Páginas

FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS 2018

   Con motivo de las Fiestas a celebrar en el mes de septiembre de 2018, hemos seleccionado unos artículos muy interesantes que fueron publicados en los programas de Fiestas de la década de los años 40 del pasado siglo XX.

La selección que hemos escogido es la siguiente:


1941: Antigüedad de los nombres de algunas calles de Villena

1942: Cosas de Antaño

1943: Villena Prehistórica (publicado 13/08)

1944: Últimas Fiestas centenarias. Dos rosas de oro (publicado 11/08)

1949: Personas y Paisajes (publicado  10/08)

   

Programa de Fiestas Villena 1943 - Artículo titulado: “Villena prehistórica” - Autor: Gaspar Archent


No podemos dar una contestación afirmativa a esta interrogante, pero sí que daremos noticia de algunos restos antiquísimos encontrados en nuestro término que establecen la posibilidad y, acaso también, la probabilidad de que las cercanías de nuestro pueblo estuviesen habitadas en aquellas remotísimas edades de la prehistoria o de la protohistoria.
En primer lugar, en tierras de la casa llamada “Corral de los Serranos”, propiedad entonces de D. Rafael Selva y Mergelina, un labrador suyo sacó con la reja del arado dos hachas de piedra, de las cuales una fue al colegio de Ntra. Sra. de las Virtudes y otra al de los padres Escolapios, de Yecla. No hemos logrado verlas y así no podemos determinar el periodo prehistórico a que pertenecen.
Posteriormente, el mismo D. Rafael Selva encontró en la que fue casa de su tío D. Joaquín Selva, llamado el Coronel por haber alcanzado esa graduación en un regimiento de Húsares, otra hacha de piedra que servía como cuña para sujetar una puerta. Era de piedra negra, brillante y estaba muy bien tallada y pulimentada como se hacía en el periodo neolítico.
Más importancia tienen los objetos encontrados en el “Cabezo del Yeso”, donde aparecieron bastante molinos de mano, de piedra, y gran cantidad de fragmentos o tiestos de cerámica basta pertenecientes a vasijas destinadas a la cocción de alimentos, pues bien claramente se nota en muchos de ellos la acción del fuego.
Algunos de dichos fragmentos los entregamos a persona tan competente como el Excmo. Sr. Marqués de Lozoya, en la actualidad Director General de Bellas Artes, pero, seguramente por sus muchas ocupaciones, no llegó a darnos ningún dictamen, pero un docto canónigo que fue de la Metropolitana de Valencia, persona competentísima en esta y otras materias, autor de cuantiosas obras de reconocido mérito, nos dio por escrito su informe que dice así:

“Los fragmentos de cerámica que, procedentes de Villena, hemos visto, corresponden a un modelo de vasijas con destino a usos domésticos, cuya forma es muy común a la región levantina de España. Existen muchos ejemplares de ellas en varios museos, habiéndose encontrado bastantes en la Alcudia de la antigua Illici, en Orihuela, Tarragona, etc. Las vasijas, de cuyos fragmentos nos ocupamos, debieron servir para la cocción de alimentos o de algunas materias que nos son desconocidas, pues la acción del fuego se ve muy marcada en los referidos fragmentos.
No es posible fijar con exactitud la antigüedad de las vasijas cuyos fragmentos tenemos a la vista. Eran de barro grosero, del mismo color sucio de la tierra, cocido al fuego y manufacturado al torno. Los romanos utilizaron mucho esta forma de vasija, sin que por ello afirmemos proceda de ellos, pues dado lo basto de la materia, su grosor, el ancho cuello, la esponjosidad de las paredes y el no haber incisión alguna de punzón, nos hace sospechar que los restos dichos pudieran ser de cerámica de fines del periodo protohistórico, o también íbero en su primitiva forma. De todos modos, consideramos interesantes estos fragmentos, los que sí pudieron ser importados al lugar donde se han encontrado, también pudieran ser demostración alguna de la existencia de alguna estación protohistórica, si se encuentran en los alrededores otros objetos arqueológicos de aquellas remotas edades”.

            Que aquellas tribus primitivas se establecieron en el “Cabezo del Yeso” y en los otros inmediatos, se explica perfectamente, pues dedicadas a la caza y a la pesca como medio casi único de sustentación, encontraban las dos cosas en la laguna inmediata con abundancia de peces y de aves acuáticas.
            Como se ve no es improbable que las razas salvajes pertenecientes a aquellas remotísimas edades, llegasen a habitar en términos de Villena.

