Páginas

Boletín "El eslabón" nº 31 y 32, diciembre de 2004

Se trata del único boletín en el que se incorporaron dos números. Interesante selección de artículos y curiosidades locales dignas de recordar.





TARDE DE TOROS EN VILLENA

Villena Cuéntame estuvo en la primera corrida de toros en la recién inaugurada Plaza de Toros de Villena. Confieso que personalmente no entiendo nada de toros por lo que no puedo decir el resultado de la corrida, pero si puedo decir que los asistentes disfrutaron de una tarde de toros que comienza con una comida con los amigos y luego a... los toros.
"La Plaza"... espectacular
Todo empieza con una buena comida con los amigos...
y un buen vino...
La Laureada Banda Municipal de Villena
Los alguaciles de la corrida
El paseillo
¡va por ustedes...!
Enrique Ponce
Capote de grana y oro
Sebastián Castella
Alejandro Talavante
La Banda espectacular...
Enrique Ponce y Sebastián Castella... salida a hombros.
No hay billetes...
Canal 9 en directo desde Villena
Medios informativos...
"Los tres de toriles" Emilio, Sergio y Alberto.
La Peña Cultural Taurina Villenense
Preparados para la tarde...
Desde los balcones...
El humorista Arévalo no quiso perderse este día.
La alcaldesa Celia Lledó, Esplá y "El Soro" firmando en el libro de honor y recibiendo la insignia de plata de la ciudad. Francisco Ruiz “El Soro” y Francisco Esplá, últimos toreros del coso villenense e invitados de honor de la alcaldesa de Villena.
Plaza de toros de Villena. Toros de Alcurrucén.
Enrique Ponce: oreja y oreja.
Sebastián Castella: dos orejas y oreja tras aviso.
Alejandro Talavante: oreja tras aviso y oreja .
Villena (Alicante). Enrique Ponce, Sebastián Castella y Alejandro Talavante han salido en hombros en el exitoso y entretenido festejo que se ha celebrado esta tarde para celebrar la reinauguración de la plaza de toros de Villena. Se lidió una corrida de Alcurrucén que fue manejable y que dio opciones de triunfo a la terna.
Sebastián Castella sorteó en segundo lugar un toro de Alcurrucén que se movió en las telas y con el que el diestro francés construyó una labor vibrante, que caló mucho en los tendidos. Tras una buena estocada, cortó las dos orejas. Redondeó su actuación cortando otra oreja del quinto, un toro noble de Alcurrucén, al que instrumentó una faena estimable por su inteligencia.
Enrique Ponce había cortado una del primero, un toro muy protestado de salida al que el diestro de Chiva consiguió meter en el canasto en una faena muy técnica y medida. Paseó otra del cuarto, un toro manejable aunque de embestida desigual con el que Ponce pudo hacer el toreo elegante y despacioso que le caracteriza. Pinchó antes de cobrar una estocada, pero eso no le privó de cortar el trofeo.
También Alejandro Talavante había cortado una oreja del tercero, un toro manejable con el que consiguió muletazos despaciosos y limpios. El toro de Alcurrucén que cerró plaza fue un ejemplar noble, que se dejó hacer las cosas en la muleta de Talavante. Su faena entonada y limpia le valió una oreja.