Páginas

UNOS PAISAJES VILLENENSES EN EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DEL PARRAL, relacionados con LOS MARQUESES DE VILLENA - SEGOVIA

Con motivo de una excursión que en octubre del año 2009 realizamos a la provincia de Segovia, para asistir a la inauguración de las instalaciones que la empresa local HORFRES construyó en Campo de Cuéllar, bajo la denominación “Hortalizas del Carracillo”, realizamos una visita guiada a la ciudad de Segovia.

Mientras el guía contratado nos explicaba las características de “El Alcázar”, me acordé de que en una revista “Villena” de principios de los años 70 había leído algo acerca de unos paisajes villenenses en el Monasterio del Parral. Le pregunté por el citado monasterio y desde donde nos encontrábamos me indicó su ubicación, algo oculto entre la arboleda que le rodeaba. Tras mi comentario sobre dichos paisajes, el guía puso una cara muy extraña. Dio la impresión de que del citado monasterio solo conocía el nombre.

Como me quedé con las ganas de comprobar lo que yo deseaba ver, dos meses después volví a Segovia y la primera visita que realicé fue al citado monasterio. Mi pregunta era cierta y los paisajes que buscaba, estaban expuestos allí.


Esta inmensa satisfacción me animó a escribir esta crónica, la cual la voy a complementar con dos reportajes fotográficos. El primero centrado en el citado monasterio y el segundo sobre varias vistas de Segovia ciudad.


Para complementar este grato recuerdo, resumo lo visto en el Monasterio del Parral.

Tras acceder al monasterio nos encontramos con un patio con unos estanques y bellos jardines, la vista del Alcázar era preciosa. Fuimos visitando varias salas, así como el primer claustro. En el segundo ya no podía visitarse puesto que allí habitan los monjes jerónimos.

Salimos de nuevo a la calle con el fin de dirigirnos a la iglesia y en su fachada destacan dos grandes blasones recuadrados por una moldura de bolas. A la izquierda el de D. Diego López Pacheco, segundo marqués de Villena y a la derecha el de su mujer Dª Juana Enríquez.

Tras entrar en la nave nos fijamos en el retablo mayor, realizado en la época del primer renacimiento y es de madera dorada y policromada.

Seguidamente nos centramos en ver los dos sepulcros, y a ellos voy a refirme seguidamente.

En 1480 fueron traídos desde Guadalupe los restos de D. Juan Pacheco y estuvieron depositados junto con los de su esposa María de Portocarrero en la “capilla vieja”. En 1528 su hijo D. Diego López Pacheco, ordenó labrar los actuales sepulcros, los cuales están ejecutados en alabastro y guardan una perfecta armonía con el retablo.

El de D. Juan está al lado izquierdo del espectador y el Dª María a la derecha. Los dos presentan idéntica composición: una hornacina a modo de arco triunfal, en la que se hallan las figuras orantes de los esposos. Como fondo en ambos, la ciudad de Villena, representada por sus torres, murallas y castillo.

En las fotografías siguientes, exponemos un reportaje de la visita y se pueden ver perfectamente los grabados citados alusivos a Villena.


Vista del monasterio desde el mirador del Alcázar
Iglesia del monasterio.

























----------------------------------------------------------------------------------


Complementamos este reportaje con unas entrañables vistas de la ciudad de Segovia.


Iglesia de la Vera Cruz
Iglesia de San Martín
Una de las fachadas de la catedral
Detalle del acueducto



La catedral
El Ayuntamiento

El Alcázar




Puerta de San Andrés