Programa de Fiestas Villena 1944 - Fragmento del artículo titulado “Últimas Fiestas centenarias-DOS ROSAS DE ORO" Autor: Gaspar Archent, canónigo de Valencia


            Entre las varias alhajas que formaban el modesto tesoro de nuestra amadísima Patrona, sed contaban dos rosas de oro cuyo origen, aunque relativamente reciente, vamos a consignar aquí, ya que será desconocido con toda seguridad de la mayoría de los lectores.
            La primera fue donada por el distinguido villenense D. José Zapater y Ugeda, el cual la obtuvo en un certamen literario celebrado en Valencia el año 1882. La regaló a la Virgen y el Ayuntamiento, como patrono de la imagen, la aceptó con la condición de que volvería al donante si por cualquier causa se la quisiera sacar del poder der la santa imagen.
En la tarde del 5 de septiembre de 1882, al llegar la Virgen a la ermita de San Sebastián, la señorita Carolina García Estasio la colocó en las manos de nuestra Patrona, cumpliéndose así los deseos del donante.
La segunda roso de oro es de origen mucho más reciente y le fue regalada a la bendita imagen por el autor de estas líneas que la obtuvo en otro certamen literario celebrado en Burriana con motivo de la III Asamblea Mariana de la diócesis de Tortosa.
El primer premio que consistía en una rosa de oro a la mejor poesía a la Inmaculada, fue el aliciente que me impulsó a escribir soñando con la idea de obtener el premio y regalarlo a nuestra Patrona repitiendo lo mismo que 46 años antes y que en circunstancias parecidas, había realizado otro villenense.
En efecto, la Virgen de las Virtudes fue la inspiradora de mis versos y sólo por ella conseguí la victoria.
Y el día 5 de septiembre de 1928, antes de entrar la Virgen en la ermita de San Sebastián, en ese momento apoteósico de nuestras fiestas, entre los acordes del himno nacional, las descargas de los arcabuces, el estallido de los cohetes y los vítores entusiastas de la muchedumbre, fue colocada la segunda rosa de oro entre las manos de nuestra Patrona por la señorita Isabel Archent Avellán, hermana del donante.
Villena, septiembre de 1944
Gaspar Archent, Canónigo de Valencia















Programa de Fiestas Villena 1949 - Artículo “Personas y paisajes” - Autor: Eduardo Solano Candel


            Nuestros tradicionales festejos traen causa milenaria. Su honda raigambre es levadura histórica: canjilones de una noria movida desde la Reconquista.
Pero las comparsas tienen emotividad y el gracejo de sus componentes. Desde “Clavel” el “moro nuevo” hasta el “arrastrao” de “Chínales", siempre herido en la refriega, transportado en su camilla con la tez embadurnada de rojo y arrojado violentamente al paso de la Fuente de los Burros, hasta el “Cachano” y, más recientemente, el influjo de los “Estudiantes”, la decadencia de los “Romanos” y la incrustación de nuevas comparsas que no habían traído causa de antigüedad histórica, cuantas emociones en lo que llevamos de siglo. Villena se transforma. En lo político Salvador Amorós suprime las capeas en la Corredera; Pepín Hernández emprende la ingente tarea del Teatro Chapí en pro del Santo Hospital de Villena, y ahí queda la obra; Alfonso Arenas entabla la contienda del “tritón” y la “rana” del Parterre y coopera a su mejora. José Candel trae al aviador Garnier, que hace los primeros prodigios del aire en el campo de Galeno; Emilio actúa de alcalde en la coronación de la Santísima Virgen de las Virtudes; África encuentra el alma de Villena en el sacrificio de su preclaro hijo Ángel Hernández Menor. Por este tiempo la juventud sueña ya con disciplina; a primeros de siglo el Batallón Infantil, con su coronel, vida truncada –oh destino- por una imprudencia que corta el tallo de la vida de Paquito Fernández Moscoso; más tarde, los exploradores, con su capitán José Amorós Cerdán, impecable en su uniforme, en su bondad, en su corrección.
Lo social no va en zaga. Dígalo la rebotica de García Estasio con los conciertos del eminente guitarrista Francisco Tárrega; con las visitas del anti taurófilo Eugenio Noel. Las tertulias de D. Pascasio; el hondo y multiforme saber enciclopedista de Arturo Vitoria; las tómbolas benéficas de las Srtas. De Arenas; de Filomena Candel, en pro del hospital. Las veladas del “Villenense” prócer, vestido en terciopelo rojo. El refuerzo cultural de José Serra, de José Gómez (con su palmeta), de Pascual Cortés. El angelical y extraordinario poeta Antonio Marín, el gran Chaumel…y tantos otros, todos recientes y todos pasados, idos en nuestra generación y nuestro conocimiento, calle Ancha, San Sebastián –reposo de responso- y cipreses del cementerio. Después, rosarios y misas. Más tarde…olvido. A esta pléyade de “villeneros”, que han sido en nuestras tareas de vida ejemplo y amistad, rendimos tributo.
Veamos, al propio tiempo, que ha pasado con nuestro paisaje. Perdido en parte el valor humano, hase perdido también en parte el medio escenográfico en que estas personas se movieron. Dígalo la desnudez de nuestra Corredera, la de la placeta de las Malvas; la del paseo de Chapí… plátanos, acacias, árboles frondosísimos sucumbieron. La bancada de piedra y verja de hierro que circundaban el Paseo fuéronse también. “Parterre”, paseo y “martillo” quedaron fusionados. La Fuente de los Burros quedó sepultada. La Posada del Sol sufrió la brecha de más amplios horizontes urbanos. San Sebastián quedó demolido. El antiguo Artístico fue definitivamente transformado: sus billares, encuentros de jueces, registradores y notarios, con su piso de madera y su arcaico “cine” de las películas de series y de las avanzadísimas de “Judex” y de la Bertini, también desaparecieron. El café de la “Sardina” perdió su auge. El trotar de los caballos que, procedentes de la Colonia, ponían notas de aristocracia en nuestra Corredera, asimismo se fue. El prócer Rafael Selva, que salía en grupo para la caza de galgos, faltó un día. Después, de su casona desapareció el escudo. Las “Fuentes”, jardín romántico, perdieron verdor, lozanía y hasta el encanto de la añoranza…
Villena, Villena. Has de rehacerte a ti misma y no deben renovarse tus canjilones históricos y señoriales. Porque es tu historia vida, desde Santiago a Santa María, desde la Losilla a las Eras, al Arrabal, a las Cruces, a la Cañada… Cuanta emoción y cuanto recuerdo; cuanta niñez anida en nuestras almas cuando, estando fuera de este pueblo, llegas a él para ver las Fiestas y recuerdas recuerdos y sueños…en los que se fueron.
Envio: A Francisco Lozano, genio en el Arte, como en lo didáctico lo fue D. José Serra, ambos no hijos de Villena. Si este último modeló una generación de almas, a ti, Paco Lozano, te toca la ingente labor de hacer frondoso el suelo que albergó, como has leído, Historia y Arte.
Eduardo Solano Candel

















Pensil del Ave María. Breve historia sagrada de Ntra. Sra. de las Virtudes de Villena, escrita en el año 1730 por el presbítero José de Villalba y Córcoles, con algunas de sus apariciones y milagros que se veneran en todo el Reyno de Murcia, su Obispado, Ciudades, Villas y Lugares”, según copia abreviada realizada en Murcia en 1880.


Pensil del Ave María. Breve historia sagrada de Ntra. Sra. de las Virtudes de Villena, escrita en el año 1730 por el presbítero José de Villalba y Córcoles, con algunas de sus apariciones y milagros que se veneran en todo el Reyno de Murcia, su Obispado, Ciudades, Villas y Lugares”, según copia abreviada realizada en Murcia en 1880.

José de Villalba y Córcoles nació en Murcia a finales del siglo XVII, según figura en el acta bautismal de la iglesia parroquial de San Antolín. Fue presbítero de la Santa Iglesia Catedral de Cartagena, ejerciendo de prebendado en 1730, administrando la renta o beneficio canónico adscrito a su responsabilidad doctoral.

