Páginas

EL BORDOÑO, EDICIÓN ESPECIAL CON MOTIVO DE LAS FIESTAS, Villena 5 de septiembre de 1913


Este ejemplar pertenece a la segunda época de dicha publicación, con periodicidad semanal y como día de aparición el domingo. Se realizaban en la imprenta de Diego Muñoz.

Comienza con un  saludo de La Redacción:

A los honrados y valientes hijos de Villena que, cumpliendo sus deberes militares en el ingrato suelo africano ó laborando por los suyos en tierras extrañas, se encuentran ausentes de su patria chica en estos días tan señalados; a las mujeres villenenses, alma de toda fiesta culta y encanto de nuestra vida humilde provinciana; a los amables forasteros que nos honran con su grata presencia…”.

Le sigue un artículo de actualidad titulado “LA GUERRA Y LA PAZ”, en el que el escritor está influenciado por las guerras de los Balcanes y de Marruecos, lo firma R. García Amorós.

Un diálogo en villenero con los personajes PERE Y FRASQUITO, con un dibujo de Hermógenes Esquembre realizado en 1908. Su autor: J. Menor Hernández.

A continuación figura un artículo titulado “EL TRIUNFO DE LA CIENCIA”, hablando de las fuerzas que entran en juego en la naturaleza y los comportamientos de las personas humanas. Interconexión entre ciencia e ignorancia. Fue escrito por Luis Ferriz García.

Continúan unos artículos cortos denominados “BROCHAZOS” que son pensamientos filosóficos en los días previos a la llegada de las Fiestas, unidos a los problemas cotidianos, cada vez más agraviados. Su autor, A. Cerdán Cervera dedica un apartado muy singular la figura del cabo de gastadores, con movimientos automáticos y centrados en no perder el paso y la arrogancia.

Aníbal Sánchez escribió un poema titulado “LA FUENTE” y está ilustrado con una foto de la primitiva fuente de Los Chorros y que sigue estando en la actualidad.
  
Otra poesía, titulada “EL HIJO DEL POETA”, escrita por José Pons Samper en Madrid el 18 de marzo de 1913. Como ilustraciones de la página, las puertas principales de Santiago y de Santa MARÍA.

Continúa el boletín con un extenso artículo de tres páginas titulado “EN MEMORIA DE CHAPÍ” y su autor: J. Vicente.

“LOS MAGOS DEL PINCEL”, escrito por Adolfo Pons y Pelayo.

“TE TENGO MIEDO”, por Primitivo Guillén.

“DE LA HISTORIA LOCAL–MISERICORDIA”, reflexión festera y sociológica comparada con aquel momento, escrito por Bartolomé Cerdán.
  
Finaliza el apartado literario con un poema “EL PUEBLO EN FIESTAS” escrito por Ali-Nab y finaliza con las siguientes estrofas:

“…Diviértete y goza,
Descansa…
Y piensa en la lucha
Con nuevos alientos, con más esperanzas,
Y cuando tus fuerzas encuentres respuestas
Despierta y no olvides que un puesto te aguarda
Entre tus hermanos, los trabajadores,
Que te están gritando –levántate y anda-“.
  
Y como hoja final el extracto del programa de Fiestas, del 5 (viernes) al día 9 (martes).

Muy interesante el contenido de los actos, lo que hace recomendable su lectura para conocer mejor como eran las Fiestas de hace un siglo.

Joaquín Sánchez Huesca




SUPRESIÓN DE LOS DISPAROS DE ARCABUZ EN LA PROCESIÓN DEL DÍA 8. VILLENA, FIESTAS DE 1901


En el programa de Fiestas del 1900, en los actos del día 8, leemos literalmente lo siguiente:


“En correcta formación y batiendo marcha las bandas de las comparsas, se dirigirán estas a la plaza de Santiago.
No se harán disparos de arcabuz en todo el trayecto.
A las cinco en punto, la “soldadesca” desfilará a las puertas de la Casa de la Ciudad y desde este sitio comenzarán a disparar sus arcabuces las comparsas que no se avengan a abstenerse de hacer salvas durante el paseo.
Queda prohibido a todos los individuos de las comparsas, separarse de sus filas bajo ningún pretexto en el acto de la fiesta.
Se prohíbe también a los mismos entregar sus arcabuces  a los espectadores para hacer disparos”.

