Páginas

Visita a los "Monumentos" de las distintas iglesias de Villena - Semana Santa del año 2016


A modo de preámbulo, publicamos este montaje de portadas de la  Semana Santa villenense entre los años 2009 y 2016.

Seguidamente figura el reportaje de la visita a los distintos "Monumentos" que realizó nuestro amigo Santiago Hernández Reig durante la tarde del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo del año 2016, que en dicho año cayó en los días 24 y 25 de marzo.



Capilla del Asilo de Ancianos Desamparados


        Parroquia de San Francisco de Asís


         Iglesia de la Congregación, de las Hermanas Trinitarias


               Parroquia de Nuestra Señora de la Paz


Iglesia del colegio de los Padres Salesianos

  

Parroquia de Santa María de la Asunción. Antigua capilla del Baptisterio


Capilla mayor del templo arciprestal de Santiago Apóstol


 Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes

Itinerarios musicales de Ruperto Chapí - 1878 II parte


ROGER DE FLOR

            Se ha verificado en el teatro Real el estreno de esta partitura, acudiendo a presenciarlo lo más distinguido y competente de Madrid. No podemos hoy emitir un juicio completo de una obra que suscita ya encontrados juicios, pero desde luego podemos afirmar que revela, en cuanto al señor Chapí se refiere, grandes adelantos y aprovechados estudios. La sinfonía, de corte wagneriano, está instrumentada con energía y abunda en toques originales y de verdadero genio. El público le ha hecho repetir todas las noches que se ha cantado la ópera, aplaudiéndola sin medida.

También han sido acogidos con entusiasmo el dúo de tiple y bajo del acto primero, o sea la escena entre Miguel Paleologo y María, y el final del mismo acto. Respecto del segundo acto, agrada en totalidad a los partidarios de las nuevas tendencias musicales, mientras para otros ofrece bellezas al lado de defectos propios de la escuela a que el maestro parece afiliado. Del acto tercero citaremos la romanza de tenor, que ha sido muy aplaudida. Para nosotros es indudable que Chapí ha tomado por modelo a Meyerbeer y a Wagner, procurando dar a su obra carácter propio, dentro de la estética hoy a la moda en Alemania.

El libreto, producto de la pluma fecunda del señor Capdepón, está pensado y escrito con meditación y gusto, y demuestra que en España puede haber buenos libretistas. Los coros muy regulares, la orquestra, dirigida por Chapí, perfectamente; y la mise en scene ha demostrado el deseo del señor Robles de contribuir eficaz y positivamente a la creación de la ópera nacional, facilitando la ejecución de las obras de los maestros españoles. La decoración del acto primero, escena I, que hemos reproducido, testifica de nuevo la habilidad del señor Bussato, así como los trajes buen deseo, aunque no acierto, en el hábil sastre señor Paris, cuyo nombre citamos con gusto, recordando que él ha dirigido la construcción de los magníficos trajes que en las pasadas fiestas ostentaron los caballeros en plaza, los pajes de la grandeza y también los ujieres y maceros de la Diputación provincial.

Pronto publicaremos los retratos de los autores del Roger, ópera que indudablemente es un paso avanzado en el camino del teatro lírico nacional, entendiendo por este un camino de óperas, producto exclusivo de ingenios españoles, sea el castellano o el italiano la lengua en que estén escritos los libretos.

La Academia, tomo III, p.95; 15-02-1878


Dos nuevas obras desde Roma: La Muerte de Garcilaso y Vent Creator

En la sesión pública que hoy ha celebrado la real academia de Bellas Artes de San Fernando, se han ejecutado dos composiciones notabilísimas  de don Ruperto Chapí, una instrumental y otra vocal. La primera es el preludio de la ópera española en un acto intitulada La muerte de Garcilaso, letra de don Antonio Arnao, y la segunda un Vent Creator…a voces sola. Ambas obras pertenecen al segundo envio  que como pensionado de número de la academia española de Bellas Artes en Roma, remitió el laureado y joven compositor.

El autor de la música de Roger de Flor, de cuya ópera cada representación se oye con más gusto y entusiasmo por los inteligentes y el público ilustrado e imparcial que asiste al regio coliseo, ha demostrado una vez más que con las producciones que hoy hemos oído y admirado en la academia de Bellas Artes, sus relevantes y extraordinarias cualidades de compositor de genio y de vastos conocimientos en el manejo de la instrumentación y de la armonía.

La Correspondencia de España, 17-02-1878

Sobre la función de la Academia de Bellas Artes en Roma, creada por el gobierno de la República en 1873

Se realiza un repaso de los trabajos de todos los pensionados y nos centramos en nuestro paisano.
Finalmente, don Ruperto Chapí, joven y serio maestro que, si no se equivoca la opinión general, es la esperanza de nuestro arte lírico dramático, como acaba de demostrarlo.
¿Correspondieron estos artistas al fin que los creadores de la Academia se proponían?
Ahí están sus obras, los mejores justificantes.

