán mientras llegan las Comparsas”.

 Las bandas de música que participaron en dicho año con las comparsas fueron:

“Petrel” con los Moros Viejos
“Muro” con los Moros Nuevos
“Bocairente” con los Romanos
“Beneficencia de Alicante” con el Bando Marroquí
“Salinas” con los Estudiantes
“Biar” con los Romanos
“Crevillente” con los Cristianos

Estas siete bandas, junto a la “Juventud Musical Villena” y la de los "Exploradores" fueron las primeras en realizar:

EL PRIMER DESFILE DE “LA FIESTA DEL PASODOBLE

Joaquín Sánchez Huesca


APADIS, Haciendo camino en el tiempo

Recuerdos  y momentos de APADIS, con textos de Caty Estevan























"Garrincho", el pintoresco rincón del campo que inspiró a Ruperto Chapí para la composición de la obra "Margarita la Tornera" - Monóvar

En la  carretera de Monóvar a Pinoso, durante la madrugada y entre el oro nuevecito del sol. Un viento furibundo pretende parar los diez caballos anónimos del auto. El coche enhebra, rápido, el paisaje por los ojos de las portezuelas. Se suceden a ambos lados los amplios viñedos y las tierras de pan llevar; los festones de álamos y los liños de algarrobos e higueras. El pino y el olivo—árboles frioleros— se visten de verde y de plata; colores hasta cierto punto táuricos. Los demás árboles nos muestran sus esqueletos grises entre los cuervos de las cepas. Junto al eriazo—improductivo y haragán—el dilatado y laborioso bancal de viña. El barbecho—hogaño «parado» y antaño trabajador—pone la nota ecléctica entre uno y otro, y adquiere un sentido social de bancal huelguista. Todos unificados en la parda matriz de la tierra.

El coche es ahora un avión que roza las nubes terrestres de los olivos. Y van quedando atrás, raudamente, esfumados en la lejanía, los caseríos de Chinorla, Mañán, Chinorlet y Culebrón. Cambiamos la carretera jalde por un camino moreno, y el coche lo devora presto con los colmillos de los faros. Aprisiona el paisaje ahora la bambalina de los montes. Podría servir de escenario a La Malquerida o a un drama de Víctor Cátala; una de esas tragedias rurales sin complicaciones escenográficas rusas. Cruzamos por Úbeda—una Úbeda alicantina, sin cerros ni acento, llana por partida doble—, donde las casas yacen torradas por el sol, porque a todas «les está pequeña» la gorra del tejado. En algunas fachadas las típicas ristras de bermejos pimientos diagnostican las héticas bocas de las ventanas. El paisaje, desnudo y gris, sufre ahora—al dejar atrás Úbeda—un cambio brusco. Una inmensa alcatifa verde se tiende ante nuestros ojos. Pasamos bajo el palio rumoroso de un pinar. Ya estamos en «Garrincho», la deliciosa finca levantina que cobijó dos meses al egregio Chapí. Pinos, muchos pinos apretados en la Sierra suave y muelle, rodeando una casa cuyo clisé hay que buscarlo en las páginas camperas de Antonio Azorín.




CON EL DUEÑO DE LA FINCA

Departimos unos minutos la charla con el culto y amable propietario de «Garrincho», don Amador Hurtado Sanz. El señor Hurtado Sanz, íntimo amigo del que fue en vida decano del Colegio de Abogados de Alicante, don José García Soler, se vio sorprendido un día por una petición de éste. El maestro Chapí—que era como un hermano para el señor García Soler—anhelaba terminar una obra en un lugar apartado y silencioso. «Garrincho» podría ser muy bien ese lugar. Don Amador Hurtado, honrado con la proposición de albergar en su finca a tan ilustre huésped, accedió muy gustoso.

 —Una mañana—nos dice—llegaba Chapí a la estación de Monóvar, procedente de la capital de España. Tomamos chocolate en mi casa Chapí, García Soler y yo, después de las presentaciones de rúbrica, y nos encaminamos a visitar a la eminente tiple Dolores Cortés, que vivía a la sazón—ya retirada-—en el pueblo. La Cortés, intérprete gloriosa de la música chapiniana, fue, según don Ruperto decía, la mejor tiple de su época. Ella estrenó en Madrid La tempestad con éxito insuperable.

—Sería emocionante el encuentro de ambos grandes artistas—apostillamos nosotros.

 —En grado sumo—continúa don Amador—a brazados Chapí y la Cortés, lloraban de emoción y alegría, y nos hacían llorar también a los presentes.

 Reconstruimos in mente el momento. — « ¡Ruperto! ¡Dolores!»—en una escena que ellos tantas veces habrían musicado e interpretado.