Acto seguido, informa dicho programa a que a las seis de la tarde comienza la Solemne Procesión de la Virgen de las Virtudes.
Se indica también en el programa que la Virgen hará varias paradas en las que se cantarán motetes de diferentes autores e figura también, en otras cuestiones, que las comparsas se abstendrán de disparar los arcabuces durante el paseo de la Virgen por la plaza de Santiago, aclarando que las salvas de arcabucería se llevarán a cabo después del paseo claustral, cuando la Virgen asoma a la plaza.
Dicho texto es la última vez que se publica, puesto que al año siguiente, 1901, se produce un cambio muy importante en el desarrollo de la procesión de la Virgen de las Virtudes del día 8 y a él  nos vamos a referir seguidamente  a través de dos fuentes de información: una, obtenida de los programas de actos y la otra procedente de la prensa.
Todo el texto citado anteriormente, referido al año 1900, desaparece en el programa de 1901 y en su lugar se escribe lo siguiente:

“Para mayor esplendor del acto (refiriéndose a la procesión del día 8), y a fin de que las fachadas de las casas de la carrera puedan lucir sus colgaduras e iluminaciones, las comparsas de moros y cristianos , deferentes con las súplicas del Ayuntamiento, se abstendrán de disparar en la procesión, y formarán a la cabeza de ésta con sus escuadras de gastadores y sus músicas, luciendo en las bocas de los arcabuces vistosos gallardetes con los colores nacionales y llevando una vela encendida como los demás fieles…”

Complementamos esta información con la ofrecida por el  periódico La Correspondencia de España, de fecha 5 de septiembre de 1901, en el que  nos encontramos la siguiente noticia referida a Villena y que redacto textualmente:

Con el ceremonial de costumbre se ha publicado y repartido ya por las principales calles el programa oficial de los festejos cívico-religiosos que la ciudad de Villena dedica a su patrona la Virgen de las Virtudes en los días del 5 al 9 del actual.

El Ayuntamiento, de acuerdo con la Junta administrativa del culto, no ha perdonado medio para que los festejos superen en brillantez y magnificencia a los celebrados en años anteriores.

Así lo declaran en el expresado programa sus firmantes D. Ricardo García, alcalde presidente del Ayuntamiento y el secretario don Cristóbal Pérez.

Si en el buen éxito y lucimiento de las próximas demuestra el citado alcalde el mismo interés y celo que ha demostrado de acuerdo con el ayuntamiento, sin duda alguna, en el saneamiento, policía y obras urbanas de utilidad en esta ciudad, es indiscutible que los festejos anunciados superarán seguramente por su brillantez a los de otros años.

Los círculos de recreo, los comerciantes y los industriales de la localidad contribuirán con su cooperación al buen resultado que se espera.

Entre las bandas contratadas para amenizar las fiestas con dianas, pasacalles, retretas, etc. figura la del regimiento de infantería de la Princesa, de guarnición en Alicante.

Además de las solemnidades religiosas que se celebrarán en la Colegiata de Santiago, habrá misa de campaña, gran retreta, alborada, serenata y los consabidos fuegos artificiales.

En las próximas fiestas, a la vez que aumentará el número de públicos regocijos, disminuirá el número de descargas de arcabuz, que siempre fueron la parte integrante de la fiesta.

Con muy buen acuerdo, el Ayuntamiento  ha limitado el número de disparos, prohibiéndolos terminantemente durante la procesión del día 8.

Por algo se empieza, y bueno es que nos vayamos convenciendo de que en España gastamos demasiada pólvora en salvas”.

En los programas de los años siguientes, 1902 y 1903; se indica que:

“siguiendo la costumbre de años anteriores, las comparsas irán formadas, con sus músicas, a la cabeza de la procesión, sin hacer disparos”.

Con el paso de los años  surgieron otros cambios, no hay que olvidar que en las Fiestas de La Virgen se realizaban tres procesiones: la de llegada en la tarde noche el día 5, el paseo en la tarde noche del día 8 y la de despedida, en la mañana del día 9.

Joaquín Sánchez Huesca



DOCUMENTOS CURIOSOS DEL I CONGRESO DE MOROS Y CRISTIANOS - VILLENA 1974






CONCIERTO DEL ORFEÓN DE LA CAM y a un lado los dos estandartes de "LA MORENICA" - FIESTAS DEL 2004


En la noche del 7 de septiembre del año 2004, con motivo de mi asistencia al concierto previo a la Alborada que se celebró, patrocinado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo, realicé esta foto, en  la que, por primera vez, se exponía el nuevo estandarte que fue diseñado por el artista local Isidro Gosálbez Rios.

