Páginas

LA VIRGEN DE LAS VIRTUDES ESTRENÓ ANDAS Y NUEVO TRONO EN 1752



La Virgen de las Virtudes estrenó Andas y nuevo Trono en 1752

            En el libro titulado Historia de la Imagen de  Ntra. Sra. de las Virtudes escrito por don José Zapater y Ugeda en el año 1884, nos da cuenta su autor de  una importante noticia acontecida en el año 1752. El Cabildo Municipal acordó traer la Virgen de las Virtudes a Villena con el fin de impetrar la salud pública, profundamente amenazada por la peste y para rogar y pedir al cielo la sucesión del monarca Fernando VI.
            Sigue indicando Zapater que, con dicho motivo, se estrenaron unas andas y la Sagrada Imagen fue colocada en un sorprendente trono. Dicho trono, por medio de un ingenioso mecanismo  se va elevando mientras se canta la Salve, de manera que, colocadas las luces sobre el altar en aparente desorden, poco a poco se van ordenando con perfecta simetría, hasta que la Virgen aparece en lo más elevado del trono, donde queda expuesta a la veneración de los fieles.
A continuación iremos relatando los acuerdos y actuaciones que se fueron realizando para preparar la venida de la Virgen. Comenzamos en el mes de enero con los nombramientos de comisarios para festividades, realizados por el Corregidor, don Gaspar Delgado Llanos y Moreda,  y que recayeron en Diego Guerao y Capos y a Diego de Selva y Rojas.
En la reunión del Cabildo Municipal del 27 de marzo, los señores don Pedro Antonio Herrero, don Alonso Rodríguez, don Pedro Phelipe Herrero y don Francisco Cervera, comisarios que fueron nombrados para recoger las limosnas de los vecinos y para hacer fabricar las andas y candeleros para nuestra Patrona, dieron cuenta de haber cumplido su encargo y lo recaudado, tanto en dinero, como en alhajas, lo ponían de presente a  la ciudad para solo sirvan al fin encomendado, que es para las funciones de Ntra. Sra. de las Virtudes. El Ayuntamiento dio las gracias a dichos señores, haciéndolas extensivas al Sr. Corregidor por lo mucho que se interesó en la solicitud de limosnas a los vecinos.
          Se acordó también, realizar un cajón en donde se guarden las andas y los ciento cincuenta candelabros.
          Los párrocos que regían las dos parroquias de la ciudad eran don Juan Fernández Vila en Santiago y don Joseph Martínez Pardo de la Casta en Santa María.

            En la reunión del Cabildo de fecha 15 de mayo, su capitular  don Francisco Cervera, propuso a la ciudad de que, estando los campos del término muy abundantes de sembrado, de lo que se esperaba una colmada cosecha de granos y existiendo un cierto temor por los nublos que iban apareciendo y que podían causar que la piedra destrozase el campo, pidió a la Ciudad el que se acordase traer a la Virgen en rogativa, para pedirle que, por su intersección, se evitara la pérdida de la cosecha, como también para que su Divina Majestad libere a los vecinos de enfermedades, como también para que conceda sucesión a los católicos monarcas, que tan necesaria es para la tranquilidad del mundo cristiano, añadiendo que los gastos del traslado se sufraguen con las limosnas que dieren los vecinos y no los caudales públicos.



