Páginas

Josè Vicente Arnedo Lázaro comenta el libro "MUJERES, IGLESIA Y SECULARIZACIÓN", escrito por el villenense Juan Bautista Vilar y su hija María José Vilar


HEMOS LEÍDO…
MUJERES, IGLESIA Y SECULARIZACIÓN. El Monasterio de Santa Clara la Real de Murcia en el tránsito de la Ilustración al Liberalismo (1788–1874)

Allá por enero del presente año, el profesor Juan Bautista Vilar me hizo llegar su entonces novísimo trabajo, escrito en un mano a mano con su hija María José; título y nombres avalados por muchos trabajos pasados, indicaban resueltamente una nueva y gran lectura.
El tema investigado resultaba atrayente porque ¿qué conocimientos atesoramos sobre la vida diaria en los antiguos monasterios femeninos o de las monjas que los habitaban? Historias podemos haber oídos muchas pero de ahí a la realidad… median distancias considerables.
El trabajo puesto en práctica para escribir la monografía es a simple vista  ingente,  metódico y la primera vista del libro es toda una declaración de intenciones; no hay más que acudir al índice y fuentes consultadas en “una treintena de archivos y centros similares regionales, nacionales y extranjeros (incluido el Archivo Secreto Vaticano)”. La imaginación es libre y democrática pero sólo el que haya practicado la investigación histórica, comprenderá perfectamente y al pie de la letra lo de “una treintena de archivos”.
Por lo que se refiere a la monografía en su dimensión estratégica, la misma investiga y vuelca una ingente cantidad de documentación sobre el convento de monjas Clarisas situado en Murcia durante el periodo 1788–1874, años que nos marcan tal y como bien dicen sus autores, la transición que fue de la Ilustración al posterior Liberalismo en una etapa fundamental de la historia de España. Hablamos, sin lugar a dudas, de un trabajo que ahonda en el particular conocimiento del Monasterio de Santa Clara la Real de Murcia (lo que las Trinitarias a Villena), así como en el general de la historia eclesiástica española, poniendo la mayor en el monacato femenino. El contenido también versa sobre el “pequeño” mundo religioso femenino en su caminar de un extremo a otro; no olvidemos que las monjas, observadas por los autores con el mayor de los respetos, son personas de carne y hueso que vivían entre cuatro paredes y que poco a poco, fueron evolucionando hasta la observancia que se sigue practicando en la actualidad.
Me gustaría destacar por afinidad que el método utilizado a la hora de escribir el libro, ha sido el analítico en detrimento del más popularizado cronológico. Tras la consabida introducción sobre el Monasterio y sus diversas reglas de funcionamiento, antiguas y no tanto, la investigación pasa a la etapa 1788–1874 y la divide en cuatro apartados: estructura conventual; biografías de las abadesas (microbiografías según los autores); biografías de vicarios, capellanes, clérigos y laicos en el Monasterio; y finalmente el cuarto se centra en la proyección exterior del Monasterio. Los cuatro apartados nos ponen en bandeja los aspectos esenciales de la vida femenina en su espacio y tiempo determinado.  
Uno de los muchos detalles que he disfrutado es que junto a las grandes letras, obras y números, la monografía pulsa y descubre parar el lector una gran cantidad de “pequeños” detalles y trabajos que diariamente ocupaban (y ocupan) a las monjas en su día a día; pese a lo que pueda parecer en el monasterio se estaba (y está) para rezar pero también para trabajar con una clara organización colectiva donde cada monja tenía y tiene su correspondiente trabajo o trabajos. Tampoco olvidan las fiestas y ceremonias que las mismas celebraban y que pese a lo que pueda parecer, cualquier comparación con la actualidad es pura fantasía; ahora bien, sí rompían con la monotonía diaria de sus obligaciones terrenales y divinas.   
Estamos ante una monografía básica e imprescindible a la hora de centrar nuestros conocimientos, sobre el tema analizado y en gran parte desconocido para la mayoría de nosotros. Además la monografía es amena y de fácil lectura que, no obstante, está literalmente plagada de reflexiones, notas, gráficos, tablas y juicios que nos ofrecen la posibilidad de ir mucho más allá, al invitarnos a sugerir posibles soluciones en juiciosos debates.
En definitiva y resumiendo, el imparcial y compacto conjunto vierte buena luz sobre una sociedad religiosa femenina que estaba cambiando por y gracias a la secularización que se dio en la etapa que Juan Bautista y María José Vilar, padre e hija o hija y padre, han investigado con la diligencia y profesionalidad que los caracteriza en cada uno de sus trabajos.

JOSÉ VICENTE ARNEDO LÁZARO
Premio de Investigación Científico Humanística Fundación José María Soler 2013

Premio de Ensayo e Investigación Faustino Alonso Gotor 2013–Comparsa de Estudiantes

TARJETAS DE FELICITACIÓN DE LA COMPARSA DE MOROS NUEVOS , Navidad 2013

Unas felicitaciones muy "simpáticas". La primera, la de la comparsa, realizada por el socio Vicente Rodes Amorós y las dos tarjetas siguientes corresponden a los premios del X CONCURSO DE PINTURA INFANTIL en sus dos modalidades.
 Felicidades a los tres artistas.




CALENDARIO DE APADIS 2014

50 AÑOS DE PARROQUIA EN EL SANTUARIO DE NTRA SRA DE LAS VIRTUDES, 1-10-1963 AL 2013

El próximo día 26 de diciembre en el Santuario, LA ASOCIACIÓN DE VECINOS DE LAS VIRTUDES, LA AGRUPACIÓN DE FIESTAS DE NAVIDAD Y REYES DE LAS VIRTUDES (AFNYR) y LA JUNTA DE LA VIRGEN, invitan a autoridades y pueblo en general a la Santa Misa que empezará a las 12 del mediodía y que estará presidida por D. José Abellán Martínez, Vicario episcopal de la zona IV, en conmemoración de los 50 años en que la Iglesia del Santuario se erigiera en Parroquia. Está previsto que concelebren los sacerdotes que han sido párrocos en este periodo.


Esta iniciativa, emanó de la necesidad de aquellos años, reflejada en el acta de la Junta Parroquial de Santiago en sesión celebrada el 11 de noviembre de 1962. Previamente  el Sr. Obispo había creado una comisión que estudiara la necesidad de nuevas parroquias en la Diócesis, incluyendo a Villena en este estudio. Fue en el verano de 1963 cuando se reunió con el Arcipreste y concretó la decisión  de crear dos nuevas Parroquias en Villena, según el expediente instruido desde la Parroquia de Santiago:   Ntra. Sra. de La Paz, y Ntra. Sra. María de Las Virtudes. El decreto ordenando la instrucción para estas dos Parroquias esta fechado el 27 de Julio de 1963.


El 2 de octubre de 1963 el Arcipreste dio posesión de Cura Ecónomo de la nueva Parroquia de las Virtudes al Rvdo. Don José Joaquín Martínez Martínez, Capellán que ya lo era del Santuario. Un día antes, el 1 de octubre se hizo lo propio en La Paz, en locales habilitados provisionalmente, con la toma de posesión del Sr. Cura Ecónomo Don Jaime Brotón Sevila. A  esta nueva parroquia fue trasladada desde Santiago  en solemne procesión La Sagrada Eucaristía el 20 de octubre de aquel mismo año.


Años más tarde y, más concretamente el 1 de diciembre de 1966, se fundaba otra nueva parroquia, La de San Francisco de Asís. Completando aquel estudio encargado en su día por el Excelentísimo Sr. Obispo de la Diócesis D. Pablo Barrachina.


El DECRETO para la creación de la citada parroquia fue redactado en Orihuela el día 1 de octubre de 1963, siendo Obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante Don Pablo Barrachina y Estevan.

Los límites de la nueva PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS VIRTUDES DE VILLENA  serían : 

"Camino de las Delicias, junto a los Cabezos, en la carretera de Yecla. Siguiendo por dicho camino se cruza la carreterita de los Saleros hasta alcanzar la carretera de Caudete y se continua por la misma hasta el límite de la provincia; se sigue por dicho límite de la provincia de Albacete en dirección a los límites de Yecla (provincia de Murcia) y, continuando por los mismos hasta la carretera de Pinoso por el puerto, se sigue por esta carretera hasta el Cabezo del Polovar; desde este Cabezo se toma la vereda que cruza la vía férrea de la V.A.Y. y el camino viejo de la Virgen (quedando la ermita de San Bartolomé a la izquierda y, por tanto, dentro de la nueva parroquia); y se sigue por dicha vereda, por la falda los Cabezos, hasta cruzar la carretera de Yecla y alcanzar el camino de las Delicias, punto de partida."

Comienzo como parroquia:

En el citado decreto "se indica que el día 13 de octubre, domingo, sea puesta en marcha dicha parroquia, con todos los efectos de la parroquialidad, pudiendo el Rvdo. Sr. Cura por NOS encargado, ejercer desde esa fecha el ministerio parroquial dentro de los límites parroquiales establecidos en este decreto". 

Las Virtudes, 22 de diciembre de 2013
Joaquín Sánchez Huesca

Las fotografías expuestas han sido realizadas por VELIUS.







Por el "Paseo Ecológico" de Las Virtudes, 2011

Tramo de dicho "paseo" entre el apeadero de la Morenica y los bancos situados a la altura de los saleros de Penalva. 

Excelentes vistas de todas las sierras y los cabezos de los alrededores: Terlinques, Sierra de Salinas, el Castellar, cabezo de la Virgen y la sierra de la villa, entre otras.

Nuevamente informamos de los fiestas de verano que se van a celebrar en estos próximos días en Las Virtudes y entre sus actos destacamos: la gala de presentación de la "Lagunera 2011", "la fiesta de la espuma" y "la quemá de la falla" y por supuesto, pueden visitar el santuario de Ntra. Sra. María de Las Virtudes, patrona de la ciudad de Villena.


















MEMORIA FOTOGRÁFICA DE NUESTRO PASADO, CAPÍTULO I

Interesante sección, con un objetivo claro, mostrar aspectos de nuestra ciudad unos relevantes y otros curiosos, que fueron desapareciendo con el transcurrir del tiempo.


La escalera de caracol que subía al coro de Santiago. Se instaló a principios del Siglo XX y se suprimió, tanto la escalera como el coro, a mediados de los años 60 del pasado Siglo XX.

El Almudí, daba a la Plaza del Rollo y era la entrada al Pósito Municipal,


La Fuente El Bordoño, principal zona de baño de la ciudad, en su época.


Casa de Don Joaquín María López, en la Puerta de Almansa. Data de 1928


Las casas pegadas a la muralla del castillo empezaron a desaparecer en la segunda mitad del Siglo XX.


Destacamos de ésta foto el grifo de agua que surtía a las máquinas de vapor.

Preciosa marquesina del Casino Villenense que, a raiz del incremento de tráfico, fue suprimida. Recordemos que la carretera Madrid-Alicante atravesaba nuestra ciudad y por consiguiente, discurría por la Corredera.


Primera estatua que se le dedicó al maestro Ruperto Chapí. Se instaló en el Parterre y fue sustituida por la que hay en la actualidad.


Detacamos dos desapariciones, la de la posada El Sol, allá por el año 1928 y la casa de Joaquín Pérez, que se derribó a principios de los años 70 del Siglo XX para construir el edificio "Sureste".


Casa de La Cadena, en la que estuvieron: La Falange, La Jefatura Local del Movimiento, una clase de enseñanza, la O.J.E, y la emisora de radio "Radio Juventud de Villena", fue derribada a mediados de los años 70 del Siglo XX.


Antigua imagen de nuestra Patrona en el trono que se colocaba en el altar mayor de la iglesia de Santiago, durante los días de Fiestas Patronales. Tanto la sagrada imagen, como el trono desaparecieron allá por el año 1936.

MEMORIA FOTOGRÁFICA DE NUESTRO PASADO, CAPÍTULO II

La ermita de San Sebastián, al día siguiente de su quema, junto a la capilla del colegio Salesiano. 1931

Estatua del maestro Don José Chanzá, inaugurada en febrero de 1926 y que se colocó en el entonces parque 14 de abril, actualmente paseo de Chapí.


En esta vista de la Corredera destacan dos elementos desaparecidos, la casa de la familia "Fernández de Palencia", a mano derecha y la marquesina del Casino Villenense.

La Bodega que estuvo situada en la actual calle Ronda Estación.


Recuerdo de la antigua plaza del Rollo, entonces plaza de Castelar y a mano izquierda el lavadero.

Detalle de la Fuente Los Burros

Dicha calle se denominaba Puerta de Almansa, hoy Joaquín María López y al fondo la casa de D. Pascasio. De frente la calle los Dátiles, actualmente Juan Chaumel.

Excelente vista de la ermita de Santa Bárbara.

Actualmente es la plaza de Águeda Hernández y en el centro está la estatua del Teniente Hernández Menor.

Surtidor de gasolina en la puerta de la posada el Sol. 1926. En la casa de enfrente, años más tarde se construyeron "los rascacielos de Pepe".


Terraza de la cervecería La Sardina situada en la entonces calle Cánovas del Castillo, ahora Luciano López Ferrer, a finales de los años 60 se demolió el edificio y en el nuevo se instalaron los recreativos denominados "La Sardina" y popularmente los billares "de Eloy".