El nuevo estandarte fue donado por la comparsa de Moros Nazaríes.

La citada foto figura en el programa de actos religiosos que, la Junta de la Virgen ha editado con motivo de las Fiestas del año 2018.



Fotografía de aquella misma noche, durante la actuación del orfeón Alicante.



 Joaquín Sánchez Huesca

LA ESCUADRA ESPECIAL "FATIMÍES" POR LA CALLE ANCHA, EN EL DESFILE DE LA ENTRADA DEL AÑO 2017

Espectacular, el reportaje fotográfico realizado por Francisco Domene Milán a la escuadra especial de FATIMÍES, perteneciente a la comparsa de Moros Nuevos; y por supuesto el impresionante desfile que realizó esta escuadra, tanto en la tarde del día 5, como en la noche del día 6.

Galardonadas por la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena con el primer premio a la mejor escuadra especial femenina del Bando Moro en las Fiestas del 2017.
















Fotografías realizadas por Francisco Domene Milán

El cañón de los Moros Nuevos subiéndolo al castillo en la Guerrilla del día 6, Fiestas 2015





Fotografías realizadas por Joaquín Sánchez Huesca

MOROS NUEVOS en la Procesión, bajando por Santa María - 8 de septiembre de 2014














Fotografías realizadas por Joaquín Sánchez Huesca

Desfile de los MOROS NUEVOS en la tarde del día 9

Algunos momentos de dicho desfile en éste año 2009. Como nota a destacar la magnífica interpretacíón de la nueva marcha militar titulada "La Jaima", compuesta por Miguel Angel Mas Mataix

Desfilando por la Puerta de Almansa

En la Plaza de Santa María

Por la Calle Mayor

Preparándose en fila de a uno para entrar en la Plaza de Santiago

Detalle del "caracol" que los Moros Nuevos realizan en la Plaza de Santiago, mientras va entrando toda la comparsa, finalizando con una alocución del presidente y la interpretación del pasodoble "Día 4 que fuera".
Fotografías realizadas por Joaquín Sánchez Huesca

Algunas estampas de "MOROS NUEVOS" vistas por la pluma de "BLAS EL DIBUJANTE"


 

Dedicado a la Peña "El Huevo Frito"




INTERESANTES DOCUMENTOS DE LA JUNTA CENTRAL DE FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS DE VILLENA









CREACIÓN DE LA “FIESTA DEL PASODOBLE" – Villena, 1917


                           Revisando el contenido de los programas de Fiestas de los años 1916 y 1917, nos situamos primeramente en el día 5 de septiembre de 1916 y destacamos lo siguiente:

-          A la una de la tarde marcharán el Clero y las Autoridades al santuario de las Virtudes, para conducir procesionalmente a la Sagrada Imagen a Villena.

-          A las tres “Bendición de la Bandera de Moros Nuevos” en la parroquia de Santiago, amenizando el acto una banda de música.

-          A las cuatro y media “Entrada de Comparsas” desde la Losilla, con las músicas contratadas  por el orden siguiente:

Banda “Juventud Musical Villenense”
Moros Viejos con la de “Petrel”
Moros Nuevos, con la de “Muro”
Romanos, con la de “Alfafara”
Bando Marroquí, con la de “Ayelo de Malferit”
Estudiantes, con la de “Salinas”
Marineros, con la de “Fuente la Higuera”
Cristianos, con la de “San Vicente”

Las cuales, recorrerán las calles de costumbre hasta llegar a las afueras de San Sebastián, donde harán “SALVAS DE ARCABUCERÍA” a la llegada de la Virgen.

Pasamos al programa de 1917  y más exactamente, en el apartado donde se describen los actos del día 5:

“A las doce del día, un repique general de campanas anunciará el principio de las Fiestas. A esta hora, todas las músicas de las comparsas, uniformadas, estarán en la plaza de Santiago; las que, al izarse en el balcón del Ayuntamiento el pabellón de la ciudad, ejecutarán la Marcha Real. Acto seguido empezará

LA FIESTA DEL PASODOBLE

desfilando los Exploradores con su banda de cornetas y tambores, y las demás músicas, por las calles de Ramón y Cajal, Joaquín Mª López, Corredera, Maestro Caravaca, Mayor y plaza de Santiago.

A las cuatro,
ENTRADA DE EXPLORADORES

con su banda de cornetas y tambores, desde la Losilla a las afueras de San Sebastián, donde evolucionarán mientras llegan las Comparsas”.

 Las bandas de música que participaron en dicho año con las comparsas fueron:

“Petrel” con los Moros Viejos
“Muro” con los Moros Nuevos
“Bocairente” con los Romanos
“Beneficencia de Alicante” con el Bando Marroquí
“Salinas” con los Estudiantes
“Biar” con los Romanos
“Crevillente” con los Cristianos

Estas siete bandas, junto a la “Juventud Musical Villena” y la de los "Exploradores" fueron las primeras en realizar:

EL PRIMER DESFILE DE “LA FIESTA DEL PASODOBLE

Joaquín Sánchez Huesca


FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS 2018

   Con motivo de las Fiestas a celebrar en el mes de septiembre de 2018, hemos seleccionado unos artículos muy interesantes que fueron publicados en los programas de Fiestas de la década de los años 40 del pasado siglo XX.

La selección que hemos escogido es la siguiente:


1941: Antigüedad de los nombres de algunas calles de Villena
          (publicado 20/08)

1942: Cosas de Antaño (publicado 20/08)

1943: Villena Prehistórica (publicado 13/08)

1944: Últimas Fiestas centenarias. Dos rosas de oro (publicado 11/08)

1949: Personas y Paisajes (publicado  10/08)

   

Programa de Fiestas Villena 1941 - Artículo titulado: “Antigüedad de los nombres de algunas calles de Villena” - Autor: Gaspar Archent-Canónigo


Entre los escasísimos apuntes, coleccionados por el inolvidable don Salvador Avellán, presbítero, que lograron salvarle de la horda destructora del marxismo, hay unos datos sumamente curiosos sobre la antigüedad de los nombres de algunas calles de nuestro pueblo, que hoy se publican por primera vez, cronológicamente ordenados.
En 1420 existía ya la plaza pública en el mismo lugar que hoy ocupa. Posteriormente se llamó plaza de las Carnicerías y en ella había una casa llamada de doña Catalina, acaso de doña Catalina Ruiz de Alarcón, que fundó los beneficios de Santa María.
La calle o plaza de Santa María existió ya en 1464 y en 1492 la calle Mayor y la de San Antón.
En el año 1500 la plaza situada detrás de las actuales Casas Consistoriales se llamaba de Hernando de Medina.
En 1503 se habla de los bancales en la Losilla, cerca de las “casas del Obispo”.
En 1516 existe ya la calle de Palomar y en 1525 la calle Baja en la cual había en 1525 una escuela pública cuyo maestro cobraba cuarenta reales de sueldo anual.
La calle de la Rambla es nombrada ya en 1534.
En 1570 se autoriza la construcción de varias casas en el ejido de la puerta de San Sebastián.
En 1575 se habla de la calle Nueva, y el trozo comprendido entre la misma y la plaza del Rollo se llamaba en 1608 calle pública Nueva.
También en 1575 se nombra el arrabal de la Trinidad y en 1595 el arrabal mayor, distinto del menor que era el de Zarralamala.
A finales del siglo XVI y para ampliación de la plaza de Santiago cedió una casa Alonso R. Navarro, padre del beneficiado y teniente-arcipreste don Bartolomé Navarro.
En 1605 ya se nombra la plaza del Rollo.
En 1607 se habla de la Cruz de la Losilla, el barrio de Onil y la Puerta de Biar. Dicha cruz era el “Humilladero de las Mellinas” que se levantaba a la salida de la citada Puerta de Biar, y que fue erigido en honor de dos señores principales de Villena, cuyos nombres no han llegado hasta nosotros, aunque sí su apellido, que era el de Mellinas. Sucumbieron ambos heroicamente peleando contra los de Biar en aquellas luchas fratricidas entre Castilla y Aragón en las que Villena hubo de tomar parte importantísima en diferentes ocasiones por ser población fronteriza entre ambos reinos.
En 1616 ya existía la Corredera pues se autoriza la edificación en dicha calle de una casa junto a la muralla que pasaba frente a la actual iglesia de la Congregación; y en 1686 había en la misma calle un Hospicio junto a un horno.
¿Sería el horno del paso que muchos hemos conocido en el sitio que hoy ocupa el Pasaje Candel?
En 1624 se nombra la calle de los Cuatro Cantones donde había un pozo concejil.
La calle de Parrales se llamaba “partida de Parrales” y ya existía en 1646; en 1670 la calle del Ciervo, la del Hilo en 1671, la de Quevedo en 1685 y en el mismo año la del Chicho, que antes se llamaba del Capitán.
En 1689 existía la calle de doña Isabel en la que una de sus aceras, quizá la única de entonces, estaba formada por postigos de la Corredera.
En 1760 se habla de bancales situados en la Puerta de San Sebastián, pertenecientes al vínculo de Cascante.
Finalmente en 1800 la calle del Cojo, que antes se llamaba de Carniceros, toma su nuevo nombre de un tal “Martín el cojo” que en la misma vivía.
Hasta aquí los datos que conocemos sobre nombres antiguos de calles y plazas de Villena.