(Fuente: “En torno al Barroco: miradas múltiples”, por Concepción de las Peña Velasco, Universidad de Murcia, Servicio de Publicaciones 2006)
  
Esta obra está dedicada a la Divina Emperatriz de Cielos y Tierra, María Santísima, Madre del Amor Hermoso y de la Santa Esperanza.
            Los textos que figuran en este capítulo se obtuvieron de una copia que se realizó en Murcia en 1880, con posterioridad a su primera impresión. Sus realizadores tuvieron la feliz ocurrencia de acoplar el lenguaje de los textos al que se usaba en ese momento,  por lo que su lectura resulta más amena y entendible.
El autor tras realizar un preámbulo centrado en ensalzar a la Santísima Virgen, escribió otro más corto que tituló  “Protesta del Autor” y en su texto manifestó que si se hallare alguna palabra opuesta a las normas eclesiásticas de aquel entonces, referidas a la impresión de libros o papeles, se sometería en todo a la corrección de la Santa Madre Iglesia y del Santo Tribunal de la Inquisición.
El libro está distribuido en tres partes y el último apartado de la primera parte es el que está dedicado a Nuestra Señora de las Virtudes en Villena, tras citar a Nuestra Señora de las Nieves en Chinchilla.
El presbítero Villalba comienza sus textos con unas referencias centradas en la descripción y grandezas de la ciudad de Murcia, recordando sus murallas, su cabeza de reino y obispado, así como las virtudes de sus gentes: benignos, corteses y dados al conocimiento de los estudios y las ciencias. Muy celosos de la religión católica y de su recto culto divino; y para la observancia de ello tienen al tribunal de la Santa Inquisición.
Murcia cuenta con mercado todos los jueves del año, así como una feria anual, que dura quince días y que antes comenzaba el día de San Miguel y posteriormente se cambió de fechas, pasándola al 25 de agosto. Dicha feria se caracteriza por ser franca y libre.
Respecto a la distribución geográfica, nos informa el autor que el reino y obispado tiene de largo cincuenta y ocho leguas y cuarenta de ancho. Cinco son las ciudades con que cuenta: Murcia, Cartagena, Lorca, Villena y Chinchilla, más cuarenta villas y sesenta y nueve aldeas. En la demarcación religiosa hay siete arciprestazgos, cuatro vicarías y una iglesia colegiata que es la de Lorca.

Sobre las epidemias de peste, cita textualmente:

“Pues el año 1648 padeció Murcia y todo su reino y una parte de España, aquella peste tan terrible que causa admiración y espanto al referirla, cuyas circunstancias referiré en el capítulo que trata de los milagros de la Santísima Virgen de las Virtudes, que es para quién el Altísimo guardó el milagro por la intersección de su bendita madre en esta Santa Imagen.”
Tras la  introducción citada, nos centramos en el Capítulo 27º de la primera parte del libro y que lleva por título:

“De la milagrosa imagen de nuestra Señora de las Virtudes, que se venera en la ciudad de Villena”.

“A la milagrosísima imagen de las Virtudes venera la muy noble y leal ciudad de Villena dándole obsequiosos cultos. La venida y origen de esta gran Reina, se halla pintada en un lienzo grande en el claustro del convento de los padres de San Agustín extramuros de dicha ciudad y es así: Está pintada esta gran Señora en medio del lienzo y alrededor tiene diversas descripciones que destacan la verdad del caso. Dice una de esta suerte:

En el año 1478 huyendo de una gran peste, se retiraron los ciudadanos de Villena a la fuente del Chopo y determinaron para librarse de ella, hacer una ermita al Santo que cupiera por suerte. Y tres veces le cayó la suerte  a la Virgen María Ntra. Sra. de las Virtudes y en el mismo sitio le edificaron su casa; y cesó la peste, y estando edificada vinieron dos mancebos en hábito extranjero y entregaron la santa imagen y desaparecieron.
En otra inscripción está pintado como edificaron la Iglesia y dice así: Dio cal una calera para todo el edificio. En otra están los ciudadanos de Villena echando suertes del santo que le habían de edificar el templo. En otra hay diferentes imágenes de nuestra Sra en una caja y dice así: vinieron dos mancebos extranjeros, entregaron la imagen y desaparecieron. En otra separación hay otros personajes y uno de ellos tiene a nuestra Sra en sus manos y dice la tarjeta: Recibieron los ciudadanos la imagen y la colocaron donde hoy tiene una casa. Esto es lo que se halla en el cuadro antiguo de dicho convento, de donde inferimos haber sido la venida de esta divina imagen milagrosa a la ciudad de Villena, por la mucha devoción que los ciudadanos le habían de tener. Vino también en ocasión de peste, para darnos a entender ser poderosa su intersección para librarnos de otras pestes, como se ha visto en los años antecedentes que este reino de Murcia las ha padecido.

