Páginas

Fiestas de Moros y Cristianos en Villena 1890


Programa de Fiestas de 1890

El Ayuntamiento de esta Ciudad y la Junta Administrativa de la Virgen, han acordado solemnizar las tradicionales fiestas de moros y cristianos, que anualmente se celebran esta población en honor a su Patrona Ntra. Sra. de las  Virtudes.

Tanto el Ayuntamiento como la Junta de la Virgen, excitan el celo y animación de los villenenses, rogándoles se esmeren en el aseo y limpieza de sus calles respectivas, en el arreglo y ornamentación de las fachadas de sus casas, que procuren cubrir con las mejores colgaduras y más bonitas iluminaciones. Las comparsas de todas clases por su parte, guardarán gran orden y puntualidad en los diferentes actos de la función, (fuera de los cuales se prohíbe disparar ningún tiro) y procurarán porque todos ellos vayan revestidos de gran pompa, á fin de dar á las fiestas el mayor realce y solemnidad que es estos casos se requiere. Las escuadras de gastadores y sus músicas, harán por cumplir su cometido con toda lucidez, muy especialmente en las pasa-calles de diana y retretas, habiendo de partir para dichos actos de la puerta principal de la Parroquia de Santiago, y dar la vuelta á la plaza del mismo nombre al principiar y concluir los indicados pasa-calles, en señal de reverencia á la Patrona. Finalmente, el público dejará ancha calle desde la posada del Sol hasta el castillo colocado en la Puerta de Almansa durante los actos de las embajadas. Cumpliendo todas estas disposiciones, la celebración de festejos será solemnísima, agradable y llena de regocijo, quedando arregladas todas las funciones al siguiente programa:

Día 5

Un repique general de campanas dado á la una de la tarde, anunciará la salida de los dos Cleros de Santiago y Santa María y Autoridades en dirección al Santuario de nuestra Patrona.

A las cinco de la tarde harán su entrada en la Ciudad las comparsas con sus bandas militares, recorriendo las calles: Nueva, Corredera, Almansa y San Sebastián; habiendo de quedar situadas a las afueras de dicha calle. A la llegada de la Virgen a la Ermita de San Sebastián, las comparsas harán salva general de arcabucería mientras se juegan las banderas y tocan marcha real todas las músicas, emprendiendo por su orden, acto seguido, la marcha por las calles de costumbre en dirección á la Parroquia, mientras la orquesta municipal de esta Ciudad canta un himno de bienvenida á la Patrona y se dispara entretanto un vistoso castillo de fuegos artificiales y fuegos de bengala al pasar la Virgen por el arco colocado en la calle de S. Sebastián. 

Llegadas las comparsas á la plaza de Santiago, esperarán en ella a la presentación de la Imagen de la Virgen en la puerta principal de la Parroquia, en cuyo acto se harán las descargas, juegos de banderas y marcha real de ordenanza; desfilando después todas ellas en dirección de las casas de sus respectivos alféreces y capitanes, mientras la Capilla canta una solemne salve en el acto de la elevación de María Santísima al trono.

Día 6


A las seis de la mañana, con repique general y pasa-calles de las escuadras de gastadores, tocarán diana las bandas militares por toda la población. A las siete se celebrará la misa de campaña en San Sebastián, a la que concurrirán las comparsas, partiendo para ello de la plaza de Santiago en la forma que queda dicho. A las nueve se cantará misa solemne  a toda orquesta en la Iglesia Arcedianal del Apóstol Santiago, la que oficiará D. Gregorio Martínez, cura de Santa María, estando a cargo de El P. Guardián del Convento de Onteniente hacer el panegírico de Nuestra Señora. Al toque de Sanctus, concurrirán las comparsas á la plaza de Santiago para hacer las salvas de ordenanza al alzar a Dios.

A las dos de la tarde habrá carreras de hombres desde la ermita de San Sebastián, y desde las cuatro esquinas de la misma calle hasta la mitad de la Corredera en que se colocará la bandera que indique el límite de las mismas. Para los más aventajados en esta clase de ejercicios, hay señalados diferentes premios que se distribuirán en el acto mismo. Media hora después, ocuparán el castillo las comparsas de cristianos; los caballeros romanos, solicitarán y harán alianza con aquellos; acto seguido, los estudiantes darán una jocosa embajada; dándose, después del simulacro de baile por las comparsas las diferentes calles de la población. A las seis, salve en la Parroquia. Á las nueve se tocará retreta por las bandas militares, las cuales llevarán elegantes farolas con las correspondientes alegorías á cada una, y después de dicho pasa-calles, habrá en la plaza de Santiago brillante serenata a la patrona en la que tomarán parte la banda municipal de esta Ciudad, y todas las demás que gusten.