            La ciudad dio las gracias a don Francisco Cervera e informó que no teniendo el ayuntamiento dinero para afrontar los gastos y los vecinos pasan una coyuntura muy estrecha, dijeron que sería preferible que la procesión se haga el 7 de septiembre, conduciendo la Sagrada Imagen a esta ciudad con la mayor ostentación y se le de culto en Santiago los nueve días como es de costumbre, nombrando comisarios para ello a don Pedro Antonio Valero y a Pedro Phelipe Herrero, que ya lo fueron en el año 1750, cuando tan solemnemente se trajo. Se acordó avisar a los cabildos de ambas parroquias, aprovechando de paso la ocasión para inaugurar las nuevas andas y candeleros.
            Tras todos estos acuerdos surgieron otros temas de importancia como eran: que el Trono estuviese iluminado de día y de noche desde el día 7 de septiembre, día de llegada al sábado 16 de septiembre, último día del Novenario. Organizar los nueve sermones, así como las Misas cantadas y las Salves correspondientes.
            Los vecinos también tenían que planificar otras actividades, como eran la formación de soldadescas, construcción de castillos de fuegos artificiales, preparar velas  y organizar los alumbrados correspondientes.
            La emoción de los ciudadanos debió de ser impresionante y prueba de ello nos la encontramos en las páginas del libro, al que vamos a referirnos a continuación, en el que el Cura párroco de Santa María don Joseph Martínez Pardo de la Casta nos ofrece una visión general de las Fiestas que Villena celebró en honor de su Patrona, del 7 al 16 de septiembre, así como de la gran oratoria ofrecida por parte de los nueve oradores que intervinieron.
            Pasamos a detallar el  libro que lleva por título: SERMÓN PANEGYRICO, que en las plausibles Fiestas, que la muy Noble y Leal Ciudad de Villena, celebró a la devotísima Imagen de María Santísima de las Virtudes, colocando a esta Divina Señora en unas nuevas Andas y un prodigioso Trono, impetrando la salud pública y la feliz sucesión de nuestros Católicos Monarcas, el día 16 de Septiembre de 1752
Predicó el Doctor don Joseph Martínez Pardo de la Casta,  presidente que fue de Philosophia y Sagrada Theología Escolástica, por la Escuela Thomista en el Seminario del Señor San Fulgencio de la Ciudad de Murcia, y actualmente Beneficiado y cura propio de la Parroquial de la Señora Santa María de la ciudad de Villena, siendo el nono y último de tan solemnes cultos.
Sale a la luz pública por el señor don Gaspar Delgado y Llanos,  corregidor de la ciudad de Villena, a quien, en reconocimiento de su afecto, lo dedica el Orador.
Impreso en Murcia

Dedicatoria
Al Corregidor de Villena don Gaspar Delgado Llanos Moreda y le agradece  que:
“Haya estimulado a este pueblo para labrar esas majestuosas andas y ese regio y suntuoso trono en que se ha visto colocada con la mayor majestad María, Señora Nuestra, logrando nuevos accidentales realces de hermosura…”.
Destaca también su acertado gobierno de este pueblo e indica  que:
“Siendo vuestro mayor tesón el mayor aumento de su culto y el de su Santísima Madrid, es la puntual asistencia a las iglesias, siendo don Gaspar el primero en los Sermones, Procesiones, Comuniones Generales y demás actos en que un juez debe resplandecer con su ejemplo, sirviendo todo esto de un continuo estímulo a todo este pueblo, para la más puntual asistencia”.
Realiza también una descripción de la familia del Corregidor y un recuerdo muy especial a la fidelísima villa de Medina del Campo, lugar de sus antepasados familiares, finalizando con las siguientes palabras:
“Así camina esta población al amparo de V.S. de cuya innata honradez y generosidad, no dudo de la admisión correspondiente a su heroica caridad”.
8 de diciembre de 1752
Doctor Don Joseph Martínez Pardo de la Casta

Aprobación del señor doctor don Juan Fernández Vila, Beneficiado y cura propio de la Parroquial del Señor Santiago de la Ciudad de Villena.
Revisión para la censura del Sermón panegírico que dio el Doctor don Joseph Martínez Pardo de la Casta, Beneficiado y Cura propio de la Parroquial de Santa María de esta ciudad de Villena, dijo en el día nono y último de las Fiestas, que esta expresada ciudad celebró a María Santísima de las Virtudes.
Indica que al finalizar su sermón, fue aprobado con grandes admiraciones por parte de todos los asistentes y finalizó su dictamen solicitando que el señor Gobernador concediera licencia para imprimirlo.
 Villena, y Noviembre 15 de 1752
Doctor don Juan Fernández Vila

Licencia de Ordinario por el doctor don Andrés de Rivera y Casauz, Chantre, Dignidad y Canónigo de la Santa Iglesia de Cartagena, Gobernador provisor y Vicario General en todo su Obispado, Sede Episcopal Vacante.
Indica en su aprobación que da licencia a cualquiera de los impresores de la Ciudad de Murcia, para que se pueda imprimir dicho Sermón Panegyrico, dado que no contiene cosa alguna, que se oponga contra la Fe y loables costumbres y por tanto su contenido será de mucha utilidad y provecho.
Dada en Murcia, en doce días del mes de Diciembre, del año 1752
Doctor Rivera,  por mandato del Señor Gobernador, Provisor y Vicario General




Exordio, que lleva por título JHS.