Descripción de la Sagrada Imagen y del Camarín

Un camarín es la concha que encierra a este divina perla en la capilla mayor, adornado con diversas y ricas alhajas que le hacen más precioso. La estatura de la imagen es de cinco palmos y es de talla; pero ya hoy se viste para su mayor adorno con ropajes y vestidos muy preciosos, que la multitud de milagros que ha obrado y su devoción ha adquirido. Son también muchas las joyas de inestimable valor que penden de sus divinas manos y vestidos. Es en sumo agrado su rostro hermoso pues todo él despide belleza y gracias a los que la miran. Es un atractivo imán su vista, pues el que una vez la ha visto, no puede olvidar su hermosura y su gracia. Tiene en su celestial cabeza una rica imperial corona, representación de la gloriosa que posee a la diestra de su Stmo Hijo. Empléase su brazo derecho en sustentar y abrazar a su Hijo preciosísimo, que este es muy parecido a su Madre, tiene el rostro un tanto vuelto al niño y no sin milagro grande; y es que un ladrón llevado de su codicia quiso hurtarle al niño la corona y no pudiendo llevar la Madre tan sacrílego atrevimiento volvió el rostro al ladrón como amenazándole con su vista, y desde entonces quedó su cabeza vuelta al niño.

Patrona de Villena

A la Stma Virgen de las Virtudes tiene la ciudad de Villena por Patrona y para mostrarse agradecida a los singulares favores que de esta soberana Reina tiene recibidos, hizo voto con el cabildo eclesiástico, el asistir todos los años el día de la  Anunciación de Ntra. Sra. celebrar su fiesta. En todas sus necesidades acude al patrocinio de su patrona y siempre sale bien despachada de su Tribunal.
El convento, o por mejor decir la concha preciosa que encierra en sí tan soberana perla, está distante de la ciudad de Villena una legua corta”. Fundado a la falda de un risco que le hace más deleitable y vistoso, y no lejos de allí, muchos pinares y otros distintos árboles que visten y hermosean el valle y aunque tan distante a la ciudad, es mucho el concurso de los devotos que frecuentan la iglesia, unos a cumplir sus votos y promesas, y otros a pedir a esta celestial Madre el socorro en sus necesidades. Está el templo de infinitos milagros adornando, como son: lienzos de diversas pinturas, cadenas grillos, banderas, navíos y otros muchísimos que no sólo llenan las paredes de la iglesia, sino también están llenas las paredes del claustro”.

Artículos relacionados con la Virgen de las Virtudes


Artículos publicados en el blog: www.eleslabonvillena.com  entre los años 2009-2017 y que hacen referencia a diversos aspectos relacionados con la Virgen de las Virtudes, patrona de Villena.

Artículos
·         Resumen dedicado a Villena del libro Procesiones de España, editado en 1952.
·         Fiestas de Moros y Cristianos en Villena, años 1960-1970.
·         La Morenica “de día” por el Rabal. Años 1969 y 1973
·         Pensil del Ave María. Breve historia sagrada de Ntra. Sra. de las Virtudes publicada en 1730.
·         “1884-1984 Cien años de una celebración”
·         Primera coronación canónica de Ntra. Sra. de las Virtudes. El trabajo está distribuido en doce capítulos.
·         La Morenica regresando a su santuario. Años 1950-1960 del pasado siglo XX.
·         Tributo al año Mariano. Santuario de las Virtudes, 1953-1954.
·         50 años de parroquia en el santuario de la Virgen de las Virtudes, 1963.
·         Un recuerdo impresionante del “Día de la Esclavitud”, 1966.
·         El Manto de Indias de la Virgen de las Virtudes, 1968.
·         Noticias acerca del Monasterio de las Virtudes, por J. Mª Soler 1971.
·         La Morenica estuvo en Villena del 13 al 20 de mayo de 1973.
·         Villena renovó a la Virgen de las Virtudes “el voto” a su inmaculada concepción, 25 de marzo de 1974
·         La Morenica en la capilla de las monjas Trinitarias, 1999.
·         Recuerdos de la visita de la Virgen de las Virtudes a Villena en abril del año 1999.
·         Video de la estancia de la Morenica en Villena en 1999.
·         Nuestra patrona y el santuario, 2008.
·         Un artista local, Gastomo, regala un cuadro al santuario, 2009.
·         Imágenes del santuario en tres reportajes, 2010.
·         El monolito de la Fuente del Chopo iluminado, 2010.
·         Anocheciendo en el santuario, 2010.
·         Pasodoble titulado “Romería de la Virgen”, 2011.
·         Imágenes del santuario, 2011.
·         Visita al santuario en la tarde del 2 de mayo de 2011.
·         Restauración de la fachada de la primera puerta de acceso al santuario, 2011.
·         La antigua ermita de las Virtudes, la cripta, 2012.
·         Apuntes para el recuerdo: Pascua 2012 y cambio de manto, “Manto de Rosas”.
·         Nuestra Señora de las Virtudes, lugares y recuerdos a través del tiempo, 2012.
·         Nueva guía del santuario de las Virtudes, 2012.
·         La renovación del “Voto” a la Morenica, 7 de abril de 2013.
·         Acerca de la romería del Voto, 3 de abril de 2016.
·         Breve historia del santuario, por José Mª Soler.
·         Diversos recuerdos de medallas de la Virgen de las Virtudes.