 —Aquella misma mañana—sigue diciéndonos don Amador—^montamos en una galera, que era el coche distinguido de entonces, y marchamos a «Garrincho».

 — ¿Recuerda el año? —Creo que era en Julio de 1905. Chapí había comenzado en Madrid una obra, y, por lo visto, los ruidos urbanos molestaban al gran compositor. Quería soledad y silencio.

— ¿Qué carácter tenía don Ruperto?

 —Era la amabilidad personificada y un hombre muy jovial. Don José García Soler y yo le acompañábamos con frecuencia en sus excursiones campestres. ¡Qué campechanía la de don Ruperto! A lo mejor, entre bromas y chistes —le gustaban mucho los cuentecillos verdes—, quedaba abstraído, sacaba un cuaderno y apuntaba unas notas. Otras veces regresaba al punto a casa y se ponía a escribir. A toda hora tenía la pluma dispuesta. En la mesita de su cuarto no faltaban nunca pluma ni papel, pues despertaba muchas noches—para gloria de la música hispana—y escribía horas y horas incesantemente, febrilmente.

 — ¿Qué vida hacía aquí don Ruperto?

 —Esta podrá informarle sobre el particular—nos indica el señor Hurtado, señalándonos a una mujer enlutada y sarmentosa, que se acerca a nuestro grupo.




 BREVE CHARLA CON DOLORES DAVÓ, I.A ANTIGUA CASERA DE «GARRINCHO»

 Tras esta alternativa verbal, nos disponemos a interviuvar a la antigua servidora de Chapí. La tía  Dolores, como decimos por Levante, es una mujer zuloaguesca. Enjuta y fuerte, con el rostro surcado por la mancera de los años. Tras explicarle a la tía  Dolores nuestra misión, accede gustosa, y con una condición, a nuestro interrogatorio: la de enviarle la «gaceta» una vez hechos los retratos. Se lo prometemos formalmente, y comenzamos las preguntas:

 —Era muy madrugador. A las seis ya estaba levantado. Se encerraba en una sala, y con la idea de «eso que llevaba en la cabeza», no bajaba a comer hasta las dos. Otras veces en lugar de quedarse en casa, marchaba a la Sierra a pasear. O hacía que le llevara yo una mesa y se ponía a escribir en el «pozo de Franseso». (El «pozo de Franseso» constituía el sitio predilecto de Chapí. Situado en una hondonada de la Sierra, y oculto por la espesura de los árboles, resultaba un verdadero lugar paradisíaco)

¿Tenía costumbre don Ruperto de dormir después de comer, Dolores?

 —Nunca. No dormía la siesta jamás. ¡Qué hombre más bueno y más afable era!—evoca la vieja casera con emoción. Siempre tan sonriente y tan bien portado. Únicamente le sabía mal una cosa: que cantaran los muleros y mayorales. A mí también me lo decía cuando no me daba cuenta y chillaba yo un poquito entre mi faena: «Dolores, no cante.» ¡Y me lo decía con una dolzor...! También suplicó a los muleros que les quitaran las campanillas a las colleras de las mulas. No podía con el ruido.

­­--¿Tenía algún piano en la finca?

—No, señor; ni ningún otro instrumento.

Eso puede usted decirlo. Don Ruperto no tenía aquí más que pluma y mucho papel. Mucho, muchísimo. Cuando marchó se llevó lo menos dos fardos.

Y parece que tiembla en nuestros ojos—amigo lector—una «furtiva lágrima» al recordar esos dos fardos de papel pautado que Chapí escribió en «Garrincho» y que eran, nada menos, la partitura de Margarita la Tornera.




COLOFÓN

 Apretones de manos calientes y cordiales. Cuando enfilamos el coche, rumbo a la carretera, la luna se reboza en una nube. También puede ser una bufanda internacional de sonetos. El inmenso tintero de la noche se derramaba ya sobre el campo. Sentíamos una veneración profunda por aquellos pinos de «Garrincho» que inspiraron al glorioso autor de La bruja. Y pensábamos que, a veces, apartados de las rutas oficiales turísticas, hay rincones pintorescos, como este de «Garrincho», donde Chapí, sin ayuda de ningún instrumento musical, escribió una de sus mejores páginas,

Mundo Gráfico, 22-02-1933

 JOSÉ ALFONSO





VILLENA, LA HUERTA Y EL FERROCARRIL

Datan del año 2000. Tres contrastes para el recuerdo.




DOS FOTOS DE LA NIEVE PARA EL RECUERDO

Fotografias realizadas en la tarde del 16 de diciembre de 2009. Mientras que en la Sierra de San Cristóbal casi no quedaba nieve, en las sierras del Morrón (a la izquierda) y Peñarrubia (a la derecha), quedaba bastante.