A lo largo de veintiséis páginas, don Joseph Martínez Pardo escribe  una exordio centrado en las Virtudes de María, entremezclando  aspectos geográficos, religiosos e históricos.
Hemos realizado una selección de dichos textos y vamos a centrarnos en los aspectos que hemos considerado más curiosos y que transcribimos a continuación:
Válgame la Virgen de las Virtudes. Qué singulares y preciosos Tabernáculos de virtudes admiran nuestros ojos este día: Que altares tan aseados de virtudes registro en esta iglesia. En cada Altar de la Iglesia había una Imagen de las Virtudes…”
Continuó haciendo patentes las virtudes de María, con el ilustre título de Virtudes, siendo esta Señora, el Sol de la Iglesia Católica, citando su colocación en unas regias andas y en su nuevo Trono, recordando emocionado la salida de la Casa, la tarde del día 7 de septiembre, para pasear las calles de Villena, destacando la hermosura de su rostro, al contemplarla en hombros de sacerdotes por las puertas de esta ciudad.
Recuerda también el antiguo Trono y comparándolo con el nuevo indica que el que se estrena es más elevado, brillante y aureado; y tuvo unas palabras de elogio para los ocho sabios oradores que le precedieron; quienes demostraron corrientes cristalinas de un portentoso mar de erudiciones.
Resaltó la labor del ayuntamiento, firmando tan justificado Cabildo para la publicación de estas fiestas.
Destacó también a los hijos de Villena, cuando hablando de María de las Virtudes fabrican su idioma con los afectos y lo expresan a raudales con sus ojos.

Señalo varias citas:
“A quien la majestad divina colocó en Villena, una de las ciudades de nuestra España, a la parte Occidental.”

Respecto a Murcia indicó:
“Publíquelo todo este Reino; y principalmente su cabeza, mi amada patria murciana, en cuya ciudad, el Ilustre Cabildo Eclesiástico es tributario de esta Señora, anualmente con parte de sus diezmos, en deuda o satisfacción al beneficio de tener en su poder una de las mangas de su vestido, con la cual se extinguió la peste en dos ocasiones, que la ha padecido aquella Noble Ciudad, a cuya favor agradecida, se obligó con voto perpetuo, para eternizar su memoria en los siglos venideros”.
Realiza también una pequeña crónica de cómo se realizó la aparición de la Sagrada Imagen de la Virtudes y de las Virtudes, indicando lo siguiente:
“Su gloriosa aparición se simboliza en aquella nubecilla  a esa Divina Imagen de las Virtudes, en su aparición o hallazgo, inmediato a esa laguna, o a esa fuente que llamáis del Chopo”.
Continúa el relato, ahora centrado en la Virgen de las Virtudes y en las nuevas andas y trono; dedicando las siguientes palabras:
“Pasemos de la aparición de la Señora, a su colocación en esas aureadas andas y en ese argentado y elevado trono, transformando en otra a esta ciudad y a esta iglesia, cuando de sus andas toma quieta y pacífica posesión. Al ver colocada a esa divina Imagen en su Trono, dice San Juan, que hizo tránsito la tierra. Alude sin violencia este tránsito, al que miramos en Villena de esta Divina Imagen de las Virtudes, haciendo tránsito de un templo a otro; de un trono ceñido a otro más excelso; de unas antiguas andas a estas nuevas, lucidas y vistosas”.
Dedica también un apartado a destacar la figura del Corregidor de Villena, don Gaspar Delgado Llanos Moreda, de quién destaca el afecto que le ilustra y dice:
“Dando tu silencio, no sé qué resplandor a estas glorias, que desde el retiro de su modestia, nos ha hecho ver, en la erección maravillosa de esas regias andas y de ese majestuoso Trono, o que es nativo carácter de su grandeza, desempeñar airoso sus empresas, o que en su afecto excede el desempeño de su grandeza, cuando corren por su cuenta los lucimientos de esta Señora…”
Seguidamente nos vamos a centrar en los elogios que dedica a Villena, como son:
“El nombre de Villena está significado en buen romance, de fuerza llena; luego el nombre de Villena hace una verdadera etimología con el renombre de fortaleza.
Pero aún creo, que no queda mi obligación desempeñada, sino confirmo con las proezas de esta Ciudad, ser V.S. el robusto y fuerte athlante de que habla Benedicto. Y siendo cierto, que pasión no quita conocimiento., permítaseme vocear lo que sin desdoro, mas si con emulación de otros Pueblos conozco, desde que mi fortuna me trasladó (no con poco consuelo mío) a alistarme bajo la sombra de su castillo, Centro de la honra, Taller de la ciencia, Theatro de valor y fortaleza. Tú eres, Ciudad Ilustrísima, aquel árbol, que sombreando las corrientes. Has producido y produces óptimos frutos de celo y fortaleza para la guerra; de virtudes y santidad para la Iglesia.
Méritos tuyos son los realces y privilegios con que los Reyes antiguos y modernos te han ennoblecido; por tu fortaleza mereciste, que el rey don Fernando y doña Isabel, en el año 1476, concediesen el Privilegio de que esta Ciudad no pudiese enajenarse de tu Real Corona, que no pudiese enajenarse de tu Real Corona, que no pudiese ser vecino suyo el que tuviese quarto de moro ó de judío; y que todo vecino se liberase de pagar pechos y portazgos. La lealtad de V.S. estimuló a aquel guerrero Rey don Phelipe Quinto, para honrar a esta ciudad, con hacerla Plaza de Armas de sus tropas, y que sirviese de antemural a los enemigos.
El valeroso denuedo con que V.S. defendió su partido el año de seis, sin haberle advertido, que sujeto alguno en esta Población siguiese el partido contrario a su Majestad, echando de ver sí, que algunos de sus moradores se dejaron quemar vivos, por no apellidar a otro Soberano, impelió al mismo Rey para honrar a V.S. en justificada recompensa con que se llamase el ejemplo de lealtad.  El mismo don Phelipe (honra de nuestra España).
Habiendo visto el valor y fortaleza de V.S. y que solo con cincuenta hombres en ese Castillo, se defendió del enemigo por espacio de ocho días, padeciendo gustosa saqueo y quema por no entregarse. Ilustró a V.S. el año séptimo de este siglo, con los gloriosos timbres de muy Noble, muy Leal y Fidelísima, dando a entender al mundo este animoso Monarca, que a esta fidelísima Ciudad debió por entonces en sus sienes esta Monárquica Española Corona. Esta es Villena, por sus hazañas: que por lo que hoy practica, la octava maravilla merecía; pues nunca más digna de las más eminente gloria, que cuando consagra su Catillo, su León, su Espada, Fuente, Peces, Ala y Pinos, para coronar con el escudo de sus armas el culto y fiestas de María, mi Señora, de las Virtudes. Esta Señora sea el premio, Senado Ilustre, de la benignidad, vizarria y amor con que V.S. se empeña en obsequiarla…”




            Describimos también los elogios que dedica a los feligreses, dada la gran concurrencia de los fieles a ambas parroquias, en dos noches, a hacer las Vistas a la Virgen, a la vez que le ofrecen algunos dones,  indicando lo siguiente:

“Nada menos han mirado y admirado nuestros ojos en el místico Horeb de este Templo, en todo este Novenario; puesto todo este Pueblo y sus contornos han concurrido a porfía; cortejando en esas lucidas vistas, en dos competidos y devotos bandos, con sus dadivas a María, dándole en parte las gracias de haberles  comunicado en todas sus aflicciones regalos de los Cielos.
Oh insignes moradores de Villena, o verdaderos cuanto apasionados de María de las Virtudes. Yo solo me he quedado para daros repetidas gracias por tan magnánima heroica devoción, con que tan a toda costa os habéis esmerado en celebrar las glorias de esta Señora.”