El Pueblo Español, 22-02-1878

Teatro Real: Roger de Flor

El estreno de una ópera es siempre un acontecimiento; pero este es más importante cuando  el spartito ha brotado de la pluma de un compatriota. Y crece la importancia del acontecimiento, si, como ha sucedido con Roger de Flor, un éxito, y éxito brillantísimo, ha venido a premiar el talento del maestro compositor.

La noche del 11 de febrero de 1878 será memorable, por haberse verificado aquel suceso, por la ovación continuada de que fue objeto don Ruperto Chapí, joven autor de la música de Roger de Flor, y por el lujo inusitado, deslumbrador, que en trajes y decoraciones ha desplegado el Sr. Robles, empresario del Teatro Real, para poner en escena la ópera del maestro español.
La Gaceta Musical de Madrid fue el primer periódico que publicó el argumento y los lectores pueden verlo en el nº 5 de nuestra revista.

No nos proponemos hoy analizar detenidamente la estructura de Roger de Flor y la manera con que se ha revelado el señor Chapí en este nuevo alarde de su genio artístico. Para ello necesitaríamos mucho más espacio del que tenemos, y preferimos aplazar a nuestro número inmediato la grata tarea que en éste comenzamos, detallando aquí solamente las impresiones que durante la primera representación sentimos y el éxito brillante inmenso, que alcanzó tan notable obra del joven español, pensionado en la Academia de Bellas Artes en Roma.

El método de nuestro trabajo exige que insertemos a continuación los nombres de los artistas que han creado en el Teatro Real las personas que figuran en Roger de Flor:

María, princesa de Bulgaria, señora Borghi-Mamo; Irene, dama de honor, señora Flores; Roger de Flor, caudillo de los almogávares, señor Tamberlick; Basila, cortesano griego, señor Padilla; Miguel, emperador de Andrinópolis, señor Nannetti; Andrónico, emperador de Constantinopla, señor Ugalde; Nicéforo, griego, señor Santes.

Capitanes, Almogávares, Guardias aragonesas y catalanas, Pueblo griego, Guerreros turcoples; Masajetas, Romeos, Heraldos, Pajes y noble imperio griego.

La escogida concurrencia que llena todas las noches el Teatro Real, se había dado cita en la del 11 del corriente mes, para pronunciar su fallo respecto a Roger de Flor.

Imponente era el aspecto que presentaban todas las localidades del regio coliseo, más imponente para los que no olvidamos que el público que las ocupa, es severo con exceso, frio por punto general y descontentadizo casi siempre.

Tomó asiento el maestro Vázquez en el sitial destinado al director de orquesta; dio la señal con la batuta, y reinó en el Teatro, durante unos cortos momentos, silencio solemne, que interrumpió el primer acorde de la sinfonía de Roger de Flor.

Lo que esta sinfonía es, lo diremos otro día, puesto que según antes hemos indicado, hoy nos limitamos a ser cronistas del éxito de la ópera del maestro Chapí.

El público, en masa, pidió y obtuvo la repetición de la sinfonía, admirablemente interpretada por la orquesta, como el resto de la ópera, con lo cual han demostrado una vez más los profesores que la componen y el Sr. Vázquez, que los dirigió, sus grandes condiciones artísticas.

También se repitió el final del acto primero.

A la orquesta y a los cantantes, cuyos nombres hemos dado a conocer en otro lugar de este artículo, debe el señor Chapí una parte del brillante éxito que ha alcanzado su ópera, cuyo mérito es indudable, por más que no esté exenta de defectos.

Las muchas veces que fue llamado a la escena, ya solo, ya en unión de los artistas, fueron el justo galardón rendido a su talento de compositor.

La ópera, lo decimos de nuevo, ha sido presentada con mucho lujo; las decoraciones pintadas para ella por los señores Bussato, Bonardi y Valls, son preciosas y dignas de verse; el señor Saper, a cuyo cargo ha estado la dirección de la escena, ha dado una prueba más de su inteligencia, lo mismo que el señor París, por los elegantes trajes que ha confeccionado.

Las representaciones sucesivas de Roger de Flor, a las que asistía siempre una numerosa concurrencia, continúan proporcionando lisonjeros y legítimos triunfos a su autor el señor Chapí, a los artistas que la canta, a la orquesta y a su director el señor Vázquez.

Gaceta Musical de Madrid, 24-02-1878

 Plazas para la Academia de Bellas Artes de Roma

La academia de Bellas Artes de San Fernando ha propuesto para las pensiones de mérito de la academia de España en Roma: en pintura a don Alejo Vera, en escultura a don Manuel Olma y en música a don Ruperto Chapí. Para la de arquitectura no ha habido aspirantes.

Para las pensiones de número se están celebrando actualmente las oposiciones correspondientes y en breve hará su propuesta el jurado, que se compone de los señores Arrieta, Fernández, Inzenga, Zubiaurre, Jimeno, Barbieri y otros que no recordamos.

El Magisterio Español, 30-03-1878

Función regia en el Teatro Real, con motivo de la boda de SS. MM.

Al dar cuenta de esta verdadera solemnidad no vamos a estampar la extensa lista de nombres de las personas que asistieron ni a emitir juicio sobre las obras artísticas que se interpretaron por primera vez. Dado el carácter de convite de la función y las circunstancias de no haber podido asistir todos los que lo deseaban, lo primero valdría tanto como poner de manifiesto olvidos ajenos y desgracias propias, y dada la índole y la importancia de la cantata del maestro Arrieta y de la ópera Roger de Flor, de don Ruperto Chapí, lo segundo sería imposible, que no es dado generalmente emitir con acierto juicio imparcial a la primera audición de las obras musicales, sobre todo si como las que indicamos tienden a los desarrollos modernos del arte, apartándose de los procedimientos antiguos y de las fórmulas sencillas y trilladas. Juzgaremos, pues, en tiempo oportuno.

A las ocho y media ya estaban ocupadas casi todas las localidades del teatro e invadidos el vestíbulo y corredores de una concurrencia que representaba cuanto de notable encierra Madrid en ciencias, letras, banca, política y milicia.

La hermosura ocupaba como siempre el lugar preferente; y si no hacemos mención de ella hasta ahora, es porque cualquiera que sea el sitio en que la coloquemos, siempre ocupará el primero.
La animación en todos los pisos del teatro era extraordinaria; y caso raro por cierto, la conversación era una sola; la etiqueta y sus exigencias. El público, a una, discutía sobre el acierto de algunos diputados la elección del color de la corbata; y sobre todo si éste debía ser el blanco o el negro, individuo hubo que puso a su contrincante de oro y azul.

Jamás el número de espectadores había sido tan grande como el de anoche en el regio coliseo. Para que nuestros lectores puedan formarse cabal idea de aquel bastará decir que a las nueve menos cuarto los guardarropas eran incapaces para contener los abrigos en ellos depositados, y las contraseñas se habían agotado; así que no hubo otro remedio que alfombrar con las capas, rusos y gabanes de los perezosos o rezagados, el foyer y parte de los pasillos, para dar solución al problema, proporcionando a la vez a las señoras que llegaron tarde al teatro, el placer de llegar a sus localidades pisando sobre una doble alfombra, entre cuyos retazos puede ser que alguna reconociera prendas queridas de las de su alma.

La real familia se presentó en el teatro y ocupó el gran palco regio a las nueve y cuarto. Fue recibida con marcha real ejecutada por la orquesta que dirigía el Sr. Vázquez.

Al aparecer SS. MM. Fueron saludados con un viva que fue contestado por todos. Iguales aclamaciones resonaron en el teatro al terminar la orquesta la marcha real, oyéndose entonces un viva a la princesa de Asturias, que fue repetido por los espectadores.

Inmediatamente después el Sr. Vázquez cedió su puesto al maestro Arrieta, autor de la cantata  escrita para solemnizar el matrimonio de S.M. el rey. Alzóse la cortina y apareció una decoración a todo foro, que representaba un intercolumnio griego, y en el fondo una inmensa ciudad. Ocupaban el escenario más de 200 alumnos de las clases de solfeo del Conservatorio, encargado de interpretar la cantata de su insigne director, con los Sres. Gayarre y Ordinas que habían de decir las estrofas escritas por el señor Cárdenas.

La última producción del señor Arrieta es bastante extensa, y según las impresiones que pudimos recoger, agradó mucho.

Sabido es que la etiqueta prohíbe en esta solemnidad hacer todo género de demostraciones en pro o en contra de las obras sometidas al fallo del público; así que a pesar del excelente efecto que la cantata produjo en los espectadores no se aplaudió. Sin embargo, tres o cuatro de los elegidos, es decir de los del paraíso, iniciaron un  aplauso que no tuvo eco. Esto bastó a los dilettanti para caer en la cuenta y cerrar en sus manifestaciones.

Terminada la audición, dio comienzo el intermedio que se prolongó bastante según costumbre en estas fiestas. El golpe de vista que ofrecía el teatro en aquellos momentos es indescriptible, la animación era extraordinaria y la alegría, general. Mientras duró el entreacto el público en su mayor parte, y muchas señoras, permanecieron en pie dando frente al palco regio, en demostración de respetuoso afecto a la familia real que guardaba el siguiente orden de colocación.

A la derecha de SS. MM. La princesa de Asturias y las infantas sus hermanas; a la izquierda S.M. el rey don Francisco, la duquesa de Montpensier, la condesa de París y la infanta doña Cristina, hallándose detrás el duque de Montpensier y el conde de París.

La mesa del Senado y la del Congreso ocupaban los palcos principales de proscenio. El consejo de ministros su palco habitual de diario, y los enviados extraordinarios de las cortes extranjeras para presenciar el regio enlace, ocupaban el palco proscenio que ocupa generalmente la familia real.

Las autoridades y militares de Madrid se hallaban en los palcos de proscenio.

Diose fin al entreacto y empezó la representación de los actos 1º y 2º de la ópera Roger de Flor, de don Ruperto Chapí. En ambas ha demostrado el joven compositor los adelantos que en el difícil arte que se consagra ha hecho durante los años que ha permanecido fuera de España, dedicado a completar sus estudios, y en ambos revela el señor Chapí su gran talento y la atención que le han merecido las obras de los grandes maestros.

El Constitucional, diario liberal de Alicante; 13-04-1878

Fin de los festejos con motivo de la boda de SS. MM.

            El día veintisiete de enero terminaron los festejos anunciados en el programa oficial, con la magnífica serenata que ligeramente hemos descrito; pero aun nos falta ocuparnos de algunos detalles de gran interés, íntimamente relacionados con las regias nupcias a saber de las gracias otorgadas por S.M. el rey con motivo de su casamiento y de la manifestación de trabajo nacional o sea del regalo de boda de Su Majestad la Reina.

He aquí las primeras:
REALES DECRETOS
                        “Queriendo solemnizare el día de mi Regio enlace con mi augusta Prima la Infanta doña María de las Mercedes  y dar al Ejército con tan fausto motivo una prueba de aprecio que me merecen los heroicos esfuerzos que ha empleado para la consolidación de la paz, el valor, disciplina y constancia con que han contribuido en la Península y está contribuyendo en Ultramar al sostenimiento, defensa y gloria de la Monarquía, tomando en consideración lo que me ha propuesto el Ministro de la Guerra, plantea una serie de decretos relacionados con cargos en el ejército…”

Recuerdo de la Retreta

            Al llegar la retreta a Palacio, penetró por el Arco de la Armería en la forma consignada en el programa en los sitios que les estaban designados, y previa la venia de S.M. empezó la retreta, tocando las bandas de los regimientos de la Princesa, Artillería a pie, y primero de Ingenieros, la pieza compuesta al efecto del señor don Leopoldo Martí y dirigida por el Músico Mayor de la Princesa don Joaquín Huget.

            Terminada esta magnífica sonata, que mereció los elogios de todos los inteligentes, se tocó por todas las bandas con acompañamiento de coros el himno a su Majestad la reina doña Mercedes, del señor Ruperto Chapí, dirigido por su autor y otro himno a S.M. el rey.

Después de los honores se tocó el gran pasodoble, compuesto y dirigido también por el señor Chapí, terminando la serenata con la marcha Real por todas las bandas.

El Constitucional, diario liberal de Alicante; 24-04-1878

Concierto de la Sociedad Filarmónica la Lira

            Dentro del programa del concierto que la citada banda iba a dar la noche del uno de agosto de 1878 en el precioso jardín de Isabel II, bajo la dirección de don Pablo Gorjé,  figura la interpretación de la Gran Marcha de don Ruperto Chapí, pieza ejecutada con extraordinario éxito en Madrid y escrita especialmente para la gran retreta militar en el enlace de SS. MM. Y a continuación el Himno marcial coreado y varias piezas del señor Chapí.

El Constitucional, 01-08-1878

Carta de Ruperto Chapí a La Lira y nombramiento de presidente honorario de dicho agrupación musical

            La citada sociedad filarmónica informó que había recibido una atenta y cariñosa carta desde París, en donde en aquel momento residía el comprovinciano don Ruperto Chapí. En la misma les felicitaba con gran entusiasmo por el pensamiento de crear en la capital de su provincia, estas sociedades filarmónicas que también hablan en pro de la cultura de los pueblos. Sentía que su ausencia le impedía tomar parte en los conciertos que celebraban periódicamente en el paseo-jardín de Isabel II. Al mismo tiempo ofrecía su cooperación a la sociedad y les remitió varias piezas musicales, compuestas por él con motivo del regio enlace y cuyas composiciones había solicitado la sociedad para darlas a conocer al público.

            El señor Chapí, autor de notables obras musicales que han llamado la atención del mundo filarmónico, promete en su carta escribir varias piezas a ex profeso para la sociedad de conciertos.
            Los individuos de La Lira acordaron conceder al señor Chapí el título de presidente honorario de la sociedad, como recompensa a la distinción que les había dispensado el notable compositor.

El Constitucional, 02-08-1878

Nuevo concierto de La Lira

            La Lira, sociedad de conciertos bajo la dirección de don Pablo Gorjé, ofrecía periódicamente una serie de conciertos y en el que hacía 16 de la temporada y 6º de abono de la segunda serie de esta sociedad y que se celebró la noche del 22 de agosto en la plaza-jardín de Isabel II; entre el repertorio, figuraba la Serenata Militar, himno coreado dedicado a S.M. el Rey, compuesto por don Ruperto Chapí.

El Graduador, Alicante; 22-08-1878

LA ESCUELA. NACIONAL DE MÚSICA. EL DISCURSO DEL SR. ARRIETA

Se ha verificado, con la solemnidad de costumbre, la apertura del año escolar de 1878-1979, pronunciando con este motivo el señor Arrieta, director del Establecimiento, un sencillo discurso que, según la costumbre establecida por él mismo, es una especie de crónica de los sucesos de más bulto relacionados con la música.

Vamos a dar cuenta, muy sencillamente también, de este discurso que fue oído con mucho gusto por los alumnos y por todas las personas que asistieron al acto.

 Empieza el Sr. Arrieta dedicando un recuerdo a la Reina Mercedes y otro a la Reina Cristina, fundadora del Conservatorio de música y  declamación, hoy convertido en Escuela Nacional de Música: y, naturalmente, se complace en derramar llores sobre la tumba de la que fue esposa de Alfonso XII, y sobre la que, con la fundación del Conservatorio, inició la época de desarrollo y esplendor del arte musical, en que hace algún tiempo hemos entrado.

El Real decreto de creación del Conservatorio tiene la fecha de 15 de Julio de 1830 y está refrendado por el ministro Ballesteros.

 Al aludir, aunque incidentalmente, a las orquestas españolas, lamenta el Sr. Arrieta que no hayan ido al gran certamen de París, y dice lo siguiente, que consignamos sin comentarios:

"Yo he tenido la suerte de asistir a muchas audiciones verificadas en aquel palenque musical, admirando y aplaudiendo no pocas veces el mérito y la ejecución de las obras; pero me ha parecido que éstas no corresponden ó no están á la altura de los inmensos recursos que la nación francesa proporciona a sus maestros compositores, algunos de los cuales se salen del terreno propio de la música escribiendo sinfonías gálicas... idea que equivaldría á hacer en arquitectura un edificio a la Palestrina, ó en pintura un cuadro al óleo Rossiniano.
Nuestros excelentes profesores de orquesta, discípulos en su mayor parte de esta Escuela, dirigidos por uno de los maestros de clara y enérgica batuta que tenemos, hubiera obtenido--¿quién puede dudarlo?—abundante cosecha de aplausos, como los supieron alcanzar los italianos conducidos á la noble lucha por Faccio y Pedrotti.
Antes de la creación del Real Conservatorio de María Cristina, era sumamente difícil, si no imposible, la formación de una orquesta completa, cuando no entraran en ella elementos extranjeros, y esto mismo acontecía en las principales capitales de provincia. Los pianistas eran raros, los compositores rarísimos. Ahora, en cambio, hemos llegado a organizar en Madrid hasta dos grandes orquestas de conciertos a la vez, compuestas exclusivamente de españoles: en Barcelona, Cádiz, Málaga, Valencia y otros puntos, hay también buenas orquestas y directores inteligentes e ilustrados: tenemos excelentes pianistas, sin cuento, y una brillante pléyade de animosos y jóvenes maestros, merecedores de estímulo y protección eficaz. De las clases de canto han salido artistas distinguidos que han brillado y brillan aún en los teatros de primer orden de Europa, y Las clases de declamación han proporcionado á la escena española actores eminentes, honra del Establecimiento.”

Pasa el Sr. Arrieta á ocuparse de la sensible muerte del eminente Eslava y lo hace con frases sentidas, elocuentes y cariñosas, consagrando también un recuerdo al profesor de la Capilla Real don Miguel Carreras, y al maestro que fue de la catedral de Manila don  Apolinar Calahorra.

Entrando en la crónica de Ios sucesos musicales, recuerda el señor Arrieta la cantata compuesta por él para la inauguración de la Exposición de Bellas Artes, cuya letra escribió don Antonio Arnao; las últimas obras de los compositores de provincias señores Espí, Jiménez Pedrell y otros, dignos hermanos de los de Madrid; el éxito de la ópera Roger de Flor del maestro Ruperto Chapí, representada en el teatro Real; el premio de la pensión en la Academia de Bellas Artes de España en Roma que ha obtenido don Cleto Zabala; las obras instrumentales españolas ejecutadas por la Socied.ad de conciertos; la inauguración anual última de los trabajos de la Academia San Fernando; la próxima terminación de las obras del gran salón-teatro del Conservatorio, y los donativos que se han hecho en el año último a la Escuela Nacional de Música.

El señor Arrieta termina su discurso pidiendo á los alumnos laboriosidad constante, y respeto y gratitud a sus dignos maestros y superiores.

 Este solemne acto estuvo amenizado por un concierto vocal é instrumental en el que tomaron parte varios alumnos y alumnas del Establecimiento.

Crónica de la música, 10-10-1878

Don Emilio Arrieta

El semanario La Academia en su ejemplar número 21 de 07-12-1878 indica lo siguiente sobre don Emilio Arrieta:

“En la página 54 del tomo III de nuestra Academia publicamos un artículo biográfico, escrito por la elegante pluma de E. Blasco, de aquel eminente maestro español, a quien tanto debe el divino arte en nuestra patria. Al ofrecer hoy a nuestros lectores la biografía escrita por él mismo, de su predilecto discípulo señor Chapí, publicamos también su retrato, para que vayan unidos en las páginas del periódico los nombres que ya unieron con gloriosos lazos los merecidos lauros del talento y del arte.”

Don Ruperto Chapí

El joven y distinguido compositor don Ruperto Chapí nació en Villena. Muy pronto, al comenzar sus estudios musicales, dio muestras de su aptitud extraordinaria para el arte a que esteba decidido a consagrar su vida. Niño aún, ya pensó en organizar en su mismo pueblo los elementos posibles para ejecutar piezas instrumentales. Hizo sus estudios serios en la Escuela de Música y Declamación, obteniendo por unanimidad los primeros premios en las asignaturas de Composición y Armonía. En los trabajos que merecieron tan señalada distinción en los concursos de la primera de estas importantes y difíciles asignaturas, se advirtieron claramente sus grandes cualidades para el manejo de la orquesta y su elegancia y vigor en las ideas. A los 20 años ganó por oposición la plaza de músico mayor de la banda del tercer Regimiento de Artillería a pié. En el desempeño de este cargo demostró ser un notable director con condiciones de carácter e inteligencia nada comunes. Su batuta es clara, enérgica y de buen gusto en sus movimientos. Después de haber servido dos años, obtuvo la plaza de pensionado de número, en pública oposición, de la Academia de Bellas Artes en Roma.

Las naves de Cortés, especie de cantata, letra de don Antonio Arnao, que sirvió para uno de los ejercicios, se ejecutó en el Teatro Real, mereciendo aplausos generales, llamando la atención de las personas inteligentes algunos rasgos notables de genio.  El preludio y la introducción de esta composición, hecha en tiempo limitado y en completa incomunicación, son notables verdaderamente.

Al siguiente año, se ejecutó La hija de Jefté, ópera española, en un acto, perteneciente al segundo envio, que fue muy aplaudida en el Teatro Real.  Tres años ha durado la pensión, y los trabajos de reglamente remitidos por el señor Chapí han sido siempre calificados con las notas más honrosas, y premiados, por lo tanto, con el aumento de la asignación como pensionado.

La obra más importante de las suyas y que últimamente ha llamado la atención de nuestro público y de los amantes del arte músico es Roger de Flor, cuyas representaciones en el regio coliseo se oyeron con  creciente entusiasmo. Esta ópera en tres actos, compuesta en París, en poco más de dos meses, con objeto de que formara parte del tercero y último envío del pensionado de número, tiene tal importancia por las extraordinarias cualidades del compositor dramático y conocedor profundo del manejo de la instrumentación  que demuestra en ella el joven maestro, que puede asegurarse marca una nueva era en la historia de la música española.

No pensamos hacer un juicio crítico de tan importante producción, que honra tanto, mal que les pese a los pobres de espíritu e inteligencia, a nuestro Chapí, que brillará muy pronto entre los compositores más distinguidos del extranjero; vamos solo a indicar sucintamente las piezas y rasgos que con especialidad han llamado la atención de las personas competentes y del público sensato que acude al teatro a oír para gozar con la música, y no a lucir su gomosa persona de frac y corbata blanca, dándose tono de menospreciar la obra de un español que ha cometido el crimen de trabajar y hacer honor a su patria.

La sinfonía, o mejor dicho obertura, se compone de varios motivos principales de la ópera: una frase delicada del dúo de bajo y triple del primer acto; trozos del coro de catalanes y aragoneses del acto segundo y del final del mismo; el allegro del dúo de tenor y triple del tercero, y el tema que domina en la escena de la conjuración y que circula por toda la obra oportunamente, constituyen los elementos habilísimamente combinados de esta primera pieza de la época, que todas las noches se repitió entre calurosos aplausos. En el primer acto, la plegaria de Roger y coro general, el dúo de bajo y triple, la romanza de barítono y la marcha encierran bellezas notables, y el final, que es la gran escena de los conjurados, puede competir con las mejores piezas del repertorio moderno.

El segundo acto merece nuestro más entusiasta elogio: la romanza, el dúo de barítono y triple; el coro de aragoneses y catalanes, el tercero con coro y el grito de guerra del final, todo es digno de un maestro de genio y de larga experiencia.

En el tercer acto admiramos dos piezas notables; una preciosa romanza de amor y un dúo de tenor y triple: un trozo concertante en que dominan las voces solas, que precede al final de la ópera, y un pasaje de instrumentación cuando se decide Basila a matar a Roger, son también rasgos de gran valor.

Chapí es un eminente compositor dramático: quien como él sabe servir las situaciones del drama y pintar las pasiones y caracterizar los personajes, llega indudablemente a ocupar un honroso puesto entre los pocos que en todo tiempo se distinguen en tan difícil género de composición.

La pasión de la esposa de Roger, lo mismo en las escenas tiernas que en las enérgicas y levantadas, ha sabido expresarlo el joven compositor de un modo admirable. Los almogávares que nos pintan los cronistas de la expedición de aragoneses y catalanes a Oriente, y que, según nos dice García Gutiérrez en su Venganza Catalana, opinaban que:

En la escuela militar
La muralla es para entrar
La puerta para salir;

han tenido en Chapí un intérprete admirable. No cabe nada más propio ni más enérgico que el primer coro del campamento y el final del acto segundo.

Dicen que Chapí es exuberante en sus procedimientos y que huye demasiado de los efectos comunes o vulgares: Roger de Flor es la primera ópera en tres actos que ha compuesto. ¿Qué compositor, aun entre los de más fama, ha presentado una primera obra de tales condiciones, que contenga tantas bellezas como la de nuestro joven compatriota? No lo conocemos.

Chapí tiene genio; sus ideas melódicas son siempre elegantes; es armonista profundo y conoce y dispone la instrumentación magistralmente y siempre cual conviene a las situaciones dramáticas.”
Emilio Arrieta

La Academia, Semanario Ilustrado Universal;  07-12-1878

La "Procesión del Encuentro" en Villena - Década de los años 70 del siglo XX


La “Procesión del Encuentro” en la década de los años 70 del siglo XX

Las dos imágenes que participan en dicha procesión son “Nuestro Padre Jesús”, que parte de  Santa María y “La Virgen de la Soledad”,  que sale de Santiago. Las procesiones comienzan a primera hora de la mañana del Viernes Santo.
El Encuentro se realizaba en el cruce de la calle General Bellod (calle de la Amargura) con la calle Navarro Santafé y la calle de La Cruz, lugar conocido como "El Altico". 
Como podemos leer en el programa de la Semana Santa del año 1977, todavía se seguía realizando “El Encuentro” en el Altico. Reproducimos a continuación dicho programa y resulta muy curioso repasar las calles por donde discurrían las Imágenes de Nuestro Padre Jesús y la Virgen de la Soledad, antes y después.
Fue al final de la década de los años 70 del pasado siglo XX, cuando la Asociación de Cofradías, en aquel entonces presidida por Antonio Hernández Hernández, tomó el acuerdo de trasladar el "Encuentro",  a la Puerta de Almansa. Este cambio se produjo fundamentalmente por dos razones, la primera por la falta de espacio que se producía en el Altico, debido a la gran  cantidad de público que asistía y la segunda, estaba relacionada con la circulación, puesto que ya se podía cortar el tráfico, al haber entrado en servicio el desvío de la carretera nacional a su paso por nuestra ciudad.
Otra curiosidad digna de resaltar es que la Soledad se llevaba en andas y hasta que su cofradía creó la primera banda de cornetas y tambores (traje verde),  precedían a la sagrada imagen un grupo de nazarenos de la cofradía con tambores, cuyos sones eran idénticos a los que se tocan en la ciudad de Murcia en la procesión de los Salzillos, así como el acompañamiento de "la bocina", típica en Murcia y en Villena, aparte de otros lugares.
La Virgen de la Soledad, al salir del templo de Santiago, tomaba la calle de San Antón, para bajar por la calle Empedrada y continuar por Ramón y Cajal para subir por la calle Juan Chaumel hasta el lugar del Encuentro.
Finalizado “El Encuentro”, continuaban las dos imágenes por las calles: Navarro Santafé, José María Soler y Constitución. En los años 70, ambas imágenes se quedaban en Santiago, pero en los años anteriores, Nuestro Padre Jesús, por la Corredera, regresaba a Santa María y al igual que la Soledad, ambas imágenes se portaban en andas. Primero se puso en carroza a Nuestro Padre Jesús y posteriormente a la Soledad.

Joaquín Sánchez Huesca

Galería de imágenes

Selección fotografía de Enrique Ferri












Selección fotográfica de Francisco Domene Milán


















Como foto final, publicamos una fotografía de 1954, acompañando a Nuestro Padre Jesús los trabajadores de la empresa de calzados de "Francisco Fernández Barranco", con destino a Santa María. Van por delante del puesto de "La Paloma" y entre la feligresía acompañante va mi abuela María Gracía Agulló y uno de los portadores de las andas es su hijo Horacio Huesca Agulló.

