Páginas

Villena - Recuerdos de las procesiones de Domingo de Ramos en la parroquia de Santiago


Ca. Finales de los años 50 (siglo XX), subiendo por la calle Capitán López Tarruella, esquina a Marqués de Villores.


Ca. años 70 (siglo XX). Procesión presidida por el entonces párroco de la iglesia de Santiago Apóstol, don Arsenio Irigoyen Urtasun, junto a su coadjutor, don Trino Bonmatí, los dos sacristanes y representantes públicos de la localidad. 


 Fotografías cedidas por Pepa Valdés

Archivo: Centro de documentación local Veliusycía.

La estación del ferrocarril M.Z.A. de Villena. Ca.1924

La estación del ferrocarril en Villena, ca. 1924.




VILLENA EN FIESTAS - 1924 (Programa comercial con detalle de los actos y publicidad)






































Villena - Programa del ECUADOR FESTERO 2024





 

Villena - Detalle de sus iglesias


https://www.youtube.com/@pateandoespana

Vistas y paisaje de Villena


https://www.youtube.com/@pateandoespana

Villena- Ciclo de conferencias organizado por la peña cultural El Salicornio, con motivo de la celebración del 499 aniversario como ciudad - 2024

 

Villena 1988 - Tarjeta de romero editada por la Junta de la Virgen


Las torres de Villena en 1973

Foto cedida por Pepa Valdés.
 

Apuntes acerca del convento de Monjas Trinitarias de Villena

Tres fotografías de la iglesia de la Congregación en el convento de las Hermanas Trinitarias de Villena. 

Realizadas por Velius el 24-2-2024




En Villena, en 1524, existía una iglesia dedicada a la Santísima Trinidad y al año siguiente,  junto a ella, se fundó el Monasterio de la Santísima Trinidad por las piadosas villenenses Doña Leonor Estevan y su hija Juana Martínez.

Los tres primeros hábitos fueron para Leonor Estevan, Juana Martínez y Luisa Mergelina. La primera priora fue la fundadora, Madre Leonor, quien dio un gran impulso a la comunidad. Dicho convento, desde su fundación, estuvo bajo la jurisdicción de los Padres Trinitarios Descalzos hasta que, en 1675, pasó a la jurisdicción del Ordinario.

En el año 1535 falleció Leonor Estevan, concretamente el día de la Santísima Trinidad. Fue nombrada prelada su hija Juana Martínez, quien fallecería quince años después, en 1550 y fue enterrada junto a su madre en la iglesia del convento.

En la Relación de Villena de 1575 encontramos datos de carácter religioso muy interesantes y que vamos a detallar a continuación:

En la pregunta 11 se indica que Villena es del Obispado de Cartagena y que la catedral reside en la ciudad de Murcia y que hay desde esta ciudad a ella catorce leguas por derecho camino. Se indica también que es cabeza de arcedianato y entran en su jurisdicción las villas de Almansa, Yecla y Sax.

Las  contestaciones a la pregunta 38 son muy extensas, si bien nos vamos a referir a las comunidades religiosas citadas.

Primeramente nos encontramos con la existencia de una iglesia ermita de la Santa Ana que es de los Franciscanos Descalzos. La obra de dicha iglesia la inició Don Martín de Selva, Deán -presidente del Cabildo-, que fue de la catedral de la santa iglesia de  Cartagena.

Respecto a las monjas Trinitarias se indica que hubo en esta ciudad una mujer muy señalada de gran virtud y santa vida; estuvo casada y de su legítimo matrimonio tuvo una hija, Juana Martínez.

Leonor, que así se llamaba, con sus propios bienes, en el año 1515, comenzó a edificar una casa y monasterio de monjas de la Santísima Trinidad y las dos, madre e hija, ingresaron en él.

Para finalizar las contestaciones de la citada “Relación” vamos a referirnos a la pregunta 53 y nos indica que en la ciudad de Villena hay un monasterio de monjas encerradas de la orden de la Santísima Trinidad con treinta religiosas, que se empezó a fundar en el año 1515, por una mujer natural y vecina de Villena que se llamaba Leonor  Estevan, la cual se casó y posteriormente enviudó y tenía una hija doncella llamada Juana Martínez.

Con sus propios bienes, industria y trabajo comenzaron a obrar e hicieron la iglesia y monasterio. Ingresaron en el mismo la madre y la hija y se indica que era un devoto monasterio de religiosas de santa y perfecta vida y de fama y de veras se sirve en él a nuestro señor Dios.

Se sustentan con trabajos de sus manos y con limosnas y rentas de los patrimonios y dotes que llevan las monjas que entran en dicho convento.