Elogios también, para el Escribano del Ayuntamiento de la Ciudad, debido a que su familia bordó una correa para Nuestra Señora, en terciopelo negro, con sobrepuesto de oro y la regaló a la Virgen, luciéndola en esas fiestas, así como en la actualidad, la cual se le pone en las romerías de traía y llevada a su santuario[1]

Finaliza con un elogio a los oradores que le precedieron en los días anteriores y finaliza con las siguientes palabras:

“Solo diré lo que en estos ocho días hubiese podido aprender de estos sabios y eruditos Preceptores, ingeniosos Oradores que me han precedido; como lo prometo lo veréis: suplicando a V.S. disimule por María de las Virtudes la latitud de mi exordio, que en el Sermón prometo ser tan ligero como un Ave María.”  
       
            Tras este amplio preámbulo, se inicia la crónica de su sermón, en el  cual comienza resaltando la palabra “VIRTUDES”, indicando que consta de ocho letras y continúa relatando  que:

“Ocho son y ocho han sido los sabios y eruditos maestros, que en estos ocho antecedentes días, habéis oído panegirizar las glorias de Esta Señora (refiriéndose a Ntra. Sra. de las Virtudes): Estos mismos son los que me han dado luz para elogiar a María: pues en cada una de las letras del título de Virtudes, veréis a cada predicador dibujado; saliendo de cada letra una idea distinta, contraída con la idea, que cada Orador ha puesto en su respectivo día. Así cumplo lo que en el exordio prometí; así aprendo de estos sabios e ingeniosos maestros, y así también empiezo a discurrir.
La primera letra de Virtudes es V, que quiere decir Vara de Moisés, la segunda es I, que quiere decir Iris de la paz del cielo; la tercera es R, que quiere decir Reparadora de nuestra España; la cuarta letra es T, que quiere decir Tesorera de las gracias y dones celestiales; la quinta es U, que quiere decir Vencedora de Dios, para socorrer al hombre por medio de sus virtudes; la sexta es D, que quiere decir Divina Jardinera de esta Ciudad; las séptima es E, que quiere decir Espejo en donde se miran favorecidos los hijos de Villena; y la última es S, que quiere decir salud eterna y temporal de sus devotos.
El sermón consta de ocho puntos; no se admira V.S. que aunque será todo tan cierto como el Credo lo que diga, no tardaré ocho Credos, en decirlo, empiezo…”

El contenido de dicho sermón queda plasmado en casi veintisiete páginas, centrada en los puntos antes descritos. Si bien dejamos para el final una especial mención al Corregidor de la ciudad, Don Gaspar Delgado, manifestando el Doctor Joseph Martínez su profundo agradecimiento por haber encargado, la primera autoridad local, la realización de un lienzo con la Imagen de Las Virtudes, pintura que calificó de muy primorosa.



Por último, recordar que fueron nueve días de fiestas, y en cada uno de ellos predicó uno de los más distinguidos oradores del momento. El día 8 de septiembre fue el Doctor Don Juan Alfonso Mellinas, Beneficiado Magistral de la Parroquial del Señor Santiago de Villena. El día 9 fue el P. Fray Diego Lillo, Lector Jubilado, Prior que fue del Convento de San Agustín de Murcia; el día 10 le correspondió a M.R.P. Fray Salvador Maura de los Dolores, predicador del Convento de los Franciscanos Descalzos de Villena. En el día 11 intervino el M.R.P. Fray Andrés Sánchez, predicador general del Sagrado Orden de N.P. San Francisco, en su Convento de Observantes de Hellín. El martes día 12 de septiembre le correspondió a M.R.P. Fray Joaquín de la Ollería, lector dos veces de Filosofía y Sagrada Teología, predicador  en su Convento de Capuchinos de Caudete. El día 6º, concretamente el miércoles 13 de septiembre, el orador fue el M.R.P. Fray Julián de Valencia, predicador en su Convento de Capuchinos de Biar. Al día siguiente le correspondió dar el sermón al M.R.P. Fray Joseph Ibáñez Soriano, lector de Filosofía y sagrada Teología, Guardián actual en su Convento de Franciscanos Descalzos de Almansa. El día 8º,  viernes 15 de septiembre, fue para el M. R. P. Fray Antonio Navarro, lector jubilado, Visitador General y Ex provincial de la provincia de Valencia, del Sagrado Orden de San Francisco de Paula.