Programa de Fiestas de Villena 1942 Título: “Cosas de antaño” Autor: Gaspar Archent, canónigo de Valencia


He pergeñado el presente articulillo que viene a ser una continuación del que publiqué el año pasado, hablando de cosas antiguas de nuestro pueblo, asunto que tanto agrada siempre a todo viyenero legítimo.

Partidas de la Huerta y del Campo

En los años de 1341 y 1342 se nombran ya respectivamente la Condomina y la Raal.
En el año 1402 aparece consignado el nombre de Domingo Busaldón: ¿será este apellido el que, desfigurado después, diera nombre a la casa y tierras hoy llamadas de Usaldón? Es casi seguro.
En el 1405 aparece ya el “Despeñador” o “Espeñador”, el camino de las Balsas y el de Salinas¸ en 1463 la Albaina, las Salinas del Angostillo, que fueron cedidas a Villena por los Reyes Católicos en 31 de marzo de 1466; y en 1500, el Real de Mellinas, en el camino que va a San Juan.
En 1501, Bulilla y el Poloovad; en 1504, el Caracol; el 1516 la Macolla; en 1545 la Estacada y en 1575 el Huerto Real. En 1617 se cita la Raal con el nombre de Arraalejo.

Aguas de Riego

       En 1348 se nombra ya el Hilo del Abad; en 1401 el Hilo de don Juan, llamado del Rey, en el camino de Sax; en 1455, el Hilo del Olmillo y en 1503 la Balsa de Machacón. En 1569 había varias fuentes en el Caracol. En 1679 se habla de la Balsa de Pinchellos y en 1759 del Pozo del Soldado.

Precios de los productos

Sumamente interesante es conocer los precios que regían en aquellos tiempos.

El trigo

Comenzando por el trigo, en 1537 se vendía a 5 reales la fanega.  Este año fue sumamente estéril y su producción casi nula, por lo que no es de extrañar que al año siguiente alcanzase el trigo el precio de 16 reales la fanega. Posteriormente y con diferentes alternativas llega a los 28 reales en 1711. En 1692 una arroba de harina costaba 7 reales y el pan se vendía a dos cuartos la libra.

La cebada

Le cebada se vende en dicho año estéril de 1537 a 3 reales la fanega; pero luego a 7 y 9 reales, hasta que en 1746 se vendía a 10.

El centeno

Se vendió en 1538 a tres reales la fanega, alcanzando a mitad del siglo XVII el precio de doce reales. El citado año de 1538, la avena se vendió a 42 maravedíes, ósea a 30 céntimos la fanega.

El vino

Se vendió en 1538 a un precio equivalente a 45 céntimos de peseta la arroba, y todavía bajo más los dos años siguientes, puesto que en 1616 se vendía a real y medio la arroba.

El aceite

        Se paga en 1547 a 10 reales la arroba, y la libra costaba a menos de 10 céntimos. En los nueve años siguientes baja a 7 y 8 reales, hasta subir a 12 en 1595 y ocho años más tarde a 20 reales la arroba.

 Otros productos

         Aunque no existen datos completos sobre el precio de otros productos, no dejan de ser curiosísimos los pocos que se conocen. Así, en 1538 se vendía el queso a menos de 10 céntimos la libra; la cera sucia se vendía a menos de 2 reales la libra; y limpia para elaborar, unos céntimos más cara. La arroba de lana se pagaba a 10 reales; 500 púas costaban poco más de 3 reales y una escoba, 8 céntimos. El caíz de yeso valía unos 58 céntimos y un ciento de ladrillos 55 céntimos.