Día  7

Después del pasacalle de diana, las comparsas oirán Misa en las que, después en la afueras de la población, situadas las de moros por la falda de la sierra de Santa Lucía, en actitud de guerrilla contra las de cristianos que, colocadas en la carretera irán avanzando y retirando para simular las diferentes peripecias de esta clase de combates, hasta llegar al castillo.
A las nueve saldrá el Ayuntamiento de las Casas Consistoriales, acompañándole la banda municipal, para asistir a la solemne función religiosa que se celebrará en la propia Iglesia de Santiago, en la que oficiará don Vicente Ribera, cantándose por la Capilla una gran misa, estando el sermón de este díaa cargo de don José Castañeda. A la hora conveniente, las comparsas de cristianos estarán formadas en la plaza de Santiago y jugarán sus banderas al alzar a Dios. Terminada la Misa mayor se repartirán a los pobres de la población, en la puerta de la Casa Consistorial, quinientas raciones de pan y arroz; cuyos socorros sufraga el M.I. Ayuntamiento, amenizando el acto la banda municipal de esta ciudad.  De dos a cuatro de la tarde habrá carreras como el día anterior. 
A las cinco ocuparán los cristianos el castillo, donde recibirán la embajada de los moros, después de la cual será atacado y tomado por éstos, colocando en él la efigie de Mahoma. A las seis se cantará salve en la Parroquia.

A las nueve de la noche retreta por todas las músicas y concluida se disparará un magnífico castillo de fuegos artificiales quemado éste, las bandas darán diferentes serenatas a las autoridades, capitanes y alféreces de las comparsas.

Día 8

Después de la diana y oída Misa por las comparsas de moros, los cristianos ocuparán posiciones estratégicas en los alrededores del Calvario, donde serán atacados por los moros, y harán la guerrilla según costumbre en este día. A las nueve habrá Misa mayor en la parroquia, la que oficiará D. Francisco Navarro Ávila, cura párroco de Santiago; cantándose por la orquesta municipal la gran Misa del maestro D.A.M. de Fondevilla; al Gradual se cantará un motete y al Ofertorio otro; siendo orador D. Salvador Castellote. Las salvas, juegos de banderas y marcha real que se hagan este día al alzar a Dios, estarán a cargo de las comparsas de moros y sus correspondientes músicas.

A la salida de la gran función religiosa, se distribuirán por cuenta también del Ilustrísimo Ayuntamiento, otras quinientas raciones de comestibles en la misma forma y sitio, y con igual solemnidad que el día anterior. A las tres y media de la tarde, situados los moros en el castillo, recibirán la embajada de los cristianos, despues de la que asaltaran el fuerte y posesionados de él, arrojarán la efigie de Mahoma, la que se disputarán varios vecinos de los puestos más cercanos, llevándosela por la carretera los de Biar.

Acto seguido, emprenderán marcha por su orden las diferentes comparsas en dirección a la plaza de Santiago para efectuar la solemne procesión llamada “Paseo de la Virgen”, que recorrerá las calles Mayor, San Antón, Empedrada, Santiago, Almansa, Corredera, Trinidad, Juan Ros, Entre-fuentes, Rollo, Nueva, Puerta de Biar, San José, Palomar, Santa María, Constitución y Mayor, haciendo diversas paradas en los sitios de costumbre, en los que se cantarán preciosos villancicos por la coral municipal; obsequiando á la Patrona á su paso por la plaza de Juan Ros, con un bonito castillo de fuegos artificiales costeado por el vecino de esta población Rafael Román. Las comparsas todas esperaran formadas en la plaza de Santiago al regreso de la Virgen á la Parroquia, absteniéndose de disparar durante el paso de la Santa Imagen por dicha plaza, en cuyo acto se harán vistosas luces de bengala  y un repique general de campanas en todas las parroquias, iglesias y ermitas de la población y sus afueras, una salva general de arcabucería, el toque de la marcha real por todas las bandas militares y el alegre sonido de la campana de la Virgen, darán á conocer a la Ciudad entera, que la Santísima Patrona de los villenenses, ha entrado en la insigne Iglesia Arcedianal. Por otra parte, los armoniosos acordes de la banda municipal, confundidos con los muy majestuosos del órgano de la Parroquia, con el volteo de campanas del interior del Templo y los entusiastas vítores del pueblo congregado en él, formarán un todo sublime, mientras se hace el paseo claustral a la santa Imagen, después del que se la elevará al Trono, cantándose por la Capilla una solemne salve final.

 Día 9

        A las cinco y media de la mañana, romperán marcha las comparsas en la plaza de Santiago para acompañar á la Imagen hasta las afueras de la calle Zarralamala, en cuyo sitio, y vuelta la Virgen hacía el pueblo, habrá nuevo juego de banderas, toque de marcha real y salvas generales en señal de despedida á la Santísima Patrona. Llegada la Imagen al Santuario, se celebrará la Misa de costumbre.

A las seis de la tarde, se reunirán las comparsas en las afueras de la calle de Zarralamala, en donde darán posesión de sus cargos a los nuevos capitanes y abanderados, y según costumbre, harán su entrada en la Ciudad.

Villena, 31 de Agosto de 1890 El Alcalde,  José Carrión - El secretario, Cristóbal Pérez.




No hay comentarios: