Páginas

PORTADAS DE LIBROS Y OTRAS PUBLICACIONES CONCERNIENTES CON VILLENA - 7ª PARTE

7ª PARTE

Distribuidas en varias partes, figuran portadas de libros, revistas, y otras publicaciones, con las siguientes características: en unos casos figuran aspectos relacionados con Villena y en otros, el escritor o pertenece o está vinculado a nuestra ciudad.












Dolores Fenor Miñarro nombrada Hija Adoptiva de la ciudad de Villena, 11 abril 2019

La querida y reconocida Loli Fenor fue nombrada anoche Hija Adoptiva de la ciudad de Villena en un acto multitudinario celebrado en el Teatro Chapí al cual no faltaron familiares, compañeros y amigos de Villena y Lorca en el cual se reconoció la labor altruista y humana de la lorquina para con nuestra ciudad.
El Teatro Chapí fue el lugar elegido para la celebración de un acto muy especial en el cual la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Villena nombraba a Dolores Fenor Miñarro, Loli Fenor, como la primera Hija Adoptiva de nuestra ciudad. “Como primera Hija Adoptiva haces historia y abres un camino en nuestra ciudad”, destacó la concejala de Participación que abrió este expediente de reconocimiento, Mercedes Menor.
Los portavoces municipales de los tres grupos políticos presentes en la Corporación Municipal destacaron, por encima de su extenso currículum, su constancia, humildad y esfuerzo desinteresado en los más de 42 años que lleva viviendo en Villena. Su puerta de entrada a nuestra ciudad fue el instituto Hermanos Amorós al cual llegó en octubre de 1976 desde su ciudad natal, Lorca, recién Licenciada en Geografía e Historia.
Allí ocupó los cargos de Vicedirectora entre 1986 y 1989 y de Directora entre 1989 y 1997, etapa en la cual el instituto llegó a acoger a más de 1.500 estudiantes de toda la comarca. Forma parte del comité de la Fundación José María Soler desde su fundación en el año 1992 la cual dirige de forma desinteresada desde el año 2004. La Fundación José María Soler surgió como institución para preservar el legado del ilustre José María Soler y desde su fundación convocan anualmente los concursos de investigación e iniciación a la investigación en Arqueología y Ciencias Sociales.
La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Isabel Micó destacó su “labor desinteresada y la simpatía arrolladora que pone en todo lo que hace”. El portavoz del Partido Popular, Francisco Abellán realizó una introducción del poeta lorquino Eliodoro Puche tras la que destacó que “Loli es una de las mujeres más agradables y entrañables que residen en nuestra ciudad”.
La portavoz del grupo Verdes de Europa, Mercedes Menor resaltó que “se ha ganado por méritos propios este reconocimiento, un mérito que se hará más latente en el futuro”. La edil de Participación destacó la unanimidad de todos los grupos políticos de la Corporación Municipal para acordar este nombramiento que fue aprobado por Pleno el pasado 31 de enero.
Personalidades muy cercanas a la galardonada como Encarnita Pérez Vidal y Bienve Sánchez fueron también partícipes del acto. Ambas destacaron su labor como docente y difusora de cultura. El compromiso de Fenor, su responsabilidad absoluta además del entusiasmo y dedicación que pone en todo lo que hace.
El Alcalde fue el encargado de entregar el diploma acreditativo como Hija Adoptiva de Villena, además de la insignia de oro de la ciudad. “Por su trayectoria académica y cultural merecía este galardón, méritos que desborda por su forma de ser”, subrayó el Alcalde, antes de invitar a Fenor a firmar en el Libro de Honor de la Ciudad.
El discurso de la nueva Hija Adoptiva de Villena contuvo su esencia con citas literarias e históricas. “El reconocimiento que me estáis haciendo no tiene precio”, señaló antes de incidir que “la enseñanza es mi gran pasión desde que tengo uso de razón”. Una emocionada Loli Fenor despidió su discurso con unas palabras de Gabriel García Márquez que indican que “recordar es fácil si se tiene memoria, olvidar es difícil si se tiene corazón”. Para cerrar el acto Fenor quiso cantar el poema Gracias a la vida de Violeta Parra, acompañada al piano por el director del Conservatorio de Música, José Fernando Sirera.

TRASLADO NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES. VILLENA

Cofradia Dolores Villena

Apuntes sobre la Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores de Villena

“Ignacio Pinazo terminó “La Dolorosa” para Villena

            Este titular fue publicado en el periódico ABC del Jueves Santo, 29 de marzo de 1945 y con las palabras que figuran a continuación, Cecilio Barberán, escritor y crítico de arte, destacó la realización de dicha imagen con las siguientes palabras:

“Al entrar en el estudio de Ignacio Pinazo, una hermosísima mujer, cuyo rostro sella una pena iluminada de divinidad, nos sale al encuentro. Pronto reparamos: es una imagen de “La Dolorosa”, que acababa de terminar el ilustre artista para Villena.
¿Elogio de esta obra? Sólo cabe decir que toda la espléndida pompa barroca de la imaginería levantina, hace nuncias en este caso con el más profundo realismo imaginero cásico, a través de una concepción del mayor primor plástico…Esta es la obra de Pinazo; obra que sale a la par de otro alto logro escultórico que hemos de admirar en la Nacional”.

            Ignacio Pinazo Martínez (Valencia, 1883--Godella, Valencia, 1970) fue un conocido escultor, hijo del pintor Ignacio Pinazo Camarlench. Comenzó sus estudios junto a su padre y posteriormente ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Valencia. En 1900 se trasladó a Madrid para trabajar en el taller de Mariano Benlliure y posteriormente amplió su formación en Roma, gracias a una Beca de la Diputación de Valencia.
            Participó en varias Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, así como en numerosas muestras y certámenes artísticos. Obtuvo diversos premios y distinciones, destacando que fue condecorado con la Legión de Honor de Francia. Fue nombrado miembro de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando.



Creación de la cofradía con el título de Nuestra Señora de los Dolores

La cofradía se constituyó en 1975 y al año siguiente 1976, inició su participación en los desfiles procesionales.

            La bendición de la imagen la realizó en la iglesia de la Congregación, capilla de las Hermanas Trinitarias el entonces arcipreste de Villena don Arsenio Irigoyen Urtasun en la tarde del jueves Santo. Desde allí se inició el primer desfile procesional por las calles Corredera, Maestro Caravaca y Mayor para llegar a la plaza de Santiago para participar en la procesión del Silencio, detrás de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

            En dicho año la carroza fue prestada por el colegio Salesiano y las andas y candelabros eran las que se utilizaban unos años antes, en la carroza del Corazón de Jesús y posteriormente en la procesión del Corpus.

            En 1977 se realizó la carroza y en 1978 se repararon las andas. La imagen es propiedad de la familia “Fernández de Palencia-Gregorio” y fue realizada en los años cuarenta del siglo XX por el escultor Pinazo. Las andas fueron cedidas por la citada familia, procedentes de una ermita de Pinoso y atribuida su realización al escultor murciano Francisco Salzillo. Dicho autor realizó también la imagen de la Virgen de la Soledad de Jumilla.

            En 1979 se creó la primera banda de tambores de la cofradía y estaba compuesta por una caja, tres tambores y dos bombos.

            En 1986 se incorporaron un nutrido grupo de mujeres a la cofradía, revitalizando notablemente la misma y fue bordado el estandarte. Fruto de la buena gestión que llevaron a cabo, impulsaron la creación de una magnífica banda de cornetas y tambores.

            A finales del siglo XX tomaron la iniciativa de suprimir la carroza y sacar a hombros la sagrada imagen, tanto en la procesión del Silencio  como en la procesión del Santo Entierro.



Portadas de programas de la Semana Santa Villenense 1945 - 2002





















Curiosidades de la Semana Santa entre los años 40 y 70 del siglo XX

En aquellos años, durante la Semana Santa, los establecimientos recreativos cerraban sus puertas y Radio Nacional emitía música clásica, sólo interrumpida por la lectura del parte de cada hora.

Durante la Cuaresma y Semana Santa se producía un cambio radical en las costumbres, principalmente en las alimenticias, de ahí que se prodigara la olla con algunos mariscos y pescados (especialmente el bacalao). A esos días los llamábamos “de vigilia”.
En los días de Semana Santa era cuando nuestras madres amasaban las toñas y monas con güevo para las Pascuas. En un tablero de madera y colocado sobre la cabeza, se llevaban al horno y siempre me sorprendió que al amasar la harina en el lebrillo se le hacía la señal de la cruz.
La víspera del Domingo de Ramos eran tapadas con telas moradas las imágenes que estaban en las iglesias.
En Villena, en la mañana del Domingo de Ramos, cada parroquia tenía su correspondiente procesión. En Santa María se tomó la costumbre de que comenzara en San José y predominaban las ramas de olivo, en cambio en Santiago asistían en pleno la Corporación Municipal y la Junta Local del Movimiento, luciendo unas palmas altísimas que eran costeadas por las arcas públicas. En ambas iglesias el primer banco de ambos lados, estaba reservado para las “altas esferas” de la localidad.
Los sacerdotes se veían desbordados ante  las largas colas de feligreses que acudían a los confesonarios.
Era costumbre vestir elegantemente el Jueves y Viernes Santo. En la tarde noche del jueves y la mañana del viernes se acudía a visitar los distintos “monumentos” instalados en los templos en lugar distinto del Altar Mayor. En el caso de Santiago se colocaba en la capilla de la Comunión y en Santa María en la capilla dedicada a doña Catalina Ruiz de Alarcón. En Santa María, el Turno San Pascual Bailón de la Adoración Nocturna de Villena,  celebraba “Vigilia Extraordinaria” durante toda la noche del jueves a la mañana del Viernes Santo, por lo que las puertas de la iglesia permanecían abiertas toda la noche.
Resultaba también curioso ver a todas las fuerzas vivas de la ciudad (civiles y militares), recorriendo en comitiva, las calles de Villena, para visitar todos los monumentos, acompañados también por los agentes de las Fuerzas Públicas.
La Guardia Civil portaba sus mosquetones con el cañón hacia el suelo, se le denominaba “a la funerala”.
En Los días de Jueves y Viernes Santo, hasta la última reforma eclesiástica, no se tocaban las campanas y en la iglesia de Santiago, nos cuenta Juan Manuel Mataix Collado, que en el año 1955, siendo monaguillo, subía al campanario a dar vueltas a la matraca, para avisar del inicio de los Oficios. Su construcción data de 1900 y continúa en  buen estado de conservación.


 Galería de imágenes de aquella época












Archivo de veliusycia