ANOCHECER EN VILLENA






LAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS - VILLENA EN 1900


Las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena – 1900

A través de las crónicas publicadas en “LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA”, diario político independiente y de noticias, fundado por don Manuel María de Santa Ana en Madrid los días 26 de agosto; y  4, 5, 8 y 10 de septiembre de 1900.

Publicado el día 26

De Villena, 24 de agosto

“La compañía Fuentes”:

Ausente ya de esta localidad la compañía dramática, que bajo la dirección del reputado primer actor Sr. Fuentes, dio un buen número de representaciones en el Teatro-Circo Chapí de Villena quedó de nuevo sumida en su habitual monotonía; la dulce monotonía del trabajo a que con verdadera constancia se consagran la mayoría de los vecinos. Los villenenses por demás, amantes de todo lo que con cultura  y el arte se relaciona, ha perdido este poderoso aliciente  que le permitía distraer sus excepcionales ocios, deleitándose en la contemplación de las obras del teatro moderno, que tan esmerada ejecución alcanzaron por la citada compañía.

“Las próximas fiestas”:

 Entre los pueblos que con verdadero celo guardan cultos a sus tradiciones, figura ciertamente Villena en primer término; de aquí que empiecen a notarse ya los preparativos para las próximas fiestas, que con la acostumbrada solemnidad han de celebrarse en honor de sus excelsa patrona la Virgen milagrosa de las Virtudes y en las que con general satisfacción habrá de estar representada LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA en la persona de su activo redactor corresponsal Mestre Martínez, que tantas simpatías cuentas en esta región alicantina, y que hará un excelente cronista de las tradicionales fiestas de moros y cristianos.
RAMÒN Y VEGA


Publicado el día 4

“Las fiestas en Villena”:

Ha llegado Mestre Martínez, siendo invitado a presenciar las fiestas. Ha tenido cariñoso recibimiento. Comienzan a tener animación extraordinaria los círculos del Comercio, Cazadores y Casino.    
                         RAMÓN VEGA

Publicado el día 5

(Villena, 5):

Comienzan las fiestas. Las campanas de Santa María y de Santiago anuncian la salida de las comisiones del clero y autoridades locales hacia el santuario de Nuestra Señora de las Virtudes.
A las cinco de la tarde harán su entrada en la población las comparsas de moros y cristianos y recorrerán la calle Nueva, Corredera, Almansa y San Sebastián.
Al llegar la imagen de la Virgen a la ermita de San Sebastián, harán salvas todas las comparsas, rodarán sus banderas  y todas las bandas tocarán la Marcha Real.
Hay gran animación. El espectáculo promete ser solemne y grandioso. VEGA

Publicado el día 8

(Villena, 6)

Celebróse esta mañana en la ermita de San Sebastián, la anunciada misa de campaña con asistencia de todas las comparsas y numeroso público. Las bandas recorrieron la población antes de la misa, tocando diana.
La fiesta religiosa, celebrada en la iglesia de Santiago con asistencia del Ayuntamiento, presidido por el Alcalde-primero D. José Hernández, ha resultado suntuosa. Se cantó la solemne Misa del maestro Benito y el gradual “Ave María Stella” de Laporta. Celebró el cura párroco de Santa María de esta ciudad.
En el panegírico a cargo del ilustrado sacerdote cura ecónomo de San Miguel de Valencia D. Francisco Albiñana, demostró dicho señor sus excepcionales dotes para la oratoria sagrada.
Muy concurrida y animada  la capea de vacas bravas, que ha terminado sin accidentes desagradables, aunque con algunos revolcones, sin consecuencias para los interesados.
Se hacen preparativos para los bailes populares en el paseo.
La espaciosa vía de la Corredera muy engalanada y concurrida durante la corrida.
Se han repartido gran número de elegantes programas de las fiestas, confeccionados por el acreditado industrial tipógrafo D. Juan S. Amorós con fotografías del distinguido aficionado D. Vicente Amorós, que dedican dicho conocido industrial  y gran número de comerciantes  como obsequio a los forasteros. VEGA

(Villena, 7)

Continúan con entusiasmo las fiestas. Anoche se quemaron vistosos fuegos artificiales que gustaron mucho; siendo muy aplaudido el pirotécnico Sr. García Navarro.
Se ha celebrado el simulacro de batalla entre moros y cristianos.
Pasó Mestre con la peregrinación botijil.
En cuanto la deje vendrá a esta población.                                              VEGA

Publicado el día 10

Fiestas en Villena

por telégrafo – DE  NUESTRO CORRESPONSAL PARTICULAR
(Villena, 8 - 4,35t)