Finalizan las contestaciones a dicha pregunta con la descripción, a un tiro de ballesta apartado de la ciudad, hacia oriente, de un monasterio de frailes descalzos franciscanos, en el cual hay de ordinario siete u ocho frailes, siendo dicha casa la ermita de Santa Ana.

Nuevamente tenemos noticias del citado convento en el “Interrogatorio del Proyecto de Única Contribución del Marqués de la Ensenada” por Villena en 1755 y en la pregunta 39 se indica que uno de los dos conventos que están dentro del casco urbano es el de las Religiosas Trinitarias Descalzas y que cuenta con veinticuatro profesas, dos novicias y cinco legas.

 Tras finalizar la Guerra Civil y estar totalmente destruido el convento de las Trinitarias, que estuvo situado en la calle Trinidad nº 13, la Madre Superiora Concepción Galbis Milán -natural de Villena-, compró una casa al lado de la iglesia de “Los Congreguistas” -antigua Congregación de San Felipe Neri-, que es el edificio que está a la derecha, mirando de frente a la iglesia.

 Esa casa era propiedad del Obispado. Hicieron las correspondientes reformas  para vivir allí y se acondicionó la iglesia -en guerra fue depósito de víveres y mercado de abastos- y hasta 1948 fue parroquia de Santa María.

En aquel entonces vendieron el antiguo solar de la calle Trinidad por 100.000 pesetas y adquirieron el huerto que daba a la calle Ferriz y plaza del Rollo  por 65.000 ptas.

La primera obra que realizaron en dicho convento fue la construcción de varias celdas.

Como en la casa que habían comprado al obispado había mucha humedad y no era recomendable su estancia allí, con el asesoramiento de una comisión de villenenses que se nombró al efecto, acordaron construir un nuevo convento en la parte soleada del huerto, cuya puerta principal da a la Plaza del Rollo.

La obra nueva comenzó el 16 de septiembre de 1974 y al año siguiente se concluyó la primera fase, siguiendo después con la planta baja, la portería y la casa de los demandaderos. A los dos años las obran finalizaron.

El traslado de la Comunidad al nuevo convento se llevó a cabo el día 13 de noviembre de 1976,  fiesta de los Santos de la Orden y se abrió al público el 30 del mismo mes.

La obra se completó con un panteón en el huerto, la nueva sacristía, la piscina del huerto y la instalación de motores de agua para el mismo.

El alma de toda esta obra fue la Ecónoma de la Comunidad, Desamparados Machuca Trigo, - ya fallecida- y a la que tuve ocasión de visitar en varias ocasiones por motivos laborales.

El nuevo convento fue bendecido por el Obispo de entonces, don Pablo Barrachina y Estevan y como arcipreste de Villena ostentaba el cargo don Arsenio Irigoyen Urtasun, párroco de Santiago.

 Tras este resumen general, continuamos con otra crónica,  relacionada con el citado convento, escrita por el cronista de los Padres Trinitarios, Martín Olabarri Zurinaga, en 1978 en el libro Historia de las Trinitarias de Clausura, bajo el título: En un sosegado silencio.

En el  capítulo XV describe la fundación del convento de la Santísima Trinidad de Villena, desde sus inicios en 1524 hasta 1976. La detallada descripción figura entre las páginas 319 y  346 de dicho trabajo.

Del citado libro, plasmamos una selección de sus textos, resaltando los aspectos que hemos considerado más interesantes del contenido de las páginas citadas.

 

“En la ciudad de Villena, muy Noble, Antigua y Leal Llave de Castilla, que la divide del Reino de Valencia, el día 22 de mayo de 1524, fiesta de la Santísima Trinidad, el Obispo de Lisia, don Juan de Tapia, sufragáneo del obispo de Cartagena, el cardenal don Mateo de Langa, otorgó a todos los fieles que visitasen la ermita que se hallaba en el centro de la ciudad, el día de la Santísima Trinidad y todos los días del año y ofreciesen sus limosnas para la obra de la misma, cuarenta días de perdón. Celebró la santa Misa a la que asistieron distinguidos Clérigos y Caballeros de la ciudad. En fe de ello, lo firma por mandado del obispo, Agustín Montial (P.M. fray Fernando Torquemada, folio 266 y siguientes).

Esta fue la iglesia de la Santísima Trinidad, junto a la cual se fundó el Monasterio de las religiosas Trinitarias de Clausura y en la que celebran su liturgia. La fundación fue milagrosa, porque la piadosa señora  Leonor Estevan y su hija Juana Martínez se resolvieron a fundar un monasterio de religiosas y consagrarse a Dios en el estado religioso y dudaban sobre la religión que elegirían. Entonces se dedicaron a la oración para conocer la voluntad divina y vieron un día que de un hermoso globo de luz salían tres resplandores iguales, y como dice San León Papa de la estrella de los Magos, con la señal les dio inteligencia de la religión, de la Stma. Trinidad y de las religiosas Trinitarias. Como la ermita de la Stma. Trinidad estaba en buen sitio para convento y en ella lo fundaron…

Quedó toda la ciudad satisfecha del buen obrar de la madre y de la hija. Con lo cual y las razones tan ponderadas de Luisa de Mergelina, puso por obra la fundación del Convento y Luisa empeñó a sus padres y hermanos a coadyuvar en el intento, y los ya reconciliados pusieron también sus diligencias y esfuerzos y dieron por compañeras a sus hermanas e hijas y se fundó en la ermita de la Stma. Trinidad, el año del Señor de 1525 y se colocó el Santísimo Sacramento y los tres primeros hábitos que se dieron fueron a Leonor Estevan, Juana Martínez y Luisa Mergelina, y en breve se formó una Comunidad, porque toda la población acudió a ayudar a la fábrica y las religiosas, que en él se han consagrado en todos tiempos, han dado grande y suave olor de virtudes (apuntes facilitados por P.M. fray Sebastián Cerdán, hijo de Villena, lector del convento de Murcia. Copia de los escritos del P.M. fray Domingo López, Cronista General de la religión de la Stma. Trinidad. Envió esta copia a Villena el 3 de octubre de 1732)…

El convento estuvo desde su fundación bajo la jurisdicción de los Padres Trinitarios Calzados, hasta que en el año de 1675 pasó a la jurisdicción del Ordinario”.

             Respecto a lo acontecido durante la República de 1931 y la guerra civil de 1936 a 1939, indica lo siguiente:

             “El año 1931, al declararse la República, las religiosas fueron arrojadas del Monasterio y éste fue incendiado. Algunos señores de la ciudad pudieron sofocar el incendio. Las monjas estuvieron exclaustradas hasta el año 1935, en unas casitas cedidas por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, lindantes con el convento trinitario.

Peor suerte les cupo el año 1936, porque iniciada la guerra civil se vieron precisadas a escapar por las conejeras del convento, que lindaban con el huerto del Asilo de las Hermanitas. Por allí salvaron también la custodia, algunos ornamentos y el armonio que tienen en la actualidad, Era Priora la Madre Concepción Galbis Milán del Stmo. Sacramento, que sufrió muchísimo, porque la sacaron de su casa con otra religiosa también de Villena y estuvieron encarceladas dos días y sufrieron muchos insultos y vejámenes con su familia y otra hermana suya, María Josefa, que a la sazón era postulante del mismo convento y hoy es religiosa.

     Fueron respetadas las Hermanas que se refugiaron en el Asilo y en él falleció una Madre que había sido Priora. El convento fue destruido completamente en 1936 a consecuencia del fuego.

      Al terminar la guerra civil, la Rvda. Madre Concepción, Priora, compró una casa junto a la iglesia de los Congreguistas (Congregación de San Felipe Neri), propiedad del Obispado. Se hicieron algunas reformas para la vida de la Comunidad. Se acondicionó la iglesia y se la habilitó para parroquia de Santa María, de la ciudad, ya que el edificio de ésta no pudo servir de parroquia hasta pasados ocho años. Esta iglesia de las Trinitarias está cedida a la Comunidad por el Obispado, mientras permanezca el Convento junto a ella.

     A fin de comprar el huerto contiguo al convento, se vendió el solar del anterior Convento, por el que se pagaron 100.000 pesetas y el huerto costó 65.000. Con el resto se edificaron algunas celdas en la parte del mismo huerto. Las obras no se terminaron porque falleció repentinamente la Priora M. Concepción el 9 de septiembre de 1946, en el mismo momento en que se llevaba a la Virgen de las Virtudes a su santuario. Acaba de oír misa y comulgar.

      Fue elegida Priora la Madre Carmen Quílez y el día de San Pedro Apóstol de 1947, puso la clausura Papal. Y se siguieron las obras lentamente a causa de las privaciones propias de la posguerra. No obstante, la casa tenía mucha humedad y por algunas partes amenazaba ruina. Se hizo una terraza para salvar la enfermería, pero el informe del arquitecto era contrario a habitar dicha casa por su insalubridad.