Para finalizar, el sábado día 16 de septiembre de 1752,  el Doctor Don Joseph Martínez Pardo de la Casta, presidente que fue de Filosofía y Sagrada Teología Escolástica, por la Escuela Tomista en el Seminario de San Fulgencio de la Ciudad de Murcia y actualmente Beneficiado y Cura propio de la Parroquial de la Señora Santa María de la Ciudad de Villena, con su extraordinario panegírico que estuvo centrado en resaltar las virtudes de la Virgen y en el resumen tan acertado que realizó de los ocho oradores sagrados que le antecedieron en dichos días.

Joaquín Sánchez Huesca




[1] No podemos precisar cuál fue, ya que dicho año habían cinco escribanos: Sebastián Calderón López, Joseph Pascual Benito y Vicente, José Antonio García de Mellinas y Vicente Gil de Borrás.


LA MORENICA EN VILLENA, del 13 al 20 de mayo de 1973

Con motivo de las Bodas de Oro de su Coronación Canónica, del 13 al 20 de mayo se llevaron a cabo en Villena unas jornadas marianas y con tal motivo fue traída a la ciudad la sagrada imagen de la Virgen de las Virtudes.

Resumen de la visita

El recibimiento en Villena tuvo lugar en el paso a nivel a las 7,30 de la tarde. Fue llevada a Santiago por las siguientes calles: Gil Osorio, Menéndez Pelayo, Blasco, plaza de Águeda Hernández, Maestro Guillén, Puerta de Almansa, Ramón y Cajal y plaza de Santiago.

A lo largo de toda la semana, a las 6,30 de la mañana comenzaba el traslado a las distintas parroquias  de Villena.

La vuelta al santuario se produjo el domingo 20, con el siguiente itinerario: Capitán López Tarruella, Trinidad, Dª Isabel, Paseo de Chapí, Cristóbal Amorós, Cervantes, Sancho Medina y despedida oficial en el paso a nivel.

En la comitiva de despedida participaron los alféreces de las comparsas y Regidora y Madrinas, ataviadas con el traje de verano.

El reportaje fotográfico, que figura a continuación, fue realizado por Paco Domene Milán; quién gentilmente nos ha cedido estas fotografías para realizar este artículo.

Tras las fotos de la visita al Asilo de ancianos, publicamos el relato de como transcurrió dicha semana, de ahí que lo hemos titulado: CRÓNICA DE TODA LA SEMANA. 
Villena, 9 de diciembre de 2018
Joaquín Sánchez Huesca




Es importante resaltar la coincidencia de la Virgen de las Virtudes con la Virgen de Fátima en la iglesia de Santiago el sábado día 19 y muy bonita el cruce de ambas imágenes en las "cuatro esquinas". Las Virgen de las Virtudes iba a visitar la iglesia de la Congregación (Hermanas Trinitarias) y el Asilo de Ancianos Desamparados.










CRÓNICA DE TODA LA SEMANA

Durante la semana del 13 al 20 de mayo, vivió nuestra ciudad unas jornadas de intensa devoción mariana con la estancia de Ntra. Sra. de las Virtudes en todas y cada una de las parroquias de la población.

La presencia extraordinaria de la Patrona, motivada por el cincuentenario de su coronación canónica, coincidió felizmente, el sábado 19 de mayo, con el Paso de la Virgen de Fátima por las calles villenenses y su albergue durante unas horas en el templo arciprestal de Santiago.

