Páginas

Visita a los "Monumentos" de las distintas iglesias de Villena - Semana Santa del año 2016


A modo de preámbulo, publicamos este montaje de portadas de la  Semana Santa villenense entre los años 2009 y 2016.

Seguidamente figura el reportaje de la visita a los distintos "Monumentos" que realizó nuestro amigo Santiago Hernández Reig durante la tarde del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo del año 2016, que en dicho año cayó en los días 24 y 25 de marzo.



Capilla del Asilo de Ancianos Desamparados


        Parroquia de San Francisco de Asís


         Iglesia de la Congregación, de las Hermanas Trinitarias


               Parroquia de Nuestra Señora de la Paz


Iglesia del colegio de los Padres Salesianos

  

Parroquia de Santa María de la Asunción. Antigua capilla del Baptisterio


Capilla mayor del templo arciprestal de Santiago Apóstol


 Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes

La "Procesión del Encuentro" en Villena - Década de los años 70 del siglo XX


La “Procesión del Encuentro” en la década de los años 70 del siglo XX

Las dos imágenes que participan en dicha procesión son “Nuestro Padre Jesús”, que parte de  Santa María y “La Virgen de la Soledad”,  que sale de Santiago. Las procesiones comienzan a primera hora de la mañana del Viernes Santo.
El Encuentro se realizaba en el cruce de la calle General Bellod (calle de la Amargura) con la calle Navarro Santafé y la calle de La Cruz, lugar conocido como "El Altico". 
Como podemos leer en el programa de la Semana Santa del año 1977, todavía se seguía realizando “El Encuentro” en el Altico. Reproducimos a continuación dicho programa y resulta muy curioso repasar las calles por donde discurrían las Imágenes de Nuestro Padre Jesús y la Virgen de la Soledad, antes y después.
Fue al final de la década de los años 70 del pasado siglo XX, cuando la Asociación de Cofradías, en aquel entonces presidida por Antonio Hernández Hernández, tomó el acuerdo de trasladar el "Encuentro",  a la Puerta de Almansa. Este cambio se produjo fundamentalmente por dos razones, la primera por la falta de espacio que se producía en el Altico, debido a la gran  cantidad de público que asistía y la segunda, estaba relacionada con la circulación, puesto que ya se podía cortar el tráfico, al haber entrado en servicio el desvío de la carretera nacional a su paso por nuestra ciudad.
Otra curiosidad digna de resaltar es que la Soledad se llevaba en andas y hasta que su cofradía creó la primera banda de cornetas y tambores (traje verde),  precedían a la sagrada imagen un grupo de nazarenos de la cofradía con tambores, cuyos sones eran idénticos a los que se tocan en la ciudad de Murcia en la procesión de los Salzillos, así como el acompañamiento de "la bocina", típica en Murcia y en Villena, aparte de otros lugares.
La Virgen de la Soledad, al salir del templo de Santiago, tomaba la calle de San Antón, para bajar por la calle Empedrada y continuar por Ramón y Cajal para subir por la calle Juan Chaumel hasta el lugar del Encuentro.
Finalizado “El Encuentro”, continuaban las dos imágenes por las calles: Navarro Santafé, José María Soler y Constitución. En los años 70, ambas imágenes se quedaban en Santiago, pero en los años anteriores, Nuestro Padre Jesús, por la Corredera, regresaba a Santa María y al igual que la Soledad, ambas imágenes se portaban en andas. Primero se puso en carroza a Nuestro Padre Jesús y posteriormente a la Soledad.

Joaquín Sánchez Huesca

Galería de imágenes

Selección fotográfica de Enrique Ferri












Selección fotográfica de Francisco Domene Milán


















Como foto final, publicamos una fotografía de 1954, acompañando a Nuestro Padre Jesús los trabajadores de la empresa de calzados de "Francisco Fernández Barranco", con destino a Santa María. Van por delante del puesto de "La Paloma" y entre la feligresía acompañante va mi abuela María Gracía Agulló y uno de los portadores de las andas es su hijo Horacio Huesca Agulló.

Joaquín Sánchez Huesca


La creación de la Asociación de Cofradías de Semana Santa en Villena - 1972


La creación de La Asociación de Cofradías de Semana Santa en Villena - 1972

            Como consecuencia del bajón tan grande que llegaron a experimentar los desfiles procesionales que se realizaban durante la Semana Santa en nuestra ciudad en la década de los 60, a la Comisión de Fiestas, integrada en aquel entonces por casi todos los presidentes de las comparsas, se le ocurrió la idea de introducir a los festeros en las cofradías, a fin de conseguir un mayor realce y esplendor.
            La idea se comentó en las juntas generales de las comparsas  y las cofradías se vieron incrementadas por festeros entre los años 68 y 69. Por tal motivo se hizo necesario formar una asociación que uniese todas las Cofradías y a su vez ordenase los distintos actos a celebrar, ya que hasta entonces estas procesiones estaban organizadas, el Jueves Santo, la Procesión del Silencio por las cofradías de la parroquia de Santa María y el Viernes Santo, tanto el Encuentro como la procesión del Santo Entierro por las correspondientes a la parroquia de Santiago.


            Tras varios contactos entre presidentes y directivos de las cinco cofradías hasta entonces existentes, en el salón de actos de la iglesia parroquial de Santiago, el 26 de febrero de 1972, ante la presencia del Concejal de Festejos don Antonio Menor Valiente y del párroco de la arciprestal don Ginés Rodenas, se formó la Junta Directiva de ésta recién creada Asociación de Cofradías, la cual quedó formada de la forma siguiente. Presidente: Francisco Menor Marco de la Cofradía de la Soledad; Vicepresidente: Antonio Hernández Hernández, de la Cofradía de Ntra. Sra. de las Angustias; Secretario. Francisco Maestre Estevan, de la Cofradía de la Soledad; Tesorero: José Murillo Ortuño, del Cristo de las Penas; Vocales: José García Pardo, de Nuestro Padre Jesús; Amable Ibáñez Alonso, del Cristo de las Penas y Fulgencio Ferriz Hernández, del Santo Sepulcro. Delegado del M.I. Ayuntamiento: Antonio Menor Valiente. Asesores religiosos: Rvdos. Curas Párrocos de la Arciprestal de Santiago, Santa María, San Francisco de Asís, la Paz y las Virtudes.
            Las reuniones se fueron celebrando todas las semanas y un tema importante a resolver lo presentó el Santo Sepulcro, indicando que no encontraba personal suficiente para seguir llevando a hombros al Cristo Yacente. Se hizo cargo de la junta gestora de dicha cofradía Bernardo Valdés Martínez, quién se encargó de la realización de una carroza que portase el Paso junto con la Asociación de Cofradías. Tras finalizar la Semana Santa, al Sr. Valdés se le nombró presidente de la citada cofradía y acto seguido se incorporó a la Asociación como vocal de la misma.
            En este primer año se editó una pequeña revista con los cultos parroquiales, guía de procesiones, artículos, etc. que fue realizada por la Asociación y patrocinada por el M.I. Ayuntamiento.

Foto de Luis Murillo

            En el año de 1973 realizaron un pequeño programa compuesto de diez páginas, de pequeño formato, en el que tras el saluda de la Asociación, figura un artículo del entonces Arcipreste de Villena el Rvdo. Don Ginés Rodenas Murcia, le sigue el detalle de las Procesiones de entonces: el Miércoles Santo se realizaba el traslado de las imágenes de Nuestro Padre Jesús y el Cristo de las Penas de la iglesia de Santa María a Santiago. El Jueves Santo la Procesión del Silencio, que salía de la iglesia de Santiago. El Viernes Santo, a las 7 de la mañana se iniciaba la Procesión del Encuentro que tenía lugar en la antigua calle de la Amargura y por la noche la Procesión del Santo Entierro. Tras unas referencias a través de salmos y lecturas relacionados con la celebración del Misterio Pascual, finalizaba el citado programa con el “Horario de Cultos” de Jueves y Viernes Santo en las  cinco parroquias de Villena más en las iglesias de Salesianos, Trinitarias, Asilo de Ancianos y capilla de las Hermanas Carmelitas.
           El programa de 1973 es el primero que edita la Asociación de Cofradías y en las notas finales indica que toda la organización de la Semana Santa está a cargo de la citada Asociación.
Cerramos este apartado con el detalle de los itinerarios de 1973. A partir de dicho año comenzaron los traslados de imágenes, siendo el primero la noche del Miércoles Santo, llevando las Imágenes de Nuestro Padre Jesús y el Cristo de las Penas a la iglesia de Santiago, para salir desde allí en la Procesión de Silencio al día siguiente.  
Tras los cambios que llevó a cabo la Asociación de Cofradías desde su creación en 1972, la iglesia arciprestal de Santiago se convierte en el “centro” de los desfiles de la Semana Santa, puesto que de allí salían las dos grandes procesiones, la del Jueves Santo (El Silencio) y la del Viernes Santo (Santo Entierro). No obstante hay que hacer una observación, cuando la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, termina su recorrido en la Procesión del Silencio, regresa a Santa María, para salir desde allí en la mañana del Viernes Santo camino del “Encuentro”, sin embargo cuenta termina dicha procesión, la Imagen de Nuestro Padre Jesús se queda en Santiago.
Joaquín Sánchez Huesca




Crónica de la Semana Santa villenense de 1944 - Capítulo II

            A través de la prensa provincial, hemos tenido ocasión de conocer la crónica que realizó sobre las celebraciones de la Semana Santa villenense en el año 1944. Transcribimos literalmente el contenido de la misma:

En todos los villenenses ha producido el creciente esplendor de sus cofradías, junto con las populares demostraciones de fe, que todas las procesiones han constituido, han dejado de esta Semana Santa un magnífico recuerdo, que sus organizadores toman como premio a su trabajo y estímulo para proseguir en el camino de procurar el máximo esplendor para estas solemnidades litúrgicas en Villena.
La “Procesión del Silencio” salida por primera vez este año de la parroquia de Santa María, con la imagen del Santísimo Cristo de las Penas,  cofradía de vestas y capirote blanco, y capa de seda morada, recorrió las calles la noche del Jueves Santo.
Por la tarde del Viernes Santo se celebró, organizada por la misma cofradía, el solemnísimo Vía Crucis de penitencia, ofrecido por las intenciones del Sumo Pontífice, por la paz del mundo. Desde los balcones predicó las estaciones el reverendo señor cura arcipreste de la Purísima, de Yecla.
Una inmensa multitud de hombres y mujeres precedía y seguía la imagen del Santísimo Cristo de las Penas, cantando el santo Rosario.
Impresionante por su suntuosidad y devoción fue la “Procesión del Santo Entierro”, en la noche del Viernes Santo, organizada por el Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro. Tomaron parte los “pasos” del Santísimo Cristo de las Penas; María Santísima de los Dolores; Santo Cristo Yacente y María Santísima de la Soledad, cuyos cofrades vestían vesta y capirote blanco y capa negra.
En medio de un devotísimo impresionante silencio, y del pueblo todo congregado a lo largo del extenso recorrido de esta solemnísima procesión, fue desfilando el patético y religioso cortejo con su gran boato y esplendor, mientras de la inmensa multitud brotaban ininterrumpidamente “saetas” que ungían la noche con el aroma de la devoción villenense.
Alumbrando a “La Soledad” gran número de mujeres con la clásica peineta y mantilla española.
Todo ha constituido una Semana Santa esplendorosa.                              



Bien merece también un elogio la brillantez y destacada presencia de la Centuria de cadetes “Reyes Católicos” de las Falanges juveniles de Franco, en estas solemnidades religiosas en nuestra ciudad.
El Jueves Santo y en la parroquia de Santiago, tuvieron a su cargo desde las diez de la mañana hasta la una de la madrugada, la guardia al Santo Sepulcro y vela al Santísimo Sacramento, que montaron sin interrupción, escuadras portadoras de sus respectivos banderines.
De su fervorosa disciplina y de la ejemplaridad de su actitud en todo momento, sólo cabe decir que han merecido de las autoridades eclesiásticas calurosas y expresivas felicitaciones. En cuanto a su participación  en la procesión del Santo Entierro fue, en verdad, impresionante y digna de la grandeza del acto. Todos sus componentes eran portadores de antorchas que, al flamear en la oscuridad de la noche, ponían una nota de patetismo en el conjunto de detalles magníficos que han esmaltado las procesiones de la Semana Santa villenense”[1].




[1] Crónica publicada en el diario Información. Alicante, 12-04-1944

LA VIRGEN DE LAS VIRTUDES con el manto de Cuaresma, abril de 2014









VARIOS RECUERDOS DE LA SEMANA SANTA 2010

Fotos del Martes Santo, realizadas por Javier Montilla.









Realizadas en la noche del Miércoles Santo.












Procesión en la noche de Jueves Santo del "Cristo Rescatado".