    Se pensó mucho sobre la conveniencia, según el arquitecto de hacer, de hacer un nuevo Convento en las afueras de la ciudad, incluso se salió a ver algunos terrenos; pero les costaba a las religiosas dejar el actual. Después de meditarlo mucho se decidió pedir ayuda moral y técnica a varios señores bienhechores y se acordó formar una Comisión de Caballeros, aunados con la Comunidad y con el Arcipreste de Villena.

     Con la venia del Obispo, el parecer de la Comisión y el voto unánime de las monjas, se decidió vender la parte principal del convento, hacer otro nuevo en la parte soleada del huerto, con la entrada principal por la parte contraria a la iglesia. Se vendió otra finca, legado de doña Luisa Quintana, unos metros de terreno del huerto y la parte delantera del Monasterio. También contribuyeron con sus limosnas varios bienhechores, pero de manera especial las Carmelitas Descalzas de Clausura, a las que deben agradecimiento eterno las Trinitarias.

    Se comenzó la nueva obra el 16 de septiembre de 1974 y al año siguiente se concluyó la primera fase, siguiendo después con la planta baja, la portería y la casa de los demandaderos, y a los dos años se dio por terminada. Y el Sr. Obispo de la diócesis, don Pablo Barrachina, la bendijo acompañado del Arcipreste don Arsenio Irigoyen Urtasun, el Director del Colegio Salesiano, los sacerdotes y demás miembros de la Comisión con sus respectivas señoras y bienhechores con las Religiosas. Asistió también el P. Juan Luis Losada, Delegado de la Orden Trinitaria para las Religiosas de Clausura…

   El traslado de la Comunidad al nuevo convento se llevó a cabo el 13 de noviembre, fiesta de todos los Santos de la Orden y se abrió al público el 30 del mismo mes, festividad de Cristo Rey, del año 1976.

  El alma de toda esta hermosa obra fue la Ecónoma de la Comunidad, Madre Desamparados Machuca Trigo, que sigue complementándola con la nueva sacristía, la bella piscina del huerto y la instalación de los motores para el riego del jardín del monasterio”.

 Las religiosas que habitaban en el convento en 1976 eran:

 Sor María Josefa Galbis Milán, en religión de San Miguel de los Santos, natural de Villena.

Sor María del Carmen Machuca Trigo, de los Desamparados, natural de Madrid.

Sor María Virtudes García Meseguer, de San José, natural de Molina de Segura.

Sor Genoveva del Espíritu Santo, Fernández González, de Alguazas.

Sor Ángeles del Patrocinio, de la Ossa Ruiz, de Cehegín.

Sor Virtudes de la Trinidad, Serra Valor, de Villena.

Sor Josefina de la Inmaculada, Disla Román, de Yecla.

Sor Vicente del Sacramento, Ramírez Cantó, de Villena.

Sor María Regina González Cuesta, de La Gineta.

Sor Beatriz Amorós Martínez, de Villena.

Sor Angelines del Santísimo Sacramento Vilar Ramírez, de Villena.



Antiguo convento, fotografía de 1973

                       

Edificio que se construyó sobre el convento que se instaló en 1940. Año, 2022.



Fachada de la iglesia de La Congregación y detalle de la puerta


Actual convento, con acceso por la calle Ferriz. 2023





Detalle del patio, 2023.


La Morenica durante la visita que le hizo en 1999

Información y fotografías procedentes del Centro de documentación local Veliusycía. 

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS CONSULTADAS PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE ENSAYO SOBRE LAS HERMANAS TRINITARIAS DE VILLENA 


 Candelas orgiler, Ramón. Las ermitas de la provincia de Alicante. Diputación Provincial de Alicante, Alicante, 2005.

 ESPINALT Y GARCÍA, bERNARDO. Atlante Español. Descripción General de las ciudades de España, Reino de Murcia.  Madrid, 1778Descripción general: Geográfica, Cronológica, e Histórica de España, por Reinos y Provincias de sus ciudades y villas, publicado en 1778 por Bernardo Espinalt y García, oficial del correo general de esta corte.

fernández vila de hugarte, Ramón joachín. Relaciones Geográficas, Topográficas e Históricas del Reino de Valencia, por Vicente Castañeda y Colomer Madrid, 1919. “Relación de Villena hecha a Ruego de Tomás López  en 1780.

LÓPEZ HURTADO, CÉSARVillena Roja 1936-1939. Represión de Guerra y Posguerra. M&C Publicidad. Villena, 2010.

 madoz, pAscualDiccionario Geográfico-Histórico-Estadístico. Madrid 1849.

montesinos, josephVillena en el Compendio Histórico Oriolano. Obra que consta de 20 volúmenes, escrita entre los años 1791 y 1816. Las referencias a Villena están en el Tomo X, pp. 975-980.

nipho, Francisco Mariano. Descripción natural, geográfica y económica de todos los pueblos de España. La descripción de Villena figura del folio 185 al 232 en el tomo tercero. Madrid, 1 de enero de 1771, finalizándolo el 29 de marzo de ese mismo año.

OLABARRI ZURINAGA Capítulo XV: En un sosegado silencio: Fundación del convento de la Stma. Trinidad de Villena (Alicante). Historia de las Trinitarias de Clausura. Madrid: Residencia de los Padres Trinitarios, 1978, p. 319-346. Echegaray, 28 Madrid.

OROZCO SÁNCHEZ, PASCUALManual geográfico-estadístico de la provincia de Alicantelibro de lectura para las escuelas de instrucción primaria. Maestro con título superior y de una de las escuelas elementales de la capital. Natural de Monforte del Cid. Editado en Alicante, 1878. Imprenta de Antonio Reus, C/Jorge Juan, 11 y 13.

R.C.J. Artículo: “El convento de la Santísima Trinidad, faro de luz divina de nuestro pueblo”. Revista anual Villena 1991 nº 41. Creemos que el escritor de dicho artículo fue Juan Ramírez Cantó, hermano de una de las monjas que estaban en dicho convento en 1978. Describimos el siguiente párrafo acerca de lo que las monjas realizan a finales del siglo XX.

“Sencillamente las labores de toda ama de casa; administrar su huerto, confeccionar prendas, bordar, planchar de forma primorosa, como se deja ver en el ropero de <Nuestra Morenica> y ornamentos de instituciones religiosas y como obligación primordial dedicarse a la <Oración>, siguiendo la línea de Jesús…”

        

SÁNCHEZ HUESCA, JOAQUÍNLa  huella franciscana en Villena, la Cuaresma, Semana Santa, Viacrucis y las Pascuas., Villena 2019.

SANTA TERESA DE, Josef; Cronista general de la Reforma Ilustrada. Vida y Virtudes de Santa Teresa de Jesús. Murcia, 1791. Milagro realizado por la Santa Teresa en la iglesia de la Congregación de Villena, sede de las Monjas Trinitarias.

SOLER GARCÍA, JOSÉ MARÍALa Relación de Villena de 1575, 2ª edición, M.I. Ayuntamiento de Villena e Instituto de Estudios Alicantinos, Alicante 1974.

SOLER GARCÍA, JOSE MARÍA.  Villena, prehistoria, historia y Monumentos. Instituto de Estudios Alicantinos de la Diputación Provincial de Alicante. Villena, 1976.

TARRUELLA RICO, fRANCISCO JToponimia médica de Villena, 1934. Obra que obtuvo el Primer Premio en el Concurso Roel de 1935 y está sin editar.

vidal tur, GonzaloEl Obispado Orihuela-Alicante, tomos I y II. Alicante, 1961.

 vilar, María José.  Universidad de Murcia. Trabajo titulado “La adaptación territorial de las diócesis españolas a las provincias civiles. El caso del obispado de Cartagena 1851-1957”. Cuadernos de Historia Contemporánea, 2003, pp. 289-308.

 VILAR RAMÍREZ, Juan Bautista. Artículo titulado: “La iglesia y monasterio de Trinitarias de Villena demolidos en 1936, en un testimonio inédito del siglo XVIII”. Revista anual Villena nº 37 de 1997.

 VILAR RAMÍREZ, Juan Bautista. Artículo titulado: “Los orígenes y evolución inicial del monasterio de religiosas trinitarias de Villena”. Revista anual Villena nº 65, 2015.

  ADORACIÓN NOCTURNA ESPAÑOLA. Turno de San Pascual Bailón de la parroquia de Santa María de Villena. Libro de actas que comprende los años de 1940 a 1963.

 BOLETINES OFICIALES DEL OBISPADO ORIHUELA-ALICANTE1954-1972.

 YAKKA, Revista de estudios yeclanos. “Las Bellas Artes y sus artífices en Yecla”. Catálogo razonado de artistas, por Francisco Javier Delicado Martínez. Siglos XIII al XXI. Año XVII nº 15 (2005).

 Páginas web:

 

http://www.manuserran.com/index.php?option=com_content&view=article&id=760:convento-de-monjas-trinitarias&catid=278&Itemid=465

http://www.villenacuentame.com

http://www.eleslabonvilena.com

https://www.escuadrasalvajes.com/articulo/imprimir/el-convento-de-la-santisima-trinidad-de-villena

Archivo fotográfico: Centro de documentación Velisycia.