Arrendamientos y salarios

          Como todo en la vida está sujeto a la ley inexorable de la proporción, que fatalmente se impone como regla general aunque se den excepciones particulares, dada la baratura de los productos de la tierra y de la industria en aquellas épocas, sumamente barato había de ser también el arrendamiento de la tierra y el precio de los jornales.
En efecto: en el año 1405 se pagaban por 4 tahúllas en el Despeñador 24 sueldos, equivalentes a 3 reales y medio de arrendamiento anual por tahúlla. En 1528 se pagaban 25 reales por dos tahúllas en el Hilo del Rey, y en 1531, 6 reales y medio por media tahúlla en San Benito. En 1538, la parroquia de Santa María poseía un “bancalero” lindante con el huerto de Luis Dañón Cabrera y con los herederos de Martín Pardiñas, y el rento anual era de 6 reales por tahúlla. En 1540 4 tahúllas arrendadas en la Estacada pagaban a razón de cinco reales, poco más, por tahúlla.
Respecto al precio de los jornales no figuran datos concretos, pero en una nota correspondiente al año 1549 se dice que “los jornales a cuatro sueldos” lo que equivale a un poco menos de 3 reales el jornal, y en la misma nota se dice que los carpinteros que trabajaban en el capitel de la torre de Santa María cobraban de sueldo 72 maravedíes, o sea, 53 céntimos de peseta.

Misas

      Como dato también curiosísimo aparece consignada la limosna de las misas. En 1510 por una Misa se daban 18 maravedíes equivalentes a 13 céntimos y por un aniversario un real. En 15401 un real y en 1645 real y medio por cada misa rezada.
     Y con esto termina esta deficientísima información. De los datos en la misma expuestos no es posible racionalmente dudar, ya que todos ellos fueron entresacados, con paciencia de benedictino, por aquel inolvidable sacerdote que se llamó D. Salvador Avellán García, que invirtió muchas horas de su vida investigando los archivos parroquiales y el municipal; que fue el villenense que más sabía de su pueblo y podemos decir también que el que más lo amaba, porque si como dice el adagio latino “nihil volitum quin proecognitum” –nada se ama si no se conoce- hemos de suponer que a mayor conocimiento sigue un amor mayor y más perfecto.
     Aquí ponemos punto final al presente escrito por el que los lectores habrán podido conocer el precio de muchas cosas en aquellas épocas remotas y distantes, cuando aún faltaban muchos siglos para que se inventase la palabra “straperlo”.
GASPAR ARCHENT, Canónigo de Valencia

Programa de Fiestas Villena 1943 - Artículo titulado: “Villena prehistórica” - Autor: Gaspar Archent


No podemos dar una contestación afirmativa a esta interrogante, pero sí que daremos noticia de algunos restos antiquísimos encontrados en nuestro término que establecen la posibilidad y, acaso también, la probabilidad de que las cercanías de nuestro pueblo estuviesen habitadas en aquellas remotísimas edades de la prehistoria o de la protohistoria.
En primer lugar, en tierras de la casa llamada “Corral de los Serranos”, propiedad entonces de D. Rafael Selva y Mergelina, un labrador suyo sacó con la reja del arado dos hachas de piedra, de las cuales una fue al colegio de Ntra. Sra. de las Virtudes y otra al de los padres Escolapios, de Yecla. No hemos logrado verlas y así no podemos determinar el periodo prehistórico a que pertenecen.
Posteriormente, el mismo D. Rafael Selva encontró en la que fue casa de su tío D. Joaquín Selva, llamado el Coronel por haber alcanzado esa graduación en un regimiento de Húsares, otra hacha de piedra que servía como cuña para sujetar una puerta. Era de piedra negra, brillante y estaba muy bien tallada y pulimentada como se hacía en el periodo neolítico.
Más importancia tienen los objetos encontrados en el “Cabezo del Yeso”, donde aparecieron bastante molinos de mano, de piedra, y gran cantidad de fragmentos o tiestos de cerámica basta pertenecientes a vasijas destinadas a la cocción de alimentos, pues bien claramente se nota en muchos de ellos la acción del fuego.
Algunos de dichos fragmentos los entregamos a persona tan competente como el Excmo. Sr. Marqués de Lozoya, en la actualidad Director General de Bellas Artes, pero, seguramente por sus muchas ocupaciones, no llegó a darnos ningún dictamen, pero un docto canónigo que fue de la Metropolitana de Valencia, persona competentísima en esta y otras materias, autor de cuantiosas obras de reconocido mérito, nos dio por escrito su informe que dice así:

“Los fragmentos de cerámica que, procedentes de Villena, hemos visto, corresponden a un modelo de vasijas con destino a usos domésticos, cuya forma es muy común a la región levantina de España. Existen muchos ejemplares de ellas en varios museos, habiéndose encontrado bastantes en la Alcudia de la antigua Illici, en Orihuela, Tarragona, etc. Las vasijas, de cuyos fragmentos nos ocupamos, debieron servir para la cocción de alimentos o de algunas materias que nos son desconocidas, pues la acción del fuego se ve muy marcada en los referidos fragmentos.
No es posible fijar con exactitud la antigüedad de las vasijas cuyos fragmentos tenemos a la vista. Eran de barro grosero, del mismo color sucio de la tierra, cocido al fuego y manufacturado al torno. Los romanos utilizaron mucho esta forma de vasija, sin que por ello afirmemos proceda de ellos, pues dado lo basto de la materia, su grosor, el ancho cuello, la esponjosidad de las paredes y el no haber incisión alguna de punzón, nos hace sospechar que los restos dichos pudieran ser de cerámica de fines del periodo protohistórico, o también íbero en su primitiva forma. De todos modos, consideramos interesantes estos fragmentos, los que sí pudieron ser importados al lugar donde se han encontrado, también pudieran ser demostración alguna de la existencia de alguna estación protohistórica, si se encuentran en los alrededores otros objetos arqueológicos de aquellas remotas edades”.

            Que aquellas tribus primitivas se establecieron en el “Cabezo del Yeso” y en los otros inmediatos, se explica perfectamente, pues dedicadas a la caza y a la pesca como medio casi único de sustentación, encontraban las dos cosas en la laguna inmediata con abundancia de peces y de aves acuáticas.
            Como se ve no es improbable que las razas salvajes pertenecientes a aquellas remotísimas edades, llegasen a habitar en términos de Villena.

Programa de Fiestas Villena 1944 - Fragmento del artículo titulado “Últimas Fiestas centenarias-DOS ROSAS DE ORO" Autor: Gaspar Archent, canónigo de Valencia


            Entre las varias alhajas que formaban el modesto tesoro de nuestra amadísima Patrona, sed contaban dos rosas de oro cuyo origen, aunque relativamente reciente, vamos a consignar aquí, ya que será desconocido con toda seguridad de la mayoría de los lectores.
            La primera fue donada por el distinguido villenense D. José Zapater y Ugeda, el cual la obtuvo en un certamen literario celebrado en Valencia el año 1882. La regaló a la Virgen y el Ayuntamiento, como patrono de la imagen, la aceptó con la condición de que volvería al donante si por cualquier causa se la quisiera sacar del poder der la santa imagen.
En la tarde del 5 de septiembre de 1882, al llegar la Virgen a la ermita de San Sebastián, la señorita Carolina García Estasio la colocó en las manos de nuestra Patrona, cumpliéndose así los deseos del donante.
La segunda roso de oro es de origen mucho más reciente y le fue regalada a la bendita imagen por el autor de estas líneas que la obtuvo en otro certamen literario celebrado en Burriana con motivo de la III Asamblea Mariana de la diócesis de Tortosa.
El primer premio que consistía en una rosa de oro a la mejor poesía a la Inmaculada, fue el aliciente que me impulsó a escribir soñando con la idea de obtener el premio y regalarlo a nuestra Patrona repitiendo lo mismo que 46 años antes y que en circunstancias parecidas, había realizado otro villenense.
En efecto, la Virgen de las Virtudes fue la inspiradora de mis versos y sólo por ella conseguí la victoria.
Y el día 5 de septiembre de 1928, antes de entrar la Virgen en la ermita de San Sebastián, en ese momento apoteósico de nuestras fiestas, entre los acordes del himno nacional, las descargas de los arcabuces, el estallido de los cohetes y los vítores entusiastas de la muchedumbre, fue colocada la segunda rosa de oro entre las manos de nuestra Patrona por la señorita Isabel Archent Avellán, hermana del donante.
Villena, septiembre de 1944
Gaspar Archent, Canónigo de Valencia