Ha resultado simpático por extremo el acto de distribución de 500 raciones de pan y arroz entre los pobres, costeadas por el Ayuntamiento.
El simulacro del ataque y defensa del castillo comienza en este momento. Hay extraordinaria concurrencia.
La lucha aparece encarnizada, dando por resultado el rescate de los cristianos encerrados desde esta mañana en el castillo por los moros. Estos insisten en el ataque.
Las músicas animan a los combatientes de uno y otro bando, siendo aquella muy celebrada y felicitadísimo su director, el Sr. Alfaro.          VEGA
(Villena, 8  - 5,30t)
Ha terminado el combate entre moros y cristianos. La efigie de Mahoma ha sido arrojada desde el fuerte por los cristianos, en medio de un delirante entusiasmo.
La efigie de Mahoma es recogida por la multitud y llevada al inmediato pueblo de Biar.
En el templo de Santiago comienza a organizarse una solemne procesión pública, siendo llevada la Virgen en andas.                        MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 8 – 8,20n)

Resulta solemnísima la procesión de Nuestra Señora de las Virtudes. Todas las comparsas con bandas de música forman parte de la comitiva, que va por el siguiente orden:
Comparsa de Moros, música del pueblo de La Cañada; comparsa de Estudiantes con la música de Onil; niños caprichosamente vestidos de moros y cristianos; escuadra de marroquíes con bandera dando la guardia de honor los gastadores; comparsa de Marineros con la banda de música de Yecla; comparsa de Romanos, vestidos con mucha propiedad. Sigue la comparsa de Cristianos con la música antigua de la Villena; detrás van muchos devotos y devotas de la Virgen, todos ellos con velas encendidas, pasan de 4.000 los que forman.
Las jóvenes villenenses lucen elegantes vestidos y riquísimos mantones de Manila.
El aspecto de la comitiva no puede ser más hermoso.
La imagen de San Pascual, conducida bajo trono y seguida de infinidad de estandartes.
Detrás va San Antonio en ricas andas e iluminado por infinidad de luces.
Después la imagen de San Isidro en iguales condiciones que la anterior y seguida por muchas niñas, vestidas de blanco y llevando las cintas de los estandartes.
Las imágenes de San José y Santiago van precedidas por las mangas de las respectivas parroquias y seguidas por muchos niños.
Al aparecer la Virgen de las Virtudes escúchanse vivas y aclamaciones de entusiasmo.
La imagen lleva espléndidas joyas y espléndido manto de oro.
Sigue el palio, de tisú de oro, el clero parroquial presidido por el preste don Pedro García López, y el Ayuntamiento presidido por don José García.
Detrás de la imagen va el vecindario en masa, presentando un conmovedor espectáculo.
Imposible calcular los millares de disparos que se habrán hecho hasta ahora, pues cada individuo lleva  cuatro arcabuces.
La población retiembla con los estampidos.
A las once entrará la procesión en la iglesia. MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 9 – 7m)

La procesión terminó a las once y media de la noche.
Al entrar la Virgen en el templo diez músicas tocaron a la vez la Marcha Real y más de 200 individuos dispararon otros tantos arcabuces, iluminando toda la entrada multitud de luces de bengala.
Después se cantó una gran Salve a toda orquesta, terminando a las doce y media. MESTRE MARTÍNEZ

(Villena, 9 – 7,30m)

En este momento acaba la despedida de la Patrona, que va al santuario seguida por la población en masa.
La procesión va en el mismo orden que la de anoche.
El santuario dista de la población seis kilómetros y la Virgen es llevada en andas por los mozos del pueblo, que se relevan cada cinco minutos.
Hay mucha animación para la romería, para la cual voy yo también. MESTRE MARTÍNEZ
(Villena, 9 – 12t)
Telegrafío desde el monte Virtudes. El panorama es hermoso. Más de 8.000 almas forman la jira. La entrada de la Patrona en el santuario es grandiosa.
Hay bailes, meriendas, libaciones.
Se ha celebrado la conversión de un moro. El acto resulta pintoresco. El moro, dando voces, abjura de Mahoma y abraza el cristianismo.
Con esta animadísima romería quedan terminadas las típicas y hospitalarias Fiestas de la ciudad de Villena, a la cual doy gracias por las exquisitas atenciones que personalmente  y como representante de LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA se me han tenido.  MESTRE MARTÍNEZ

PRIMER CONGRESO NACIONAL DE FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS - VILLENA, agosto de 1974

Recuerdos del primer congreso de fiestas de moros y cristianos, que se celebró en Villena en agosto de 1974. 

Lo complementamos con las fotos de los pueblos participantes en el "desfile", último acto del mismo.

Las fotografías están obtenidas de los dos libros que se editaron con tal motivo.
















Fotos del desfile, las cuales fueron realizadas en la Puerta de Almansa