El boletín nº 4  referido a los meses de mayo, junio y julio  nos ofrece la Crónica de las Jornadas Marianas, que vamos a recordar a continuación, juntamente con el orden y los itinerarios que recorrió la Sagrada Imagen:

El domingo 13 de mayo, terminada la Misa de 11, se trasladó la Venerada Imagen desde su camarín a las andas de viaje, y llevada procesionalmente por las mujeres hasta el final de la nave, quedó llena de flores preparada para la marcha de la tarde. Se inició a las 4,30 en punto, sorprendidos todos con la cantidad de romeros que fueron a traerla. El camino viejo se llenó enseguida con la larga cinta que iniciaban los adelantados, camino del crucero, del arenal, de la mesa sobre el puente de la Acequia del Rey, cantando el Santo Rosario y las plegarias marianas hasta San Bartolomé, con su alegre volteo de campanas y la parada para reponer energías con la ligera merienda. Veinte minutos después se reemprende la marcha. Parada sobre flores en La Casita y a las 7,30 en punto la Virgen estaba ante su pueblo y era recibida con la emoción de la plegaria encendida, en la tarde espléndida del florido mayo, congregados en el paso a nivel, en multitud hermanada a recibir a la Madre en jornadas de rezos y plegarias, para durante una semana estar con Ella, vivir con Ella, sin otro programa ni otro motivo, nada más que Ella.

En apretada multitud, a hombros de todo el pueblo, tras cruzar el paso a nivel y ser recibida en la plaza de la Virgen, continuó por las calles Gil Osorio, Menéndez Pelayo, Emilio Hernández (Blasco), Maestro Guillén, Plaza Águeda Hernández, Puerta de Almansa y  Ramón y Cajal, se llegó al templo de  Santiago, que fue impotente para recibir toda la multitud. El Padre Rodríguez, Misionero, pronunció el Pregón de las Jornadas Marianas, y extrañado porque cuando terminó el público permanecía en la iglesia, dijo: “como veo que nadie tiene prisa en marcharse, voy a comenzar otro Rosario”. La iglesia estuvo abierta hasta pasada la medianoche.

A las 6,30 de la mañana siguiente, lunes, fue la primera sorpresa de los traslados. Una asombrosa multitud enriquecía el traslado mañanero de la Sagrada Imagen a la Parroquia de San Francisco. El recorrido fue el siguiente: calles Teniente Hernández Menor, Calvo Sotelo, Juan Carreras López (Baja) y carretera de Biar. El Poblado de Absorción la recibió con una gran pancarta y los balcones de las casas estaban adornados de colchas nupciales, de guirnaldas y  banderas puestas durante la noche por la enfervorizada vecindad que quería ofrecer su flamante barrio, como testimonio de la satisfacción de ser visitado por vez primera por La Morenica. Sus hombres jóvenes la portaban desde Santiago. Estaba en sus manos y andaba vigorosa al paso orgulloso de la más pura alegría. Cuando llegó al templo de San Francisco, era tal la multitud que la Misa tuvo que celebrarse en la explanada. Durante el día fue un jubileo del pueblo y en especial del Barrio, igual que en las solemnidades de la tarde-noche, puesto que a las 7,30 se rezó el Santo Rosario, seguido de la celebración Eucarística.

Se tuvo  la ocurrente idea de embotellar vino, poniendo como etiqueta una estampa de la Virgen, rodeada por una borla que decía: “Recuerdo de la visita de La Morenica al Barrio de San Francisco.

A la mañana siguiente, martes, a las 6,30 comenzó el traslado a Santa María, acompañada de una gran multitud que, durante todo el día fue un rosario de visitas, emocionada Santa María la vieja, que era como cariñosamente la llamaba el Padre Rodríguez, incansable hombre de Dios que dirigía emocionadamente las Jornadas.

El miércoles, impresionó el traslado por las calles Rambla, Garrofero, Pedrera, Prim, Hernán Cortés, José Ayelo (Pintor Sorolla), A. Giménez (Copo) y Luis García; calles que en el límpido azul mañanero fueron cauce de simpatía para el tumulto que el gentío acompañante arropaba con la Virgen al vecindario que agarraba el instante del Paso con el corazón en los ojos. Llegó hasta el templo de los Padres Salesianos, siendo recibida con tracas y carcasas. En su gran patio se realizó la Santa Misa entre voces juveniles y guitarras de alegría. Al igual que todos los días, por la tarde a las 7,30 se rezaba el Santo Rosario y a continuación la Santa Misa con su correspondiente Homilía Mariana.

Era realmente impresionante ver por las mañanas las carreras para darle los buenos días a la Virgen de las Virtudes, acompañarla un rato y acto seguido marchar al trabajo.

El jueves se llevó a la Parroquia de la Paz por el siguiente recorrido: San Sebastián, Coronel Selva, Celada, Cisneros y Avda. de José Antonio (Constitución). Ahora bien, hubo una improvisación y es que se atendió el ruego del Barrio de la Constancia para que pasara por él, y así se hizo, con la grata sorpresa de ver a sus gentes colocando colgaduras y guirnaldas en testimonio de ofrenda. En la iglesia de la Paz, precisamente por su pobreza actual, todo resultó más hermoso. Sobre todo, ese llenarse la iglesia, a la una, a la salida de las fábricas, y a las tres menos cuarto, momentos antes de comenzar la jornada vespertina. Y juventud con la Virgen, jóvenes y muchachos, con minifalda o pelo largo, pero con un pecho sembrado de amor a la Virgen.

Y de la Paz a Santiago, en el amanecer del viernes día 18, pasando por las calles: La Revoltosa, Martínez de Olivencia, Párroco Nadal, San Sebastián, Jacinto Benavente, General Mola (Escultor Navarro Santafé), Juan Chaumel, Ramón y Cajal y Plaza de Santiago.

Y el sábado sucedieron varios momentos muy emocionantes; el primero cuando la Virgen de las Virtudes, en el templo de Santiago, recibió la visita de la Virgen de Fátima y durante unas horas estuvieron las dos imágenes juntas.

Por la tarde, bajando La Morenica a las cuatro esquinas, camino de la capilla de la Congregación de las Monjas Trinitarias, cedió el pasó por la Corredera a la Virgen de Fátima que se despedía de Villena. Tras la visita a las monjas, La Morenica partió para la capilla del Asilo de Ancianos, pero era tal la afluencia de gente, que rápidamente se tuvo que improvisar, visitando el Asilo, pero por la entrada de la calle Ferriz y en la explanada del mismo se le hicieron los Rezos.

El domingo, en Santiago, a las 10, la Misa concelebrada estuvo presidida por el Sr. Obispo de la Diócesis don Pablo Barrachina.

Tras finalizar la Santa Misa, se organizó la comitiva de despedida, que la inició la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía de la Soledad, que también fue a recibirla. La Morenica contó también con la escolta de las Regidoras y Madrinas de ese año, así como de los Capitanes y Alféreces de las catorce comparsas.

El recorrido de despedida transcurrió por las calles Capitán López Tarruella, Trinidad, Dª Isabel, Paseo de Chapí, Cristóbal Amorós, Cervantes y plaza de la Virgen.

Una despedida emocionantísima para los que hicimos ese recorrido y un pasillo de despedida muy entrañable el que, improvisadamente organizaron los cargos festeros, amenizados por los sones de la citada banda de cornetas.













Villena, principios del siglo XX


Realización: Velius y cia

Villena en el siglo XIX

Villena 2015 - recuerdos





















Gastón Castelló. Fuego y Sombra.

Visión intimista y personal del célebre pintor alicantino a lo largo del último año de su vida. Gastón nos enseña sus recuerdos, nos habla de su obra y de su relación con Alicante.

FUERTES LLUVIAS EN VILLENA - 17 de diciembre del 2016

El río Vinalopó, registró un impresionante caudal, con motivo de las lluvias caídas en  diciembre de 2016.
En las fotos siguientes podemos observar su llegada al puente del Alicantino y seguidamente su entrada en el cauce que se construyó a principios del siglo XX, para evitar los desbordamientos e inundaciones que se producían en la huerta de Villena.