Joaquín Sánchez Huesca


La creación de la Asociación de Cofradías de Semana Santa en Villena - 1972


La creación de La Asociación de Cofradías de Semana Santa en Villena - 1972

            Como consecuencia del bajón tan grande que llegaron a experimentar los desfiles procesionales que se realizaban durante la Semana Santa en nuestra ciudad en la década de los 60, a la Comisión de Fiestas, integrada en aquel entonces por casi todos los presidentes de las comparsas, se le ocurrió la idea de introducir a los festeros en las cofradías, a fin de conseguir un mayor realce y esplendor.
            La idea se comentó en las juntas generales de las comparsas  y las cofradías se vieron incrementadas por festeros entre los años 68 y 69. Por tal motivo se hizo necesario formar una asociación que uniese todas las Cofradías y a su vez ordenase los distintos actos a celebrar, ya que hasta entonces estas procesiones estaban organizadas, el Jueves Santo, la Procesión del Silencio por las cofradías de la parroquia de Santa María y el Viernes Santo, tanto el Encuentro como la procesión del Santo Entierro por las correspondientes a la parroquia de Santiago.


            Tras varios contactos entre presidentes y directivos de las cinco cofradías hasta entonces existentes, en el salón de actos de la iglesia parroquial de Santiago, el 26 de febrero de 1972, ante la presencia del Concejal de Festejos don Antonio Menor Valiente y del párroco de la arciprestal don Ginés Rodenas, se formó la Junta Directiva de ésta recién creada Asociación de Cofradías, la cual quedó formada de la forma siguiente. Presidente: Francisco Menor Marco de la Cofradía de la Soledad; Vicepresidente: Antonio Hernández Hernández, de la Cofradía de Ntra. Sra. de las Angustias; Secretario. Francisco Maestre Estevan, de la Cofradía de la Soledad; Tesorero: José Murillo Ortuño, del Cristo de las Penas; Vocales: José García Pardo, de Nuestro Padre Jesús; Amable Ibáñez Alonso, del Cristo de las Penas y Fulgencio Ferriz Hernández, del Santo Sepulcro. Delegado del M.I. Ayuntamiento: Antonio Menor Valiente. Asesores religiosos: Rvdos. Curas Párrocos de la Arciprestal de Santiago, Santa María, San Francisco de Asís, la Paz y las Virtudes.
            Las reuniones se fueron celebrando todas las semanas y un tema importante a resolver lo presentó el Santo Sepulcro, indicando que no encontraba personal suficiente para seguir llevando a hombros al Cristo Yacente. Se hizo cargo de la junta gestora de dicha cofradía Bernardo Valdés Martínez, quién se encargó de la realización de una carroza que portase el Paso junto con la Asociación de Cofradías. Tras finalizar la Semana Santa, al Sr. Valdés se le nombró presidente de la citada cofradía y acto seguido se incorporó a la Asociación como vocal de la misma.
            En este primer año se editó una pequeña revista con los cultos parroquiales, guía de procesiones, artículos, etc. que fue realizada por la Asociación y patrocinada por el M.I. Ayuntamiento.

Foto de Luis Murillo

            En el año de 1973 realizaron un pequeño programa compuesto de diez páginas, de pequeño formato, en el que tras el saluda de la Asociación, figura un artículo del entonces Arcipreste de Villena el Rvdo. Don Ginés Rodenas Murcia, le sigue el detalle de las Procesiones de entonces: el Miércoles Santo se realizaba el traslado de las imágenes de Nuestro Padre Jesús y el Cristo de las Penas de la iglesia de Santa María a Santiago. El Jueves Santo la Procesión del Silencio, que salía de la iglesia de Santiago. El Viernes Santo, a las 7 de la mañana se iniciaba la Procesión del Encuentro que tenía lugar en la antigua calle de la Amargura y por la noche la Procesión del Santo Entierro. Tras unas referencias a través de salmos y lecturas relacionados con la celebración del Misterio Pascual, finalizaba el citado programa con el “Horario de Cultos” de Jueves y Viernes Santo en las  cinco parroquias de Villena más en las iglesias de Salesianos, Trinitarias, Asilo de Ancianos y capilla de las Hermanas Carmelitas.
           El programa de 1973 es el primero que edita la Asociación de Cofradías y en las notas finales indica que toda la organización de la Semana Santa está a cargo de la citada Asociación.
Cerramos este apartado con el detalle de los itinerarios de 1973. A partir de dicho año comenzaron los traslados de imágenes, siendo el primero la noche del Miércoles Santo, llevando las Imágenes de Nuestro Padre Jesús y el Cristo de las Penas a la iglesia de Santiago, para salir desde allí en la Procesión de Silencio al día siguiente.  
Tras los cambios que llevó a cabo la Asociación de Cofradías desde su creación en 1972, la iglesia arciprestal de Santiago se convierte en el “centro” de los desfiles de la Semana Santa, puesto que de allí salían las dos grandes procesiones, la del Jueves Santo (El Silencio) y la del Viernes Santo (Santo Entierro). No obstante hay que hacer una observación, cuando la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, termina su recorrido en la Procesión del Silencio, regresa a Santa María, para salir desde allí en la mañana del Viernes Santo camino del “Encuentro”, sin embargo cuenta termina dicha procesión, la Imagen de Nuestro Padre Jesús se queda en Santiago.
Joaquín Sánchez Huesca