Sección dedicada a Fiestas

            Figuran apuntes y datos sobre Fiestas y sobre la Virgen de las Virtudes en los años:
1883, 1884, 1890, 1892, 1896, 1899, 1900, 1901, 1909, 1912, 1913, 1915, 1917, 1940, 1945, 1948, 1950, 1951, 1952, 1953, 1954, 1955, 1956, 1957, 1959, 1960, 1961, 1962, 1963, 1964, 1968, 1969, 1970, 1971, 1973, 1975, 1976, 1977, 1978, 1979, 1983, 1984, 1988, 1989, 1993, 1998, 2000, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016.

Hay noticias muy curiosas. Entre ellas:
§  ¿Por qué se celebró el IV centenario en 1884?
§  En las Fiestas de 1900 se citan las cinco imágenes que acompañaban a la Virgen de las Virtudes en la Procesión del día 8. San Pascual, San Antonio, San Isidro, San José y Santiago Apóstol.
§  Recordar que hasta mediados de los años 70 del siglo XX en los días de Fiestas se celebraban tres procesiones: la de llegada el día 5, la procesión denominada “Paseo de la Virgen” , en la tarde del día 8 y por último la procesión de despedida, en la mañana del día 9.
§  En el año 1901 se producen cambios importantes en los actos de Fiestas.
§  En 1909 las Fiestas tuvieron lugar la semana siguiente a la habitual.
Y así una serie de curiosidades, interesantes de conocer.

Sección titulada “Junta Central de Fiestas”

            En estos momentos figuran 39 artículos, y en muchos de ellos hay referencias o fotos sobre la Virgen de las Virtudes.
            Por ejemplo:
§  Regreso al santuario  a principios de los años 70
§  Paseo de la Virgen en 1970
§  Misas de campaña en los Ecuadores Festeros
§  Alboradas a la Morenica en la noche del 7 al 8


Revistas anuales Villena, editadas con motivo de la celebración de las Fiestas patronales

            Figura un extenso resumen del inicio de dicha publicación en 1951, así como de los años 1952, 1953, 1954, 1955, 1956 y 1957.

Biblioteca virtual villenense

            Se llama así esta sección, que en la actualidad, tiene publicadas referencias de más de cien libros de temática relacionada con Villena, de dichos libros, relacionamos seguidamente los relacionados con la Virgen de las Virtudes.
·         Las Fiestas de moros y Cristianos de Villena, por Antonio Sempere Bernal y José Fernando Domene Verdú.
·         Los manos de la Virgen de las Virtudes, por Alfredo Rojas y Vicente Prats.
·         El arciprestazgo de Villena tras su incorporación a la diócesis de Orihuela, por GonzaloTur.
·         Las fiestas de la Virgen, soldadescas, comparsas y toros, por José Mª Soler García.
·         Las tres ediciones del Romancero Villenense, por Gaspar Archent.
·         Historia del santuario de Ntra. Sra. de las Virtudes, por Máximo García Luján.
·         Romance sobre la Virgen de las Virtudes, en el libro de José Zapater Historia de la imagen de Ntra. Sra. de las Virtudes.
·         Bibliografía de Villena y su partido judicial 1958, por José María Soler García.
·         La Virgen de las Virtudes patrona de otros pueblos, por Máximo García Luján.
·         Historia de la Virgen de las Virtudes, por el médico Francisco Cerdán en 1760.
·         Bodas de Plata 1923-1948. Crónica de la Coronación de 1923.
·         Crónica de las Fiestas de 1948 y de la II Coronación de Ntra. Sra. de las Virtudes.